La cu­na del rit­mo

Bo­go­tá, Me­de­llín... No, la ten­den­cia nos lle­va a des­cu­brir los se­cre­tos de Ca­li

VOGUE Latinoamerica - - CONTENIDO -

Si hue­le a ca­ña, ta­ba­co y brea, us­ted es­tá en Ca­li, ¡ay mi­re vea! Así co­mien­za uno de los him­nos sal­se­ros in­sig­nia de es­ta ciu­dad que es, además, un acer­ta­do pre­sa­gio pa­ra to­do aquel que po­ne pie en es­ta cá­li­da y geo­grá­fi­ca­men­te ben­de­ci­da ur­be, si­tua­da en el Va­lle del Cau­ca, al su­roc­ci­den­te de Co­lom­bia en­tre las re­gión An­di­na y Pa­cí­fi­ca. En el pa­sa­do, ciu­da­des co­mo Car­ta­ge­na y Bo­go­tá han aca­pa­ra­do la aten­ción del jet­set­ter, pe­ro pau­la­ti­na­men­te, La Su­cur­sal del Cie­lo, co­mo le di­cen sus or­gu­llo­sos po­bla­do­res, se ha con­ver­ti­do en to­do un hot spot, de­jan­do atrás aque­lla ima­gen de vio­len­cia que vi­vió en un pa­sa­do no tan le­jano, es­ce­ni­fi­ca­do de ma­ne­ra ve­ro­sí­mil en pe­lí­cu­las y se­ries, co­mo la úl­ti­ma tem­po­ra­da de la se­rie Nar­cos de Netlix. Pe­ro hoy en día, sus atrac­cio­nes son in­fi­ni­tas y gi­ran al­re­de­dor de una cul­tu­ra car­ga­da con sa­bor, au­ten­ti­ci­dad y con la sal­sa im­preg­na­da en su ADN. Al ser el si­tio con más es­cue­las de sal­sa en el mun­do, Ca­li no se que­da cor­to de des­ti­nos pa­ra ir a bai­lar, por ejem­plo, los clubs en los ba­rrios Ala­me­da y Obre­ro. El lu­jo su­pre­mo es asis­tir a De­li­rio, una inol­vi­da­ble fun­ción salsera que ocu­rre el úl­ti­mo vier­nes

de ca­da mes y pro­me­te un es­pec­tácu­lo a car­go de los bai­la­ri­nes más pro­fe­sio­na­les de la ciu­dad.

La gas­tro­no­mía ha­ce ho­me­na­je a los in­gre­dien­tes au­tóc­to­nos de la zo­na, ejem­plo de ello, el chon­ta­du­ro, una fru­ta que pro­vie­ne de una pal­ma oriun­da de la re­gión, así co­mo la pa­ne­la, ex­traí­da de la ca­ña de azú­car, uno de los cul­ti­vos más im­por­tan­tes del va­lle. La Pla­za del Mer­ca­do o La Ga­le­ría son una bue­na op­ción pa­ra des­cu­brir es­tas y mu­chas otras de­li­cias re­gio­na­les; y pa­ra pro­bar­las en exquisitos pla­ti­llos que fu­sio­nan lo tí­pi­co con lo mo­derno, es­tán los res­tau­ran­tes Pla­ti­llos Vo­la­do­res y An­ti­gua Con­tem­po­rá­nea. Otras op­cio­nes pa­ra co­men­sa­les son El Fal­so Oli­vo y La Gas­tro­te­ca, que además cuen­ta con una ex­cep­cio­nal car­ta de vi­nos.

Las com­pras son otra jus­ti­fi­ca­ción pa­ra vi­si­tar a Ca­li, pues es la cu­na de gran­des di­se­ña­do­res de la mo­da co­mo María Ele­na Villamil, Re­na­ta Lo­zano y, por su­pues­to, Johan­na Or­tiz, cu­yos di­se­ños de acla­ma­ción in­ter­na­cio­nal, se­gu­ra­men­te han si­do in­flui­dos por las par­ti­cu­la­ri­da­des de la ciu­dad que la vio na­cer. La ado­ra­da lí­nea con­tem­po­rá­nea, Pink Fi­lo­sofy, tam­bién tie­ne sus raí­ces en Ca­li, así co­mo las exi­to­sas fir­mas de ac­ce­so­rios Mi­chú Hand­bags, Mallarino, Da­nie­la Sal­ce­do y Tres Al­mas. En cuan­to al ar­te, el Mu­seo de Ar­te Mo­derno La Ter­tu­lia es un must, al­ber­gan­do obras de im­por­tan­tes ar­tis­tas na­cio­na­les co­mo Miguel Án­gel Ro­jas y Os­car Muñoz. La Igle­sia Er­mi­ta es una asom­bro­sa es­truc­tu­ra neo­gó­ti­ca ins­pi­ra­da en la ca­te­dral de la ciu­dad de Ulm en Ale­ma­nia y una de las más vi­si­ta­das en aque­llas la­ti­tu­des.

Se­gún to­do lo­cal, la me­jor épo­ca pa­ra vi­si­tar­los es du­ran­te la fe­ria en el mes de di­ciem­bre; sin em­bar­go, si al­go sa­be­mos es que los en­can­tos ca­le­ños es­tán a dis­po­si­ción los 365 días del año, y tal co­mo lo su­gie­re la Or­ques­ta Gua­ya­cán, “oi­ga, mi­re, vea ven­ga­se a Ca­li

« La Su­cur­sal del Cie­lo, co­mo le di­cen sus po­bla­do­res, se ha vuel­to to­do un hot spot »

pa­ra que vea!”. —Ele­na Wright

MO­NU­MEN­TO A CRIS­TO REY, INAU­GU­RA­DO EN 1953; IZ­DA.: VIS­TA PA­NO­RÁ­MI­CA DE LA CIU­DAD DE CA­LI.

ESCULTURA DE CARLOS AN­DRÉS GÓ­MEZ.

HO­ME­NA­JE AL CON­QUIS­TA­DOR, SE­BAS­TIÁN BELALCAZAR; IZ­DA.: BAI­LA­RI­NAS DU­RAN­TE EL SHOW ENSÁLSATE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.