Una apli­ca­ción al día

Un mun­do de op­cio­nes con los nue­vos ser­vi­cios di­gi­ta­les pa­ra la sa­lud

VOGUE Latinoamerica - - CONTENIDO -

Du­ran­te el úl­ti­mo día y me­dio, he es­ta­do ca­mi­nan­do con un fras­co de mi pro­pia san­gre en mi bol­so. ¿Real­men­te vi­vi­mos en un mun­do don­de es más fá­cil to­mar una mues­tra de san­gre DIY y ha­cer una prue­ba de de­fi­cien­cia de hie­rro, que en­con­trar un bu­zón de co­rreo? Al pa­re­cer, sí; gra­cias a la afluen­cia de nue­vas apli­ca­cio­nes y la tec­no­lo­gía en los ser­vi­cios mé­di­cos que ga­ran­ti­zan ci­tas, aún ba­jo de­man­da, y aten­ción mé­di­ca las 24 ho­ras. Baby­lon Health, la apli­ca­ción de aten­ción mé­di­ca ge­ne­ral, es in­dis­cu­ti­ble­men­te la lí­der en el mer­ca­do, con has­ta 2.000 sus­crip­to­res nue­vos ca­da día, más de lo que la ci­ru­gía pro­me­dio tie­ne en su re­gis­tro a ca­pa­ci­dad má­xi­ma. Es­ta tie­ne un pre­cio de 6.60 usd. con ac­ce­so ili­mi­ta­do a me­di­ci­na ge­ne­ral y la op­ción de pa­gar un ex­tra pa­ra es­tu­dios adi­cio­na­les. “La for­ma más fá­cil de po­ner la aten­ción mé­di­ca en la pal­ma de su mano, es li­te­ral­men­te po­ner­la en la pal­ma de su mano”, di­ce el fun­da­dor Ali Par­sa. Pa­ra en­ten­der la ex­plo­sión de la po­pu­la­ri­dad de la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria re­mo­ta y di­gi­tal, es­tá la pre­gun­ta: ¿cuán­to pa­ga­rías pa­ra no te­ner que es­pe­rar tres se­ma­nas pa­ra una ci­ta mé­di­ca? y, ¿por no des­per­di­ciar ho­ras an­tes de una ci­ru­gía? Po­si­ble­men­te mu­cho más de 6.60 usd. al mes. Pe­ro el “Dr. In­ter­net” (co­mo es me­jor co­no­ci­do en lí­nea) no siem­pre ha si­do con­fia­ble. En­ton­ces, ¿qué ha cam­bia­do? Pa­ra em­pe­zar, la ca­li­dad de los diag­nós­ti­cos. Par­sa afir­ma que su he­rra­mien­ta pa­ra diag­nos­ti­car es ca­paz de pro­ce­sar en un mi­nu­to “más de lo que el ce­re­bro de un mé­di­co po­dría pro­ce­sar en su vi­da”. Tam­bién, el re­sul­ta­do ca­si siem­pre es más exac­to. Una in­ves­ti­ga­ción de la Co­mi­sión de la Sa­lud en­con­tró que una de ca­da diez per­so­nas en­cues­ta­das ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do un diag­nós­ti­co atra­sa­do o in­co­rrec­to con el NHS — Na­tio­nal Health Ser­vi­ce— en In­gla­te­rra. En ca­so de que­rer ver a un ser hu­mano, hay un ejér­ci­to de mé­di­cos au­to­ri­za­dos pa­ra ha­cer vi­deo lla­ma­das que pue­den re­ser­var­se en una ho­ra. Los mé­di­cos de Baby­lon Health es­tán ca­li­fi­ca­dos pa­ra tra­ba­jar pa­ra la com­pa­ñía en su tiem­po li­bre y ga­nar un ex­tra o au­men­tar su fle­xi­bi­li­dad. No es la úni­ca apli­ca­ción que ofre­ce es­te ti­po de ser­vi­cios en Gran Bre­ta­ña, Push Doc­tor y Doc­taly, tra­ba­jan ba­jo la mis­ma pre­mi­sa ofre­cien­do vi­deo-ci­tas en tan so­lo cin­co mi­nu­tos. Ad­ver­ten­cia: el vi­deo-chat con un ex­tra­ño se sin­tió ex­tra­ño. Cla­ro, el he­cho de que de­ci­die­ra ha­cer mi ci­ta des­de mi ca­ma no ayu­dó, pe­ro es­ta­ba en­fer­ma. Fran­ca­men­te,

se sen­tía in­va­si­vo. Sin em­bar­go, ese sen­ti­mien­to se fue y re­sul­tó va­ler la pe­na cuan­do mi­nu­tos des­pués te­nía lis­ta una re­ce­ta pa­ra an­ti­bió­ti­cos. Baby­lon Health ofre­ce exá­me­nes mé­di­cos en ca­so de ne­ce­si­tar­los, des­de una prue­ba de fun­ción de ri­ño­nes, has­ta una eva­lua­ción de hue­sos o dis­tin­tos es­tu­dios de mo­ni­to­reo mé­di­co por un cos­to adi­cio­nal. Mi prue­ba de de­fi­cien­cia de hie­rro (33 usd.) lle­gó por co­rreo en dos días há­bi­les, con dis­po­si­ti­vos de pun­ción de lan­ce­ta y un tu­bo de re­co­lec­ción de san­gre, así co­mo un for­mu­la­rio y un so­bre de de­vo­lu­ción li­bre. “Eso se ve pe­li­gro­so”, co­men­tó un co­le­ga des­pués de ver la pun­ta de mi de­do pi­ca­do. En reali­dad, es tan po­co pe­li­gro­so co­mo un al­fi­ler de se­gu­ri­dad, si no es que me­nos, ya que la prue­ba es com­ple­ta­men­te es­té­ril. No es al­go ate­rra­dor. Pe­ro, ¿no es de­ma­sia­do ries­go­so con­fiar tu sa­lud a un prac­ti­can­te vir­tual? ¿Se­rá tan fá­cil con­se­guir an­ti­bió­ti­cos? Du­ran­te el trans­cur­so de una se­ma­na fin­gí que te­nía una in­fec­ción urinaria y re­co­lec­té dos re­ce­tas de dos di­fe­ren­tes apli­ca­cio­nes por se­pa­ra­do. Las re­ce­tas mé­di­cas se pue­den sin­cro­ni­zar, aun­que so­lo si así lo eli­ges. Soy la pri­me­ra en ad­mi­tir que ten­go ten­den­cias hi­po­con­dría­cas: ¿po­drían es­tos ser­vi­cios pro­por­cio­nar me­di­ca­men­tos tan fá­cil­men­te a gen­te co­mo yo? Pa­ra Ian Thom­pson, Di­rec­tor Es­tra­té­gi­co de My Mhealth, una pla­ta­for­ma in­ter­ac­ti­va de autogestión, los be­ne­fi­cios su­pe­ran los ries­gos en cuan­to a lo que brin­da pa­ra la edu­ca­ción de pa­cien­tes con afec­cio­nes co­mo el as­ma y la dia­be­tes. Se­gún él, más del 50 por cien­to de los en­fer­mos de as­ma bri­tá­ni­cos no es­tán usan­do sus in­ha­la­do­res co­rrec­ta­men­te, un pro­ble­ma fá­cil de pa­sar por al­to. My Mhealth, “tie­ne vi­deos que pro­por­cio­nan ins­truc­cio­nes pa­so a pa­so pa­ra ca­da ti­po de in­ha­la­dor en el mer­ca­do”, di­ce. Con más de 20 di­fe­ren­tes in­ha­la­do­res disponibles, los tu­to­ria­les tan es­pe­cí­fi­cos re­sul­tan una ben­di­ción pa­ra los pa­cien­tes con­fun­di­dos quie­nes pue­den re­pro­du­cir­los has­ta sen­tir­se se­gu­ros, en con­tras­te con el pro­me­dio de 20 mi­nu­tos que tie­nen con un mé­di­co ca­da año. Re­sul­ta­do: el 98% del uso in­de­bi­do del in­ha­la­dor se co­rri­ge en un pla­zo de tres me­ses. “La ver­dad es que na­die con­fía en na­da que no sea tri­vial”, aña­de Thom­pson. “El mun­do tu­vo la mis­ma reac­ción a ban­cos en lí­nea y mo­to­res de bús­que­da de va­ca­cio­nes, no obs­tan­te, ¿cuán­do fue la úl­ti­ma vez que fuis­te con un agen­te de via­jes o in­clu­so al ban­co? Es­ta­mos en una eta­pa en la que la tec­no­lo­gía no so­lo es­tá re­em­pla­zan­do lo que los mé­di­cos ha­cen, sino ha­cién­do­lo me­jor y por me­nos di­ne­ro”,

( afir­ma Thom­pson. La ma­yor par­te del con­te- ni­do de My Mhealth cae ba­jo una ta­ri­fa úni­ca de 26.50 usd. de por vi­da y la sus­crip­ción de un año a Baby­lon cues­ta 80 usd. Aun­que in­clu­so los de­fen­so­res de la sa­lud di­gi­tal co­mo Thom­pson ad­mi­te que hay un la­do ne­ga­ti­vo. “Por el mo­men­to, el 98% de las apli­ca­cio­nes mé­di­cas no tie­nen da­tos clí­ni­cos y me­nos del 1% tie­ne evi­den­cia clí­ni­ca”, afir­ma. En el 2015, la com­pa­ñía es­ta­dou­ni­den­se de tec­no­lo­gía de la sa­lud, The­ra­nos, pro­me­tió re­vo­lu­cio­nar la for­ma en que las mues­tras de san­gre fue­ran re­co­lec­ta­das y pro­ba­das, es­ti­mu­lan­do a los in­ver­sio­nis­tas y la co­mu­ni­dad mé­di­ca en igual me­di­da. Es­to ayu­dó a que la fun­da­do­ra, Eli­za­beth Holmes, acu­mu­la­ra un va­lor ne­to es­ti­ma­do de $4.5 bi­llo­nes de dó­la­res, so­lo pa­ra que se des­plo­ma­ran a ce­ro des­pués de que la em­pre­sa fue­ra acu­sa­da de usar tec­no­lo­gía inexac­ta y de una in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal. Fran­cis Whi­te, Vi­ce­pre­si­den­te de Desa­rro­llo de Ne­go­cios de la com­pa­ñía de ras­treo car­día­co, Ali­ve­cor, co­no­ce muy bien la im­por­tan­cia de la re­gu­la­ción den­tro de la tec­no­lo­gía mé­di­ca. “Cuan­do hay una apli­ca­ción que cuen­ta el nú­me­ro de pa­sos que has to­ma­do o el nú­me­ro de ca­lo­rías, la inexac­ti­tud no es re­le­van­te, pe­ro con apli­ca­cio­nes de al­to ries­go, se de­fi­ne en­tre la vi­da y la muer­te. Si a una apli­ca­ción se le da la au­to­ri­dad pa­ra de­cir­te si ne­ce­si­tas aten­ción mé­di­ca in­me­dia­ta o no, es me­jor que ten­ga ra­zón”. Los dis­po­si­ti­vos de Ali­ve­cor, que vie­nen co­mo una fun­da de te­lé­fono o una pul­se­ra, ofre­cen una lec­tu­ra de ECG en 30 se­gun­dos, con el es­tán­dar de un hos­pi­tal, que ana­li­za las se­ña­les eléc­tri­ca a tra­vés de las ye­mas de los de­dos pa­ra de­tec­tar los rit­mos car­día­cos anor­ma­les. No es sor­pren­den­te que ha­ya si­do ob­je­to de es­tu­dios in­de­pen­dien­tes en más de 60 pu­bli­ca­cio­nes mé­di­cas. “Una arrit­mia car­dia­ca es tan fu­gaz que cuan­do el pa­cien­te lle­ga al hos­pi­tal, se ha de­te­ni­do; es­to sig­ni­fi­ca que el diag­nós­ti­co de la con­di­ción pue­de tar­dar has­ta diez años. Con Ali­ve­cor, un pa­cien­te no ne­ce­si­ta de un hos­pi­tal, se gra­ba la arrit­mia en su te­lé­fono y se al­ma­ce­nan los re­sul­ta­dos en for­ma­to PDF”. Los pa­cien­tes es­tán sien­do diag­nos­ti­ca­dos en tan so­lo un mes. Por el mo­men­to, la asis­ten­cia mé­di­ca di­gi­tal si­gue en el do­mi­nio de los pri­me­ros adop­tan­tes, pe­ro el pro­ce­so de con­ver­tir­lo en al­go po­pu­lar es­tá en mar­cha. Lau­ra Boyd, Coor­di­na­do­ra de Pro­gra­mas de Ace­le­ra­ción de la In­no­va­ción pa­ra el NHS, tra­ba­ja en UCL Part­ners, un es­que­ma que se­lec­cio­na y apo­ya las me­jo­res in­no­va­cio­nes di­gi­ta­les del mun­do y ayu­da a im­ple­men­tar­las a tra­vés del ser­vi­cio de sa­lud. “Si la tec­no­lo­gía es só­li­da, las in­no­va­cio­nes mé­di­cas di­gi­ta­les pue­den trans­for­mar la vi­da”, afir­ma. Cuan­do las em­pre­sas pri­va­das de tec­no­lo­gía de la sa­lud y el NHS se in­te­gran ple­na­men­te, la bús­que­da de sín­to­mas en Goo­gle y con­se­jos mé­di­cos en pá­gi­nas de in­ter­net pue­den ser re­em­pla­za­dos en gran es­ca­la por una lla­ma­da con un mé­di­co de ver­dad, en tiem­po real. Des­pués de to­do, una apli­ca­ción al día po­dría man­te­ner al mé­di­co le­jos. —Lot­tie Win­ter

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.