Una ta­za inol­vi­da­ble

De pa­seo por el eje ca­fe­ta­le­ro de Co­lom­bia, Pa­tri­mo­nio de la Unes­co

VOGUE Latinoamerica - - CONTENIDO -

To­mar­se una ta­za de un buen ca­fé co­lom­biano, es un pri­vi­le­gio. To­már­se­la jun­to a un co­li­brí iri­dis­cen­te y ro­dea­do de ma­ti­ces ver­des con un nue­vo en­ten­di­mien­to y pro­fun­do res­pe­to por el ca­mino que lle­vó esa ta­za a tus ma­nos, no tie­ne pre­cio. Es­te es uno de los en­can­tos se­duc­to­res del Eje Ca­fe­te­ro co­lom­biano, de­no­mi­na­do Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la UNES­CO y, ac­tual­men­te, el se­gun­do des­tino tu­rís­ti­co más vi­si­ta­do del país. Com­pues­to por los de­par­ta­men­tos de Ri­sa­ral­da, Quin­dío y Cal­das, em­pren­di­mos un re­co­rri­do de la re­gión con una di­ná­mi­ca agen­da crea­da por Li­ving Trips, el tour ope­ra­dor más des­ta­ca­do de la re­gión.

Co­men­za­mos nues­tra an­dan­za en las mon­ta­ñas cal­den­ses, a me­dia ho­ra de la ciu­dad de Ma­ni­za­les, que además cuen­ta con un ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal. Los si­tios por vi­si­tar se han ele­gi­do con el pro­pó­si­to de mos­trar lo más au­tén­ti­co e im­pre­sio­nan­te del te­rri­to­rio. Por ello mis­mo, nues­tra pri­me­ra pa­ra­da es en la Fin­ca La Ro­me­lia, don­de nos re­ci­be su pro­pie­ta­rio, así co­mo 800 es­pe­cies de or­quí­deas, 130 de pá­ja­ros y un im­pre­sio­nan­te ho­ri­zon­te de fon­do.

Se­gui­mos a la Ha­cien­da Venecia, tam­bién en el de­par­ta­men­to de Cal­das, don­de los due­ños de la pro­pie­dad in­vi­tan a to­do aquel que, más allá de cur­sar en el pro­ce­so del ca­fé, desee vi­vir una ex­pe­rien­cia en un en­torno per­mea­do por tra­di­ción, cons­cien­cia y se­re­na na­tu­ra­le­za. Pa­ra los aman­tes del de­por­te en un am­bien­te eco­ló­gi­co es­tá la Re­ser­va El Cai­ro, una an­ti­gua ca­sa con­ver­ti­da en un ho­tel sos­te­ni­ble con la gra­ta sor­pre­sa que el ria­chue­lo cris­ta­lino, que co­rre por de­trás de ella, se con­vier­te en una cas­ca­da. A una cor­ta dis­tan­cia, el Va­lle de Cocora se re­ve­la con sus lar­gas y del­ga­das pal­me­ras de ce­ra que con­tras­ta­das con el im­po­nen­te va­lle mon­ta­ño­so a cen­tí­me­tros del cie­lo, son el per­fec­to tes­ti­mo­nio del rea­lis­mo má­gi­co.

El re­gre­so es agri­dul­ce, fe­li­ces de ha­ber co­no­ci­do una re­gión con en­can­to úni­co y tris­tes que no de­gus­ta­re­mos de una ta­za de ca­fé más per­fec­ta co­mo la que se to­ma ahí. —Ele­na Wright

VA­LLE DE COCORA CON SUS LAR­GAS Y DEL­GA­DAS PAL­ME­RAS DE CE­RA, QUE CON­TRAS­TAN CON EL VA­LLE MON­TA­ÑO­SO.

RA­MA DE CA­FÉ; ARRI­BA, IZ­DA.: CA­TA DE CA­FÉ EN JESÚS MAR­TÍN, EN SALENTO.

ARRI­BA: LA CA­SA PRIN­CI­PAL EN HA­CIEN­DA VENECIA; IZ­DA.: UN CAPPUCCINO EN JESÚS MAR­TÍN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.