Ser­be­llas con Cau­sa

Abril es el mes en el que ce­le­bra­mos a la BE­LLE­ZA, ese con­cep­to tan que hoy es el cen­tro de re­fle­xión en nues­tras pá­gi­nas. Si a es­te as­pec­to su­ma­mos el te­ma de la EQUIDAD,

VOGUE Latinoamerica - - Carta De La Directora -

En las re­cién ter­mi­na­das mues­tras de las co­lec­cio­nes Oto­ño 2018, una modelo cur­vi­lí­nea des­fi­ló para Ale­xan­der Mc­queen; Am­ber Va­llet­ta, a sus 40 años, es­tu­vo en Pra­da y Elle Fan­ning, una nue­va es­tre­lla de Holly­wood de me­nu­da fi­gu­ra, abrió y ce­rró la pre­sen­ta­ción de Miu Miu. Ha­ce unos años, los di­se­ña­do­res no mi­ra­ban a mo­de­los que no fue­ran al­tas y de fí­si­co muy eté­reo. Esos días pa­re­cen ha­ber ter­mi­na­do. En es­ta edi­ción ce­le­bra­mos a las mu­je­res mes­ti­zas que están do­mi­nan­do las pa­sa­re­las: Hian­dra Mar­tí­nez, Li­neisy Mon­te­ro y Lui­sa­na Gon­zá­lez. Ellas no so­lo son tres be­llí­si­mas do­mi­ni­ca­nas, si les si­guen en Ins­ta­gram ve­rán que aman do­cu­men­tar jun­tas sus aven­tu­ras en el mo­de­la­je. Ade­más, son au­tén­ti­cas, ex­tre­ma­da­men­te afa­bles, rom­pien­do así un cli­ché en el mun­do de la mo­da. Nos en­tu­sias­ma ver có­mo li­de­ran el ca­mino ha­cia los gran­des des­fi­les para jó­ve­nes la­ti­noa­me­ri­ca­nas de to­das las ra­zas. Aquí, las fo­to­gra­fió otra mu­jer que ad­mi­ro mu­chí­si­mo y que ha si­do ma­dre re­cien­te­men­te: Paola Ku­dac­ki. El es­ti­lis­mo es­tu­vo a car­go de An­ne Ch­ris­ten­sen, una ta­len­to­sa pro­fe­sio­nal que fue mi je­fa y si­gue sien­do una bue­na ami­ga. Siem­pre es un pla­cer tra­ba­jar con un grupo de mu­je­res, y ver en es­tas pá­gi­nas el re­sul­ta­do de sus vi­sio­nes per­so­na­les.

Aun­que he­mos lle­ga­do muy le­jos en cuan­to a la au­to acep­ta­ción, aún nos que­da mu­cho por ha­cer en cuan­to a la equidad de gé­ne­ro. En La­ti­noa­mé­ri­ca, se­gui­mos es­tan­do me­nos re­mu­ne­ra­das que los hombres y no te­ne­mos las mis­mas opor­tu­ni­da­des que ellos en los pues­tos la­bo­ra­les. Se­gui­mos sien­do con­ti­nua­men­te dis­cri­mi­na­das por te­ner hi­jos y por sos­te­ner a nues­tras fa­mi­lias. Mu­chas ve­ces, a pe­sar de ha­cer el mis­mo tra­ba­jo, se nos pa­ga un 15% me­nos que a nues­tros com­pa­ñe­ros. En mu­chos paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, las mu­je­res exi­to­sas su­fren una suer­te de re­mor­di­mien­to por per­ma­ne­cer mu­cho tiem­po en el tra­ba­jo en vez de es­tar más en ca­sa, cuan­do lo que ha­cen es con­tri­buir a me­jo­rar la eco­no­mía de sus fa­mi­lias. Nues­tra en­tre­vis­ta con el di­rec­tor de Mc­kin­sey&co., Ser­gio Wais­ser, in­di­ca que si las mu­je­res con­tri­bu­yé­ra­mos en to­do el po­ten­cial a la fuer­za la­bo­ral, el PIB de nues­tros paí­ses se in­cre­men­ta­ría de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va. Aun­que soy par­te de una in­dus­tria en la que siem­pre he sen­ti­do la so­li­da­ri­dad de otras mu­je­res, creo que en la mo­da ne­ce­si­ta­mos apo­yar más a las di­se­ña­do­ras y a las eje­cu­ti­vas. Si lo ha­ce­mos des­de aquí, es­pe­re­mos que se ex­tien­da a otras es­fe­ras pro­fe­sio­na­les do­mi­na­das por los hombres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.