BE­LLE­ZA

Li­ke a li­ke he­mos crea­do un nue­vo es­tán­dar de be­lle­za muy po­co sa­lu­da­ble. Imá­ge­nes irrea­les han in­va­di­do el mun­do di­gi­tal. Co­mien­zan a des­di­bu­jar nues­tro pa­rá­me­tro de lo be­llo y acep­ta­ble. Hoy, los cá­no­nes son al­ta­men­te exi­gen­tes y, por en­de, inal­can­za­ble

VOGUE Latinoamerica - - DESTINOS -

A lo lar­go de la his­to­ria el con­cep­to de be­lle­za ha ido va­rian­do su com­ple­ji­dad y sig­ni­fi­ca­ción. Hu­bo épo­cas en las que lo “be­llo” era una cues­tión te­rre­nal y otras don­de co­bra­ba va­lor má­gi­co e in­tan­gi­ble. Los grie­gos y la si­me­tría; la teo­ría de la be­lle­za ideal, es­pi­ri­tual y te­rre­nal de Só­cra­tes; el cul­to por lo feo y mons­truo­so del Ba­rro­co… Ca­da mo­men­to his­tó­ri­co con sus ca­pri­chos. Más cer­cano a la ac­tua­li­dad, el vas­to ma­te­rial fo­to­grá­fi­co que va de­jan­do la in­dus­tria de la mo­da es la evi­den­cia per­fec­ta de que no nos ha gus­ta­do siem­pre lo mis­mo. Exis­tie­ron tiem­pos en los que la mu­jer ex­tre­ma­da­men­te del­ga­da era la más atrac­ti­va; otros en los que lo desea­ble era un cuer­po ro­bus­to y con cur­vas; así co­mo aque­llos en los que la fi­gu­ra fit era el ob­je­ti­vo de to­das. Ahora, to­ca pre­gun­tar­nos cuál es nues­tro ideal de be­lle­za ac­tual… En los tiem­pos del re­to­que di­gi­tal, las ci­ber- es­tre­llas y el nar­ci­sis­mo po­de­mos con­fun­dir­nos con úni­ca­men­te unos po­cos scrolls por Ins­ta­gram. ¿Có­mo po­de­mos creer en esas imá­ge­nes pre­con­ce­bi­das? ¿Por qué que­re­mos ser co­mo esas mu­je­res de ojos gran­des y bri­llan­tes y ni una so­la lí­nea de ex­pre­sión? ¿De qué for­ma es­tá afec­tan­do nues­tra au­to­es­ti­ma? ¿Dón­de he­mos per­di­do la es­pon­ta­nei­dad, lo au­tén­ti­co y lo real? Los in­te­rro­gan­tes son tan pro­fun­dos co­mo el ex­tre­mo al que ha lle­ga­do nues­tro ideal. Se abre el de­ba­te…

No es ca­sua­li­dad que nues­tro ál­bum de fo­tos del mó­vil con más imá­ge­nes sea el de las sel­fies, de he­cho, se ha crea­do una cul­tu­ra en torno a los au­to­rre­tra­tos. Nos vol­vi­mos más va­ni­do­sas y que­re­mos ver­nos es­plén­di­das a cual­quier pre­cio. Sin em­bar­go, to­mar­nos una que otra sel­fie no es el pro­ble­ma, sino el ni­vel de per­fec­ción que es­pe­ra­mos de ella. Por­que co­mo no lo al­can­za­mos, nos frus­tra­mos, nos an­gus­tia­mos y de­ja­mos nues­tra au­to­es­ti­ma en ni­ve­les por de­ba­jo de lo re­co­men­da­do. Acos­tum­bra­das a las imá­ge­nes perfectas que ve­mos en per­fi­les co­mo el de las her­ma­nas Kar­das­hian, Be­yon­cé y has­ta el de Chia­ra Fe­rrag­ni; he­mos des­di­bu­ja­do los pa­rá­me­tros de reali­dad en re­la­ción a la be­lle­za. ¿Ha­brá si­do con­si­de­ra­do lo real tan ba­nal al­gu­na vez? La ma­la no­ti­cia es que hoy exis­ten apps que, sin si­quie­ra co­brar­nos un cen­ta­vo, nos con­vier­ten de víc­ti­mas a vic­ti­ma­rias por­que, que ti­re la pri­me­ra pie­dra, ¿quién no quie­re verse más atrac­ti­va? Un fil­tro blan­co y ne­gro para di­si­mu­lar una oje­ra, bueno… Pero, ¿con­ver­tir­nos en mu­je­res de plás­ti­co? No, gra­cias. Apli­ca­cio­nes co­mo Fa­ce­tu­ne están a la or­den del día y son el re­cur­so prin­ci­pal de ce­le­bri­ties para verse es­plén­di­das, ade­más de ha­ber pa­sa­do por las ma­nos más ex­per­tas en ma­te­ria de ma­qui­lla­je y pei­na­do y sus ar­ma­rios de en­sue­ño.

Ba­jo el le­ma “no es­pe­res más a la fo­to per­fec­ta” es­ta app ofre­ce herramientas para uni­fi­car el tono de piel, blan­quear los dien­tes, bo­rrar oje­ras y ca­nas, dar un bri­llo fa­vo­re­ce­dor en los ojos, adel­ga­zar la fi­gu­ra y has­ta agre­gar un six-pack en nues­tro vien­tre. Ac­ce­si­ble, in­tui­ti­va y mu­cho más rá­pi­da que ha­cer­nos el con­tou­ring… ¿Có­mo no caer en la ten­ta­ción? Y no es­ta­mos ha­blan­do de bo­rrar­nos el gra­ni­to de turno, po­sar so­bre una luz be­ne­fi­cia­do­ra o co­no­cer nues­tro me­jor per­fil a la per­fec­ción; sino

de re­du­cir nues­tras ca­de­ras con un sim­ple des­liz del de­do. Por su­pues­to que el uso y abu­so de es­tas herramientas ha des­per­ta­do la fu­ria de mu­chos usua­rios y ya han sur­gi­do mo­vi­mien­tos co­mo el #No­fa­ce­tu­ne a fa­vor de la be­lle­za na­tu­ral.

La alar­ma es­tá ahí, en ca­da una de esas fo­tos que ve­ne­ra­mos con nues­tros li­kes y en bo­ca de mu­chos psi­có­lo­gos que ven a es­tas herramientas co­mo un ar­ma de do­ble filo. Por un la­do, han in­cre­men­ta­do el nar­ci­sis­mo de mu­chos y des­en­ca­de­na­do un con­se­cuen­te des­or­den men­tal. Por el otro, han ro­to el au­to­es­ti­ma de una ma­yo­ría que sueña con una ima­gen per­fec­ta que, ba­jo es­tos pa­rá­me­tros, nun­ca la lo­gra­rá. To­da es­ta cir­cu­la­ción de fo­to­gra­fías irrea­les, ha crea­do un ideal de be­lle­za inal­can­za­ble para los mor­ta­les y nos ha ubi­ca­do en un lu­gar de odio con no­so­tras mis­mas y tó­xi­co para nues­tro bie­nes­tar. Hoy pa­re­ce ne­ce­sa­rio reaco­mo­dar las ideas, to­mar cons­cien­cia de que na­die es per­fec­to y em­pe­zar a creer me­nos en lo que ve­mos y más en lo que sen­ti­mos. Lo bueno es que no es­ta-mos so­las, ce­le­bri­da­des co­mo Emma Wat­son, Ra­chel Weisz y Ka­te Wins­let están en con­tra de la uti­li­za­ción ex­ce­si­va del re­to­que di­gi­tal en su ima­gen. Otras co­mo la can­tan­te Ali­cia Keys han de­ci­di­do no atar­se al ma­qui­lla­je nun­ca más y has­ta la mis­mí­si­ma ins­ta­girl Gi­gi Ha­did pu­so el gri­to en el cie­lo al ob­ser­var una pro­duc­ción en la que no apa­re­cían sus mí­ti­cos lu­na­res del cue­llo. Ba­jar la pre­sión so­bre nues­tra ima­gen de­pen­de de no­so­tras y para ello hay que te­ner muy en cuen­ta que lo be­llo va­ría de per­so­na a per­so­na, que sur­ge de nues­tro in­te­rior e in­ten­tar ali­men­tar nues­tra acep­ta­ción. Acep­tar no sig­ni­fi­ca que nos gus­te, sim­ple­men­te, se tra­ta de no ne­gar lo que es y ser cons­cien­tes de que la per­fec­ción, en reali­dad, no exis­te. JULIETA OTERO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.