¿Cuán­to ME­RE­CES? y Lea­nin.org en 220 em­pre­sas de Es­ta­dos Uni­dos y 70 mil em­plea­dos en­cues­ta­dos, re­ve­la que la bre­cha en­tre hombres y mu­je­res en el mun­do la­bo­ral ha cre­ci­do en los úl­ti­mos años. ¿Cuál es la si­tua­ción en LA­TI­NOA­MÉ­RI­CA? La res­pues­ta pa­re­ce o

Un re­cien­te es­tu­dio de Mc­kin­sey

VOGUE Latinoamerica - - DESTINOS -

Has­ta ha­ce po­co tu­vi­mos la per­cep­ción de que la re­gión avan­za­ba en te­mas de igual­dad de gé­ne­ro. Las pre­si­den­tas co­men­za­ron a mul­ti­pli­car­se de Cos­ta Ri­ca a Chi­le, y las CEO de distintas em­pre­sas ga­na­ron vi­si­bi­li­dad e in­fluen­cia. La idea del sí se pue­de se es­par­ció en­tre to­dos con un ha­lo de op­ti­mis­mo, y la ver­dad es que se al­can­za­ron logros im­por­tan­tes, pero no los su­fi­cien­tes. La nue­va ola de fe­mi­nis­mo y sus de­nun­cias, y el cre­ci­mien­to de la bre­cha la­bo­ral en­tre hombres y mu­je­res nos re­ve­ló que la si­tua­ción no va por buen ca­mino. Des­de lue­go, es­te úl­ti­mo pun­to ha si­do un pun­to fun­da­men­tal en la con­fron­ta­ción. “Mu­chos em­plea­dos pien­san que las mu­je­res están bien re­pre­sen­ta­das en pues­tos di­rec­ti­vos cuan­do ven so­lo a unas po­cas ejer­cien­do di­chos car­gos. Co­mo se sien­ten có­mo­dos con el sta­tu quo no son ca­pa­ces de iden­ti­fi­car la ne­ce­si­dad de que ha­ya un cam­bio or­ga­ni­za­cio­nal orien­ta­do a la di­ver­si­dad de gé­ne­ro. Es di­fí­cil des­cu­brir el po­ten­cial que tie­ne nues­tra fuer­za de tra­ba­jo, has­ta que ve­mos lo le­jos que real­men­te es­ta­mos de la equidad; sin em­bar­go, hay ar­gu­men­tos y evi­den­cias que con­fir­man que la di­ver­si­dad, ade­más de ge­ne­rar un cam­bio po­si­ti­vo en la cul­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal, tam­bién ge­ne­ra uti­li­da­des en las com­pa­ñías, com­pa­rán­do­se con quie­nes no lo tie­nen”, asegura Ser­gio Wais­ser, so­cio di­rec­tor de Mc­kin­sey & Com­pany Mé­xi­co.

Si bien los da­tos del es­tu­dio Las mu­je­res en el mun­do la­bo­ral 2017 de Mc­kin­sey y Lea­nin.org en Es­ta­dos Uni­dos se pue­den ex­tra­po­lar para co­no­cer el pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal, otro in­for­me del Mc­kin­sey Glo­bal Ins­ti­tu­te sí eva­lúa la po­si­ción de los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos con re­la­ción a la igual­dad de gé­ne­ro en el tra­ba­jo, pro­me­dian­do los si­guien­tes in­di­ca­do­res en­tre hombres y mu­je­res: la ta­sa de par­ti­ci­pa­ción en la fuer­za la­bo­ral, los em­pleos pro­fe­sio­na­les y téc­ni­cos, la bre­cha per­ci­bi­da en­tre los sa­la­rios para tra­ba­jos si­mi­la­res, los pues­tos di­rec­ti­vos y el tra­ba­jo asis­ten­cial no re­mu­ne­ra­do. Re­sul­ta que las na­cio­nes en las que exis­te ma­yor equidad son Bra­sil (0.81), Pe­rú (0.81), Uru­guay (0.80), Cos­ta Ri­ca (0.80), Ar­gen­ti­na (0.79) y Chi­le (0.75), mien­tras que la de­sigual­dad se acen­túa en Ve­ne­zue­la (0.67), Co­lom­bia (0.66) y Mé­xi­co (0.64).

El ca­so del país az­te­ca es bien re­pre­sen­ta­ti­vo del con­tex­to ac­tual por­que aun sien­do la do­cea­va eco­no­mía del mun­do, las mu­je­res so­lo re­pre­sen­tan el 5% de los co­mi­tés eje­cu­ti­vos de las em­pre­sas. Cálcu­los del mis­mo es­tu­dio aseguran que si Mé­xi­co lle­ga­ra a al­can­zar al país de ma­yor equidad de gé­ne­ro en la re­gión, los apor­tes al PIB po­drían au­men­tar en 100 mil mi­llo­nes de dó­la­res para el año 2027.

Otro pun­to que en­cien­de la po­lé­mi­ca tie­ne que ver con la fal­ta de pa­ri­dad sa­la­rial, so­bre to­do, cuan­do hombres y mu­je­res desem­pe­ñan el mis­mo car­go. La Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT) in­for­mó el pa­sa­do mes de mar­zo que las mu­je­res la­ti­noa­me­ri­ca­nas ga­nan en pro­me­dio un 15 % me­nos que los hombres, aun cuan­do se re­du­jo la dis­pa­ri­dad en un 5% en­tre 2005 y 2015. Lo cier­to es que uno de los factores que es­tá in­flu­yen­do en el te­ma es la fal­ta de fle­xi­bi­li­dad de las em­pre­sas.

Un pun­to sus­cep­ti­ble para to­da mu­jer en el cre­ci­mien­to de su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal es la ma­ter­ni­dad. La en­cues­ta he­cha por Mc­kin­sey en Es­ta­dos Uni­dos aca­ba con la idea de que es­ta ex­clu­ya a la mu­jer del mercado de tra­ba­jo al con­fir­mar­nos que ellas de­jan sus tra­ba­jos a un rit­mo si­mi­lar a ellos; no obs­tan­te, el 37% de las em­plea­das desis­te de as­pi­rar a un car­go di­rec­ti­vo si tie­nen a su pri­mer hi­jo des­pués de los 30 años. “En pro­me­dio, las mu­je­res son pro­mo­vi­das en una ta­sa más ba­ja que los hombres, la ma­yor bre­cha de gé­ne­ro se en­cuen­tra en­tre el pri­mer ni­vel has­ta la je­fa­tu­ra de área. Las mu­je­res en ni­vel ini­cial o prin­ci­pian­te tie­nen 18% me­nos pro­ba­bi­li­da­des de ser pro­mo­vi­das que sus pa­res mas­cu­li­nos, es­to a pe­sar de so­li­ci­tar pro­mo­cio­nes a ta­sas com­pa­ra­bles. Un fac­tor es que las mu­je­res sue­len re­ci­bir me­nos con­se­jos por par­te de sus je­fes so­bre có­mo avan­zar, y es me­nos pro­ba­ble que in­ter­ac­túen re­gu­lar­men­te con los di­rec­ti­vos más im­por­tan­tes. Las em­pre­sas de­ben re­vi­sar sus pro­ce­sos de contratación y re­vi­sión para ase­gu­rar­se de que no ha­ya va­cíos o in­cohe­ren­cias. Ade­más, de­ben ha­cer un se­gui­mien­to de los re­sul­ta­dos y es­ta­ble­cer cuo­tas de gé­ne­ro para que ten­gan ob­je­ti­vos cla­ros y pue­dan me­dir su pro­gre­so”, ex­pli­ca Wais­ser.

La bue­na no­ti­cia es que las em­pre­sas han co­men­za­do a aso­ciar los tér­mi­nos equidad con pro­duc­ti­vi­dad, y los cam­bios no se han he­cho es­pe­rar. Aún cuan­do que­da un lar­go ca­mino por re­co­rrer, es cla­ve en­ten­der que gran par­te del pro­ble­ma se de­be a un asun­to de per­cep­ción. “To­ma­mos la de­ci­sión de rea­li­zar, por pri­me­ra vez, una en­cues­ta so­bre la di­ver­si­dad de gé­ne­ro en el ám­bi­to la­bo­ral en Mé­xi­co, in­vo­lu­cran­do a com­pa­ñías y to­dos los sec­to­res”, anun­ció Wais­ser. En Vo­gue le se­gui­re­mos la pis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.