RUM­BO a la tie­rra del Olim­po

En sus úl­ti­mos me­ses de embarazo, Eu­ge­nia Gon­zá­lez de Henn via­jó a GRECIA bus­can­do esa úl­ti­ma lu­na de miel con su es­po­so. Ahí, se en­con­tró con un pa­raí­so re­co­rrien­do ATE­NAS, Hy­dra, San­to­ri­ni y Spet­ses con una es­ta­día dig­na de dio­ses en el Aman­zoe en la re

VOGUE Latinoamerica - - DESTINOS -

las his­to­rias guar­da­das en la bi­blio­te­ca de mi pa­dre, un aman­te de Áfri­ca”, re­cuer­da So­fia. Con el tiem­po, fue a Bue­nos Ai­res, ter­mi­nó sus es­tu­dios de Tu­ris­mo y Hos­te­le­ría, re­co­rrió Ar­gen­ti­na y La­ti­noa­mé­ri­ca, y tra­ba­jó en la in­dus­tria de la hos­pi­ta­li­dad, pero su sen­da re­cién se ini­cia­ba. “En 2015, jun­to a dos ami­gas — Sa­rah Ca­se­wit, una co­le­ga y gran ami­ga, y Mar­ti Ar­cuc­ci, fo­to­pe­rio­dis­ta— tu­vi­mos la idea de crear una nue­va pro­pues­ta para via­jar de una ma­ne­ra más pro­fun­da”. Así na­ció Na­ya Tra­ve­ler.

Y el pro­yec­to es crear para la gen­te ex­pe­rien­cias per­so­na­les y úni­cas, po­nién­do­les en con­tac­to con sus des­ti­nos de la ma­ne­ra más abar­ca­do­ra. No se tra­ta so­lo de lle­gar y mi­rar en­tor­nos, sino de en­ten­der­los y vi­vir­los a tra­vés de an­fi­trio­nes que van des­de per­so­nas co­ti­dia­nas has­ta ar­tis­tas, et­nó­gra­fos, y to­da una ga­ma de es­pe­cia­lis­tas en el área de in­te­rés de los vi­si­tan­tes, en un ex­cep­cio­nal ca­lei­dos­co­pio de enor­me ri­que­za. Con ellas es­tá tam­bién ga­ran­ti­za­da to­da la lo­gís­ti­ca de que se es­pe­ra dis­fru­tar.

La pro­pia So­fia es una via­je­ra exi­gen­te y de al­tos es­tán­da­res. So­bre sus des­ti­nos fa­vo­ri­tos afir­ma que le es “muy di­fí­cil es­co­ger, ya que ca­da uno de los lu­ga­res que he co­no­ci­do me ha apor­ta­do al­go dis­tin­to”. Co­mo ejem­plos co­men­ta que “en es­te mo­men­to ten­dría que de­cir Etio­pía, o mi más re­cien­te via­je, a Ma­rrue­cos y Pe­rú; por la enor­me ri­que­za cul­tu­ral y an­ces­tral que per­ma­ne­ce vi­va en es­tos tiem­pos, por la gran im­por­tan­cia que se le de­di­ca a la es­pi­ri­tua­li­dad… ¡Por tan­tas co­sas! Al via­jar de una ma­ne­ra que deja de la­do la su­per­fi­cia­li­dad y los pre­jui­cios, uno no so­lo se lle­va lo que ve, lo que prue­ba, lo que vi­ve, co­no­ce, a mo­do de re­cuer­dos, sino que ade­más y co­mo con­se­cuen­cia de to­do ello se lle­va el al­ma y es­pí­ri­tu más lleno”. Es­cu­chán­do­la, vie­ne a la men­te el tes­ti­mo­nio de otro via­je­ro in­can­sa­ble, Jack Ke­rouac: Nues­tras ma­le­tas mal­tre­chas es­ta­ban api­la­das en la ace­ra nue­va­men­te; te­nía­mos mu­cho por re­co­rrer. Pero no im­por­ta­ba, el ca­mino es la vi­da... De eso se tra­ta. JO­SE FORTEZA

·

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.