Bella HE­REN­CIA

La di­se­ña­do­ra Sil­via Tche­ras­si com­par­te con su hi­ja Sofía, el legado del ta­len­to, el po­de­río para im­po­ner­se co­mo pro­fe­sio­na­les y el sa­ber ha­cer de dos MU­JE­RES co­lom­bia­nas que nos revelan aquí las cla­ves de su re­la­ción

VOGUE Latinoamerica - - Estilo Vogue Perfil -

Sil­via Tche­ras­si es una de esas di­se­ña­do­ras que tra­du­ce a su obra la son­ri­sa fres­ca y la agu­de­za de su ta­len­to. Mu­chas son sus se­gui­do­ras, más sus ad­mi­ra­do­res —sin dis­tin­ción de gé­ne­ro— y, tam­bién in­con­ta­bles, los crea­ti­vos a quie­nes ins­pi­ra. Tal vez lle­ga a los más jó­ve­nes por al­go que tras­cien­de a la moda: la ex­pe­rien­cia de ser guía y cen­tro co­mo ma­dre. “La ma­ter­ni­dad, para mí, ha si­do in­flu­yen­te des­de to­do pun­to de vis­ta”, di­ce, “pri­me­ro por­que ser ma­má te ge­ne­ra una sen­si­bi­li­dad muy es­pe­cial que es­toy se­gu­ra se re­fle­ja en tér­mi­nos crea­ti­vos. Y, des­pués, te­ner una hi­ja co­mo Sofía, quien tie­ne un sen­ti­do de la moda muy desa­rro­lla­do, te en­ri­que­ce. Además, por­que los hi­jos te co­nec­tan con su ge­ne­ra­ción, con sus ex­pec­ta­ti­vas, sus sue­ños y, por su­pues­to, sus gus­tos y eso ha­ce que man­ten­gas la vigencia”.

Su hi­ja, Sofía, es al­guien que pue­de, co­mo na­die, dar un tes­ti­mo­nio de eso. “Re­cuer­do cuan­do me lle­va­ba a vi­si­tar el ate­lier. Y lue­go, cuan­do es­ta­ba más gran­de, siem­pre la acom­pa­ña­ba a sus ci­tas y es­ta­ba pre­sen­te en to­do el pro­ce­so de desa­rro­llo de las co­lec­cio­nes. To­das esas me­mo­rias me han in­fluen­cia­do y des­per­ta­ron mi in­te­rés por la moda, me mo­ti­va­ron a se­guir des­cu­brien­do ese mundo y ser par­te de él”. Esa pre­sen­cia, que ge­ne­ra una re­la­ción po­co co­mún de tu­to­ra-pu­pi­la, sue­le te­ner una in­ci­den­cia en el ADN de quien si­gue los pa­sos de su men-

to­ra. Sin em­bar­go, “Ca­da una te­ne­mos nues­tra apro­xi­ma­ción per­so­nal e individual, pe­ro com­par­ti­mos una mis­ma vi­sión. Yo siem­pre he bus­ca­do que Sofía desa­rro­lle su pro­pio estilo por­que siem­pre he pen­sa­do que eso es lo que nos iden­ti­fi­ca co­mo per­so­nas”, afir­ma Sil­via. A lo que agre­ga Sofía que “Po­dría de­cir que nos in­flui­mos mu­tua­men­te en tér­mi­nos de estilo. Eso se re­fle­ja en que com­par­ti­mos mu­chas pren­das. Pe­ro lo in­tere­san­te, es que ca­da una la ex­pre­sa de for­ma di­fe­ren­te, esa es la ma­gia de la moda”. ¿Y en cuan­to a di­fe­ren­cias ge­ne­ra­cio­na­les? “Es ob­vio que a am­bas nos une la pa­sión por la moda. Pe­ro, res­pon­dien­do tu pre­gun­ta, co­mo des­de pe­que­ña siem­pre he vi­vi­do ro­dea­da de adul­tos, no me sien­to ex­clui­da o en un mundo di­fe­ren­te cuan­do es­toy con mi ma­má y sus ami­gas y has­ta con las de mi abue­la, por ejem­plo...’’, afir­ma Sofía. “Eso es ver­dad por­que yo fui igual”, agre­ga Sil­via. “Y, afor­tu­na­da­men­te, esa es una ca­rac­te­rís­ti­ca de esta nue­va ge­ne­ra­ción. Ven a los adul­tos co­mo cual­quier otro in­ter­lo­cu­tor y no tie­nen pro­ble­ma en ex­pre­sar sus ideas y pun­tos de vis­ta. Creo que esa ac­ti­tud, que con­si­de­ro to­tal­men­te po­si­ti­va, va a ge­ne­rar gran­des cam­bios im­por­tan­tes en el mundo”.

En cuan­to al cri­te­rio que tie­ne ca­da una so­bre la ma­ter­ni­dad, Sofía afir­ma que “tan­to la ma­ter­ni­dad co­mo la fa­mi­lia te trans­mi­ten un sen­ti­do de pro­tec­ción, sa­ber que siem­pre vas a con­tar con el amor más gran­de y vas a es­tar ro­dea­do de per­so­nas que siem­pre van a te­ner el me­jor in­te­rés”. Por su par­te, Sil­via ar­gu­men­ta que “a mu­chas mu­je­res de la ge­ne­ra­ción de mi ma­má se les ne­gó desa­rro­llar­se pro­fe­sio­nal­men­te por de­di­car­se a su fa­mi­lia. Lo veían co­mo su res­pon­sa­bi­li­dad y en los éxi­tos de sus hi­jos, veían sus pro­pios éxi­tos. A mi ge­ne­ra­ción se le pre­sen­tó el re­to de te­ner una ca­rre­ra y una fa­mi­lia al mis­mo tiempo. Creo que mu­chas he­mos demostrado que si es po­si­ble lo­grar te­ner las dos”. Les ve­mos son­reír a las dos, y sa­be­mos que la ma­gia tam­bién la com­par­ten. Ese es el me­jor de los le­ga­dos. JOSÉ FORTEZA

A Sil­via Tche­ras­si y su hi­ja Sofía, les une al­go más que un víncu­lo de ma­dre e hi­ja. Apa­sio­na­das de la moda, am­bas des­pun­tan en la in­dus­tria co­mo dos mu­je­res en bús­que­da de re­tos que cul­mi­nan con ro­tun­do éxi­to.

Nos in­flui­mos mu­tua­men­te en tér­mi­nos de estilo. Eso se re­fle­ja en que com­par­ti­mos mu­chas pren­das. Pe­ro lo in­tere­san­te es que ca­da una la ex­pre­sa de for­ma di­fe­ren­te, esa es la ma­gia de la moda”, ex­pre­sa Sofía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.