Rei­na de la no­che, La di­se­ña­do­ra ita­lia­na Do­na­te­lla Ver­sa­ce tie­ne mu­cha te­la que cor­tar en esta en­tre­vis­ta en la que re­cuer­da a los de­sen­fa­da­dos años no­ven­ta y su tra­yec­to­ria detrás de la mar­ca que fun­dó con su cé­le­bre her­mano, Gian­ni Ver­sa­ce, y que la h

Do­na­te­lla Ver­sa­ce mi­ra al fu­tu­ro, pe­ro tie­ne vi­va ca­da me­mo­ria de su her­mano, Gian­ni, el crea­dor que de­fi­nió una épo­ca. Ella aco­ge a los jó­ve­nes ta­len­tos y com­par­te el amor por la vi­da con sus hi­jos, en los que, co­mo ma­dre, re­co­no­ce los puen­tes que en­la­za

VOGUE Latinoamerica - - Contents - ANDERS CH­RIS­TIAN MADSEN

Lle­ga por la puer­ta tra­se­ra de An­na­bel’s, en May­fair, en fun­da­da en un sué­ter fu­tu­ris­ta, con un gua­po guar­daes­pal­das si­guién­do­le. Mi­nu­tos des­pués, sin abri­go, Do­na­te­lla Ver­sa­ce des­cien­de por las es­ca­li­na­tas en una fal­da ador­na­da con tor­be­lli­nos ba­rro­cos, el pe­lo pla­ti­na­do in­ma­cu­la­da­men­te pei­na­do, ojos smo­key y ra­dian­te. Por unos se­gun­dos, la di­se­ña­do­ra ita­lia­na ol­vi­da que es­tá fren­te a las cámaras y se ba­lan­cea al rit­mo de Rock with

you, en un es­pa­cio lleno de sú­per mo­de­los y es­tre­llas pop, to­das ves­ti­das con los sun­tuo­sos es­tam­pa­dos de su her­mano. Es­te fue el club de los años 60 don­de na­cie­ron mi­tos, vi­si­ta­do por la rei­na y Mick Jag­ger, y el lu­gar de un eterno cul­to al gla­mour de la moda por dé­ca­das. “Era co­mo si es­tu­vie­ra de re­gre­so a los 90”, re­fle­xio­na Do­na­te­lla la ma­ña­na de su se­sión de fo­tos con Vo­gue, sen­ta­da aris­to­crá­ti­ca­men­te en un so­fá en una sui­te del Dor­ches­ter que com­bi­na con su bling diurno. Su animada ges­tua­li­dad se acen­túa por el ci­ga­rri­llo elec­tró­ni­co, que mue­ve cons­tan­te­men­te en­tre sus de­dos cu­bier­tos de diamantes, tes­ti­mo­nio del estilo de vi­da de los años 90, que ella ya no prac­ti­ca, pe­ro que re­creó para las cámaras el día an­te­rior. “Ir a fies­tas es al­go muy di­fe­ren­te hoy. La gen­te es­tá muy cons­cien­te de qué vis­ten y có­mo se con­du­cen. To­do es­tá muy con­tro­la­do, has­ta para los más jó­ve­nes”, se la­men­ta. “Ex­tra­ño un po­co de li­ber­tad”.

El año pa­sa­do, la fir­ma Ver­sa­ce mar­có el 20 aniver­sa­rio de la muer­te de su her­mano con una reunión de las sú­per mo­de­los que él ayu­dó a crear. Fue una emo­ti­va co­lec­ción edi­fi­ca­da so­bre los es­tam­pa­dos que de­fi­nie­ron el tra­ba­jo de Gian­ni Ver­sa­ce. Pe­ro en los en­tre­si­jos de esos re­cuer­dos hu­bo tam­bién des­te­llos del pa­sa­do de Do­na­te­lla, co­mo rei­na de la es­ce­na de los clubes de 1990. “Or­ga­ni­zan­do el des­fi­le no que­ría que la gen­te pen­sa­ra que es­toy an­cla­da en el pa­sa­do. Por­que no lo es­toy”, afir­ma la di­se­ña­do­ra de 62 años. “Vi­vo en el pre­sen­te. Es­toy muy al tan­to de qué su­ce­de en el mundo. Pe­ro fue un mo­men­to cul­tu­ral de co­ra­je del que nos he­mos ol­vi­da­do un po­co”.

Mo­ti­va­do por Free­dom! ’90 de Geor­ge Mi­chael, su co­lec­ción Primavera-ve­rano 2018, en septiembre, fue ce­rra­da por Car­la Bru­ni, Nao­mi Camp­bell, Helena Ch­ris­ten­sen, Cindy Craw­ford y Clau­dia Schif­fer, en­vuel­tas en ves­ti­dos con ca­de­nas do­ra­das ale­gó­ri­cas a la cam­pa­ña de Richard Ave­don para Ver­sa­ce de 1994. “En mis días de glo­ria, lo más di­ver­ti­do era pre­pa­rar­me jun­to a ellas”, re­cuer­da. “Nao­mi, Kate y Am­ber se reunían con­mi­go en mi ca­sa por cin­co ho­ras, ha­cien­do na­da. Nos po­nía­mos al­go de sombra en los ojos y con­ver­sá­ba­mos y gri­tá­ba­mos. Es­ta­bas en la fiesta so­lo me­dia ho­ra, pe­ro cuan­do lle­ga­bas, ha­cías un sta­te­ment”.

Co­mo la re­tros­pec­ti­va que fue, el des­fi­le des­per­tó ru­mo­res en el sen­ti­do de que ella pla­nea­ba re­ti­rar­se de Ver­sa­ce y de­ja­ría la mar­ca en ma­nos de un nue­vo di­se­ña­dor. “¿Ha­blas de Ric­car­do, Kim y Virgil? di­ce, re­fi­rién­do­se a Tis­ci, Jo­nes y Abloh, que ha­bían si­do ci­ta­dos por la pren­sa co­mo sus su­ce­so­res. “Siem­pre ha­blan de ti, así que los de­jo ha­cer­lo. No me mo­les­ta. Los amo”, di­ce so­bre los nom­bres de los di­se­ña­do­res en el vór­ti­ce de los ru­mo­res. “Ten­go una bue­na re­la­ción con to­dos ellos, y al fi­nal del día, soy una per­so­na muy abier­ta”.

Con to­da su ima­gen des­lum­bran­te, las fies­tas han de­ja­do con­se­cuen­cias en Do­na­te­lla, que se en­car­gó de la di­rec­ción

crea­ti­va de la com­pa­ñía tras la muer­te de su her­mano. En 2004, in­gre­só pú­bli­ca­men­te en reha­bi­li­ta­ción, cam­bió su vi­da y, con eso, cam­bia­ron las uti­li­da­des de Ver­sa­ce. La fa­mi­lia aún re­tie­ne el 80 por cien­to de la com­pa­ñía. Su hi­ja, Alle­gra, de 31 años, que he­re­dó la mi­tad del ne­go­cio de su tío, tra­ba­ja en Ver­sus, la línea urbana de Ver­sa­ce. “Nos pe­lea­mos, pe­ro eso es­tá bien. Ella re­pre­sen­ta a una ge­ne­ra­ción di­fe­ren­te. No es fá­cil para una jo­ven o un chi­co te­ner a su ma­dre en la mis­ma com­pa­ñía”, ad­mi­te Ver­sa­ce. “Mi hi­jo es exac­ta­men­te co­mo yo: lleno de vi­da. Pe­ro no le gus­ta que lo re­co­noz­can”. Gian­ni le­gó su vas­ta co­lec­ción a Da­niel, aho­ra en sus 28 años, que to­ca en una ban­da mu­si­cal punk. El es­co­gió ver el des­fi­le tri­bu­to en

li­ve-stream, mien­tras que Alle­gra es­tu­vo pre­sen­te. “Él es­ta­ba muy con­mo­vi­do. Era muy jo­ven cuan­do Gian­ni mu­rió, pe­ro, de al­gu­na ma­ne­ra, lo re­cuer­da. Era pe­que­ño. Llo­ra­ba y llo­ra­ba to­do el día. Al­go se le ha que­da­do en la me­mo­ria”. Pe­ro na­da de mi­rar atrás. Do­na­te­lla hi­zo el des­fi­le para las ge­ne­ra­cio­nes jó­ve­nes de se­gui­do­res de Ver­sa­ce, que com­par­ten su amor por la mar­ca en las re­des so­cia­les. Tal vez, tam­bién, fue una reac­ción a la ima­gen de Ver­sa­ce pre­sen­ta­da en la me­ga se­rie te­le­vi­si­va El ase­si­na­to de Gian­ni Ver­sa­ce: la his­to­ria de un cri­men ame­ri­cano, que la fa­mi­lia del di­se­ña­dor ha des­de­ña­do co­mo “fic­ción”.

Los des­fi­les re­cien­tes han li­dia­do con la li­ber­tad de mo­vi­mien­to que in­fil­tra nues­tra cul­tu­ra en tiem­pos re­cien­tes, des­de las ban­das so­no­ras fe­mi­nis­tas has­ta los atuen­dos con le­mas de ac­ti­vis­mo. “Para to­do hay un prin­ci­pio, y de­be­mos edu­car a los jó­ve­nes para que en­tien­dan por qué lle­ga­mos a es­te pun­to. La dé­ca­da de 1990 no fue so­lo de fies­tas, pe­lo y ma­qui­lla­je. En­viar un men­sa­je tam­bién fue gran­dio­so. Li­bra­mos enor­mes ba­ta­llas”, des­ta­ca re­fi­rién­do­se a Gian­ni y cau­sas co­mo el VIH. “Aho­ra te­ne­mos una voz más fuer­te, por­que pue­de lle­gar a mu­cha más gen­te”.

En el backs­ta­ge de su des­fi­le-tri­bu­to, Do­na­te­lla ob­ser­va­ba có­mo la hi­ja de Cindy Craw­ford, Kaia Ger­ber y sus con­gé­ne­res aplau­dían y llo­ra­ban cuan­do las cin­co sú­per mo­de­los ori­gi­na­les sa­lie­ron de sus ca­me­ri­nos. “Sen­tí co­mo si fue­ra una his­to­ria­do­ra ha­blán­do­le a los jó­ve­nes”, re­fle­xio­na. “En aque­llos días, se tra­ta­ba de las mo­de­los, sus per­so­na­li­da­des, las per­so­nas reales que eran. Aho­ra vuel­ve a su­ce­der con Gigi, Bella, Kendall y esas jó­ve­nes, aun­que de una ma­ne­ra di­fe­ren­te —gra­cias a Ins­ta­gram—”. En las nue­vas mo­de­los, ella re­co­no­ce las gran­des ideas de las icó­ni­cas su­per­mo­dels de los no­ven­tas. “Se tra­ta de sus ce­re­bros, de su ca­pa­ci­dad para con­ver­tir­se en mu­je­res de ne­go­cio sin ir­se por el ca­mino más fá­cil. Dicen que no a lo que ven­ga sin es­fuer­zo, y mi­ren la lon­ge­vi­dad de sus tra­ba­jos”. Si­guien­do esos ejem­plos, las am­bi­cio­nes de los nue­vos nom­bres apuntan más allá de la belleza. Con la psi­co­lo­gía mi­llen­nial, por su­pues­to, ¿tam­bién lle­ga un pun­to de co­rrec­ción po­lí­ti­ca en el fo­ro pú­bli­co, que pue­de ha­cer que la fe­roz Ver­sa­ce ex­tra­ñe los 90? “Sí. En­ton­ces acos­tum­bra­bas a de­cir lo que qui­sie­ras, cuan­do qui­sie­ras y no pa­sa­ba na­da. Aho­ra, tie­nes que ser más con­tro­la­da. Mu­chas ve­ces me es­con­den”, di­ce son­rien­do, mien­tras mi­ra a su pu­bli­cis­ta. Su her­mano hu­bie­ra en­con­tra­do esta so­cie­dad “abu­rri­da”, ad­mi­te. “Gian­ni era una per­so­na muy vi­vaz”. Tras fun­dar la ca­sa en 1978, para el fi­nal de los años 80 era el si­nó­ni­mo del gla­mour. Co­mo su mu­sa, Do­na­te­lla le pre­sen­tó a gen­te co­mo Ma­don­na, Geor­ge Mi­chael y El­ton John, que se di­ver­tían al estilo Ver­sa­ce, de Mi­lán a Mia­mi. “Lle­ga­bas a una fiesta de Gian­ni Ver­sa­ce y no te mar­cha­bas. Te que­da­bas has­ta el fi­nal”, di­ce. Des­pués de su muer­te, en 1997, la sun­tuo­si­dad que él re­pre­sen­tó en la moda pa­re­ció ir­se con él, rem­pla­za­do por una aus­te­ri­dad que ter­mi­nó con la era de las sú­per mo­de­los y su co­lo­ri­do sen­ti­do del “girl power”. “Era co­mo si nos aver­gon­zá­ra­mos de ha­blar du­ran­te aquel pe­río­do. Nos con­ver­ti­mos en mi­ni­ma­lis­tas. To­do se ate­nuó, co­mo si la gen­te se ol­vi­da­ra de lo que ha­bía si­do re­le­van­te so­lo por se­guir la co­rrien­te del mo­men­to: ser me­nos”, re­cuer­da Do­na­te­lla, ape­sa­dum­bra­da. “No fue mi mo­men­to fa­vo­ri­to, pe­ro tu­vo que su­ce­der para rom­per, por un mo­men­to, con to­do el rui­do. Aho­ra, es­ta­mos en días de un gla­mour di­fe­ren­te. Al­go es­tá ocu­rrien­do nue­va­men­te. Y no ne­ce­si­tas un pei­na­do enor­me y cua­tro pa­res de pes­ta­ñas pos­ti­zas”, di­ce. “A fin de cuen­tas, to­do el mundo quie­re lu­cir me­jor, más gla­mo­ro­so”.

Mien­tras Do­na­te­lla re­vi­si­ta sus años de fies­tas para la se­sión de fo­tos, se sien­ta en­tre Clau­dia Schif­fer y Rita Ora, la ca­mi­sa del ca­ma­ró­gra­fo de vi­deo se des­ga­rra al in­ten­tar cap­tar ca­da se­gun­do de la es­ce­na; en ese mo­men­to, el gla­mour crea­do por Gian­ni pa­re­ce al­can­zar un lu­gar eterno... Pe­ro, Ver­sa­ce tie­ne una mi­ra­da en el fu­tu­ro, al­go que de­mues­tra con los jó­ve­nes ta­len­tos que ha nu­tri­do. En 2016, fi­chó a Mi­chael Hal­pern, que re­cién sa­lía de Cen­tral Saint Mar­tins. “Es un ver­da­de­ro couturier. Es fa­bu­lo­so”. Tam­bién em­pleó a Christopher Ka­ne, Jo­nat­han An­der­son y Ant­hony Vac­ca­re­llo en Ver­sus. ¿Com­par­ti­rá ella el pro­ta­go­nis­mo en Ver­sa­ce co­mo lo ha he­cho en Ver­sus? ¿Por qué no? Do­na­te­lla se encoge de hom­bros. “¿Me re­ti­ra­ré? No. Pe­ro pue­do aco­ger a di­fe­ren­tes per­so­nas para que tra­ba­jen con­mi­go”. Tal vez su des­tino sea co­mo el de cual­quier gran so­be­ra­na, in­clu­yen­do a la bri­tá­ni­ca: ¿To­da la vi­da en el trono? “Ella es bue­na dan­do es­pa­cio a los más jó­ve­nes”, re­pli­ca Do­na­te­lla, “pe­ro si­gue sien­do la rei­na de In­gla­te­rra”.

Fo­tó­gra­fo SEAN THO­MAS Rea­li­za­ción JACK BORKETT

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.