¿Cuento de ha­das?, Es­te mes se lle­va­rá a ca­bo la bo­da de Meg­han Mar­kle con el prín­ci­pe Harry, y en el mar­co de es­te acon­te­ci­mien­to, re­pa­sa­mos la his­to­ria de to­das aque­llas que re­nun­cia­ron a to­do por una vi­da en pa­la­cio.

En vís­pe­ras de la pró­xi­ma bo­da real, po­ne­mos en de­ba­te la pos­tu­ra de aque­llas mu­je­res que re­nun­cia­ron a una vi­da co­mún para su­je­tar­se al es­tric­to pro­to­co­lo que su­po­ne una vi­da jun­to a un miem­bro de la reale­za. ¿El amor, un es­ta­tus so­cial, una CO­RO­NA o un

VOGUE Latinoamerica - - Contents -

El otro día, una ami­ga me di­jo que iba a una bo­da, me sor­pren­dió, es ab­sur­do, pe­ro de ver­dad ten­go va­rios años de no asis­tir a una bo­da. Creo que es­toy en ese trán­si­to de hi­jos aún ado­les­cen­tes de mis ami­gas, sin em­bar­go, los hi­jos cre­cen y por lo vis­to se van a ca­sar. Le di­je, “¿to­da­vía se ca­san?”, ella res­pon­dió —textual— “a los mu­cha­chos les si­gue ha­cien­do ilu­sión”.

Me he vuel­to cí­ni­ca, al ver­me ro­dea­da de se­gun­das vuel­tas, ma­tri­mo­nios ro­tos y mu­cha mu­jer di­vor­cia­da; no obs­tan­te, es una gran ver­dad que a las mu­je­res les si­gue “ha­cien­do ilu­sión” eso de ca­sar­se, el hap­pily ever af­ter, el ves­ti­do, la fiesta, los re­ga­los, la lu­na de miel, the works... Es­to de los ves­ti­dos blan­cos y la promesa de una unión eter­na, me ha­ce pen­sar en Meg­han Mar­kle y la bo­da más es­pe­ra­da y co­men­ta­da del año.

Sien­do ho­nes­ta, hay po­cas co­sas que me dan tan­ta flo­je­ra co­mo los mo­nar­cas eu­ro­peos, pe­ro des­de que co­men­cé a ver la se­rie The Crown, me sur­gió cier­ta cu­rio­si­dad por esa vi­da tan le­ja­na, ese uni­ver­so pa­ra­le­lo que es la mo­nar­quía. Para mu­chos es una vi­da de sue­ño, una vi­da de lu­jos, la jet-set a ul­tran­za, la reale­za de la reale­za; el más al­to es­ca­lón de la vi­da so­cial. Pe­ro me ima­gino que ha­brá ra­tos de do­lor y pro­fun­da depresión, ser par­te de la mo­nar­quía, es de cier­to mo­do, ser so­la­men­te eso. Si uno pien­sa en la rei­na Isa­bel y en có­mo un día le di­je­ron, “ya eres rei­na”, có­mo des­cu­brió lo po­co pre­pa­ra­da que es­ta­ba, la po­ca edu­ca­ción “prác­ti­ca” que ha­bía re­ci­bi­do, có­mo tu­vo que en­ten­der que era un or­na­men­to, una ilu­sión para su pue­blo y de pa­so jefa de la Igle­sia. De­bió ser ate­rra­dor y, des­de mi óp­ti­ca, na­da en­vi­dia­ble.

Los com­mo­ners —gen­te co­mún— que se ca­san con prín­ci­pes, son pro­ba­ble­men­te la en­vi­dia de un gran nú­me­ro de gen­te; sin em­bar­go, con la co­ro­na, de­jan va­rios de sus pri­vi­le­gios tam­bién “co­mu­nes”. Pri­vi­le­gios sen­ci­llos co­mo vo­tar o as­pi­rar a te­ner un pues­to pú­bli­co, y otros no tan sen­ci­llos co­mo de­jar de te­ner el de­re­cho de ex­pre­sar­se li­bre­men­te, no pue­den te­ner una opi­nión de po­lí­ti­ca, no pue­den ves­tir­se co­mo quie­ran, no pue­den tra­ba­jar en lo que sea, no pue­den ser nun­ca más quie­nes eran. Al ca­sar­se con un prín­ci­pe, tie­nes y de­bes de com­por­tar­te co­mo una prin­ce­sa “de a de ve­ras”. Es de­cir, te ves co­mo prin­ce­sa, pe­ro por otro la­do, “tie­nes que es­tar­te ca­lla­di­ta mi prin­ce­sa”. Meg­han Mar­kle es la no­ve­dad, la más re­cien­te ple­be­ya en ca­sar­se con un ro­yal. Cuan­do le pre­gun­ta­ron du­ran­te una en­tre­vis­ta, lo que pen­sa­ba acer­ca de de­jar su ca­rre­ra, ella res­pon­dió, “no lo veo co­mo de­jar na­da, lo veo co­mo un nue­vo capítulo, co­mo un cam­bio. Lle­vo sie­te años tra­ba­jan­do en Suits y aho­ra me to­ca tra­ba­jar con Harry”. Pe­ro, ¿tra­ba­jar en qué Meg­han? No veo que tra­ba­jen tan du­ro en Buc­king­ham, vi­ven en un mundo bas­tan­te le­jano de la tie­rra, uno de fan­ta­sía, que se­gu­ra­men­te ca­da cuan­do ex­plo­ta. En esas ha­bi­ta­cio­nes y a os­cu­ras, cuan­do ya no hay pa­pa­raz­zis, y cuan­do no es­tán los vein­te sir­vien­tes que los ro­dean, de­be lle­gar el mo­men­to de la olla ex­prés, el mo­men­to en que esas po­bres prin­ce­sas di­gan, ya no aguan­to a la rei­na, ya no aguan­to las fies­tas, ya no aguan­to las me­dias. O no, qui­zás no.

Tal vez, así co­mo soy de cí­ni­ca para no ver lo bo­ni­to de ca­sar­se, lo soy tam­bién al no ver lo ma­ra­vi­llo­so de esa vi­da de cló­sets in­ter­mi­na­bles, za­pa­te­ras en­vi­dia­bles y som­bre­ros lle­nos de plu­mas. Meg­han Mar­kle so­lía te­ner opi­nio­nes fuer­tes en te­mas so­cia­les y ra­cia­les, y aho­ra ten­drá que guar­dar­se to­dos sus co­men­ta­rios; por otro la­do, lo que sí ve­re­mos has­ta el can­san­cio se­rá su son­ri­sa, cor­tan­do lis­to­nes ro­jos por to­da la ciu­dad, to­das las fun­cio­nes pú­bli­cas, bai­les, galas y pa­ya­sa­das en las que es­ta­rá pre­sen­te —siem­pre ves­ti­da sen­sa­cio­nal—. De­ja­rá su Ins­ta­gram, blog, tra­ba­jo y vi­sión de la vi­da, se irá al ca­jón, para con­ver­tir­se en la gran pro­ta­go­nis­ta de las re­vis­tas de chis­mes y so­cia­les.

Pro­ba­ble­men­te, me pu­se dra­má­ti­ca, pues mu­chas mu­je­res pue­den fá­cil­men­te de­jar­lo to­do a cam­bio de un mundo de pri­vi­le­gios. Y ellas es­ta­rán en con­tra de mi opi­nión. Y tam­bién ha­brá las que ha­blen so­bre el amor. Pe­ro, el amor no lo pue­de to­do, pue­de so­lo con una par­te.

Para mí, la pró­xi­ma bo­da real no es un cuento de ha­das, pe­ro qui­zás lo es para Meg­han. Y así es­pe­ro que lo sea. En la re­vis­ta Town & Country es­cri­bie­ron al­go que me gus­tó mucho, “Mar­kle re­pre­sen­ta una fan­ta­sía tan ex­tre­ma que po­dría­mos lla­mar­le migración exis­ten­cial”. Qui­zás eso es lo que yo no al­can­zo a ver, qui­zás si es Me­gan la ilu­sión de mu­chas mu­je­res, una ilu­sión va­cía, pe­ro, ilu­sión al fin y al ca­bo, tan­to co­mo las vi­das de es­tos “man­te­ni­dos eter­nos” a quie­nes les lla­man: la mo­nar­quía.

Aba­jo des­de la iz­da.: Ra­nia de Jor­da­nia, Le­ti­zia de Es­pa­ña, María de Di­na­mar­ca y Meg­han Mar­kle, dos rei­nas, una prin­ce­sa y una pró­xi­ma ro­yal que re­nun­cia­ron a sus exi­to­sas ca­rre­ras an­tes de sus ma­tri­mo­nios. En pá­gi­na opues­ta: ves­ti­do de Very Va­len­tino; pen­dien­tes de Van Cleef & Ar­pels; co­llar y bra­za­le­te am­bos de Bul­ga­ri.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.