MUNDO VO­GUE Cá­li­do re­fu­gio,

VOGUE Latinoamerica - - Contents - JOSÉ FORTEZA

Una vi­da que ha na­ve­ga­do des­de el sur de Can­ta­bria a los ai­res vic­to­ria­nos de San Fran­cis­co y la at­mós­fe­ra de una ca­so­na del si­glo pa­sa­do, en la que se ha im­bri­ca­do el ADN ES­TÉ­TI­CO de su due­ña y crea­do­ra, esa po­de­ro­sa y siem­pre op­ti­mis­ta mu­jer: Ce­lia Te­ja­da

Ce­lia Te­ja­da es el nom­bre de una española que tie­ne a su car­go el per­fil crea­ti­vo de Res­to­ra­tion Hard­wa­re. Si se ha­bla de mu­je­res poderosas, de esas pro­fe­sio­na­les que se han ga­na­do y tra­ba­ja­do te­naz­men­te su es­pa­cio, ella es una de ellas. “Na­cí en un pe­que­ño va­lle ol­vi­da­do, al sur de Can­ta­bria, con cin­co her­ma­nos y una in­fan­cia fe­liz, en un ho­gar hu­mil­de”, ex­pli­ca. En ese en­torno co­men­za­ron a to­mar for­ma sus sue­ños, mu­chos, co­mo el de ser ar­qui­tec­ta que, “to­mó ca­mino cuan­do, en Bil­bao, se abrió la pri­me­ra es­cue­la de di­se­ño de los años 70. Allí, des­cu­brí lo que es abrir la ven­ta­na de los sue­ños y apren­der, apren­der”. Pe­ro an­tes de eso, en su ado­les­cen­cia, “lle­gó la cu­rio­si­dad y el de­seo ur­gen­te de ver el mundo, ¡vo­lar y crear!”, re­me­mo­ra.

Aho­ra, vi­ve en una ciu­dad que es uno de esos pun­tos neu­rál­gi­cos para el ojo que asi­mi­la, dis­fru­ta y trans­for­ma la belleza: San Fran­cis­co. Su ca­sa es su uni­ver­so, su ADN y su his­to­ria. “Mi her­mano Ibo me lla­mó un día en 1994 y me di­jo: ‘aca­bo de en­con­trar la ca­sa de tus sue­ños’. La ca­so­na, ori­gi­nal­men­te cons­trui­da en 1890, es­ta­ba en de­ca­den­cia to­tal, aban­do­na­da”. Su des­crip­ción nos con­fir­ma que lo que re­que­ri­ría de tra­ba­jo no era ta­rea fá­cil. “Te­chos caí­dos, el jar­dín co­mo una jun­gla, un áti­co sin sue­lo. Es­ta­ba to­tal­men­te ol­vi­da­da en el tiempo. Pe­ro para mí fue amor a pri­me­ra vis­ta. Sí, me enamo­ré de esta gran da­ma Vic­to­ria­na, el res­to... Es his­to­ria”.

Ha­cien­do un re­cuen­to, po­ne en or­den có­mo fue la trans­for­ma­ción. “Los dos pri­me­ros años fue­ron de re­cons­truc­ción”, di­ce. A pa­so len­to, con de­ci­sio­nes bien me­di­ta­das y me­ticu­losa­men­te fue com­ple­tan­do su obra. “Ha­bi­ta­ción, por ha­bi­ta­ción, pa­so a pa­so”, co­men­ta. “El áti­co lo con­ver­tí en mi ni­do crea­ti­vo, y unos años más tar­de, cons­truí la co­ci­na de mis sue­ños, que ca­da jue­ves se con­vier­te en el co­ra­zón de las ter­tu­lias se­ma­na­les, con mi fa­mi­lia de ami­gos”. No nos lo di­ce, pe­ro es evi­den­te que ese es su es­pa­cio fa­vo­ri­to. Pe­ro hay más. “El co­ra­zón del ho­gar, el co­me­dor; la li­bre­ría pin­ta­da de ne­gro, y lle­na de li­bros de poe­sía y bue­nos vi­nos; la sa­la de fo­to­gra­fía, para cap­tu­rar al­mas que no quiero ol­vi­dar; el áti­co, un ni­do ma­ra­vi­llo­so lleno de luz y es­pe­ran­za ca­da ma­ña­na y el cá­li­do re­fu­gio al fi­nal del día para el re­po­so”. En sen­ti­do ge­ne­ral, esa es­truc­tu­ra que ella mis­ma lla­ma una “gran da­ma vic­to­ria­na”, al­ber­ga aho­ra tras sus mu­ros una at­mós­fe­ra boho-chic. “Es mi estilo”, nos con­fir­ma la crea­ti­va.

En ese pro­ce­so crea­ti­vo hay mu­chos in­gre­dien­tes que con­for­man la ca­pa­ci­dad para lle­var­lo a ca­bo. “Des­de mi pun­to de vis­ta, na­ce­mos con cier­tas afi­ni­da­des, y ha­bi­li­da­des, que ali­men­tán­do­las con una for­ma­ción aca­dé­mi­ca ade­cua­da, nos dan la opor­tu­ni­dad de com­ple­tar el círcu­lo de ta­len­to-teo­ría”, di­ce. Y en esa tra­yec­to­ria, ha ha­bi­do va­rias eta­pas para Ce­lia, in­clu­yen­do una de­di­ca­da a la moda. “La eta­pa de di­se­ño de moda fue fas­ci­nan­te. Em­pe­cé mi línea en la dé­ca­da de mis 20, en San Fran­cis­co, cuan­do mi vi­da es­ta­ba en­fo­ca­da en vi­vir y des­cu­brir lo que el mundo te­nía que ofre­cer­me. Du­ran­te 10 años, creé, apren­dí, dis­fru­té y vi­ví sin lí­mi­tes”. Una co­no­ci­da mar­ca le con­vo­có y ese fue un mo­men­to im­por­tan­te en tér­mi­nos de ex­po­si­ción. “Ab­so­lu­te Vod­ka me eli­gió para su fa­mo­sa cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria, y ‘Ab­so­lu­te Te­ja­da’ des­fi­ló por las pa­sa­re­las, des­de Los Án­ge­les, a Nue­va York y Mia­mi”. A los 30 fue el mo­men­to de ini­ciar una fa­mi­lia... “y la crea­ción de un ho­gar se vol­vió mi prio­ri­dad. Con ello, en­tra­ron de nue­vo en mi vi­da el di­se­ño de in­te­rio­res y la ar­qui­tec­tu­ra”. Sin em­bar­go, eso no tie­ne que ha­ber sig­ni­fi­ca­do un par­te aguas, a fin de cuen­tas, co­mo ella mis­ma afir­ma, “la moda tie­ne su cor­dón um­bi­li­cal ata­do al in­te­rio­ris­mo, don­de la es­té­ti­ca, las pro­por­cio­nes y las ten­den­cias se apli­can al estilo de vi­da”.

Sien­do mu­jer, to­do eso pue­de ha­ber exi­gi­do ven­cer más es­co­llos. “Para mí no ha si­do di­fí­cil. La ver­dad es que nun­ca me he de­te­ni­do a pen­sar­lo, siem­pre he vi­vi­do mi vi­da con la fi­lo­so­fía de que mis sue­ños, sí los pue­do ha­cer reali­dad y no de­bo de perder el tiempo. Una vez que em­pren­des tu ca­mino, no hay que pa­rar, hay que se­guir ca­mi­nan­do. Para mí, ese es el se­cre­to. Ser mu­jer nun­ca ha sig­ni­fi­ca­do ba­rre­ras”, afir­ma. Y en to­do es­tá “la es­té­ti­ca, la poe­sía, la belleza. Mi co­ra­zón, na­ve­ga en­tre San Fran­cis­co, con mi fa­mi­lia (...) en el va­lle don­de na­cí en Es­pa­ña, y con ami­gos, mu­chos ami­gos”, fi­na­li­za.

Aba­jo, de arri­ba ha­cia aba­jo: el dor­mi­to­rio de in­vi­ta­dos, el cual es­tá ins­pi­ra­do en el amor; fo­to­gra­fía de Mary Me­rrick e ilustración de una ma­dre y su hi­jo, de Lean­na Ste­lla; el sa­lón de la co­ci­na con vis­ta al jar­dín.

Aba­jo, de iz­quier­da a de­re­cha: el jar­dín con una balanza traí­da de los via­jes de Ce­lia a In­dia; la chi­me­nea en el sa­lón de poe­sía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.