Rá­fa­ga Sen­ti­men­tal

Ma­nue­la Gar­cés, ar­tis­ta emer­gen­te de Co­lom­bia, uti­li­za el amor co­mo su más gran­de INS­PI­RA­CIÓN. Hoy, atra­vie­sa una fa­se muy emo­cio­nan­te en su ca­rre­ra, en la que ha CRU­ZA­DO y con­mo­vi­do fron­te­ras al ex­pre­sar esa fuer­za uni­ver­sal que nos co­nec­ta a to­dos

VOGUE Latinoamerica - - Agenda Vogue Perfil - SOFÍA DE PA­LA­CIO

En ca­da una de sus pie­zas y ca­da se­rie que com­po­ne, Ma­nue­la Gar­cés com­par­te un po­co de sus vi­ven­cias emo­cio­na­les e his­to­rias de amor reales o in­ven­ta­das en las que en­vuel­ve y pre­sen­ta en un ob­je­to: el com­ple­jo ar­te de amar.

Con una ma­dre ita­lia­na y un pa­dre colombiano, siem­pre ha es­ta­do in­mer­sa en­tre es­tas dos culturas ver­da­de­ra­men­te pa­sio­na­les, lo que la ha inuen­cia­do a ele­gir sus tra­mas amo­ro­sas. “El amor con su ex­ten­sa va­rie­dad de ma­ti­ces es don­de ha­yo mi más gran­de ins­pi­ra­ción. El amor lo es to­do: es aque­llo que me mue­ve, con­mue­ve, ex­ci­ta, irri­ta, hie­re, apa­sio­na, abu­rre, con­sue­la, tur­ba e in­vi­ta a crear para en­ten­der­lo, ol­vi­dar­lo, al­can­zar­lo o con­me­mo­rar­lo”, nos com­par­te Ma­nue­la, quien uti­li­za “el ar­te co­mo alia­do y con‚den­te para mas­ti­car y pro­ce­sar cual­quier in­quie­tud” que la pue­da es­tá ab­sor­bien­do en el mo­men­to.

Otra de sus ca­rac­te­rís­ti­cas, además de los ai­res ro­mán­ti­cos, es la co­ne­xión que sien­te para tra­ba­jar con el per­ga­mino. “De­bi­do

a la ver­sa­ti­li­dad que pre­sen­ta, es­te ma­te­rial ma­ra­vi­llo­so se pres­ta para cor­tes nos y de­ta­lla­dos, co­mo tam­bién para ha­cer capas cu­ya tras­lu­ci­dez per­mi­te un jue­go de lu­ces y co­lo­res, sin ol­vi­dar que es un pa­pel tra­ta­do, lo cual ha­ce po­si­ble la apli­ca­ción de una gran va­rie­dad de téc­ni­cas dis­tin­tas”, ex­pre­sa la ar­tis­ta, quien le sa­be dar a un sim­ple per­ga­mino, con una mez­cla de téc­ni­cas y pa­sión, un sig­ni ca­do más pro­fun­do.

Ca­da una de sus se­ries re­la­ta his­to­rias que nos sen­si­bi­li­zan y re­co­nec­tan. En su úl­ti­ma se­rie ti­tu­la­da Tears, la cual se pre­sen­ta en el Sa­lo­ne del Mo­bi­le en Mi­lán, celebra a las lá­gri­mas co­mo un im­pul­so na­tu­ral de de­pu­ra­ción, para ltrar y lim­piar las emo­cio­nes. “Llo­rar es la más sin­ce­ra ma­te­ria­li­za­ción de nues­tros sen­ti­mien­tos”, a rma Ma­nue­la, re­cor­dán­do­nos la im­por­tan­cia y el va­lor del sen­tir, “Me doy cuen­ta que des­pués de ma­te­ria­li­zar mis emo­cio­nes, sin im­por­tar cuál ha­ya si­do el ca­so, el re­sul­ta­do siem­pre es her­mo­so€.

De­re­cha: N.M. Lo­ve Story, 2016; ex­tre­ma dcha.: Nar­cis­sus, 2015; aba­jo, dcha.; al­gu­nas obras de la se­rie Naughty Little Pain­tings, 2016; aba­jo: re­tra­to de la ar­tis­ta; en pá­gi­na opues­ta: Nar­cis­sus, 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.