SA­LUD Sal­var tu men­te,

La en­fer­me­dad de Alz­hei­mer es uno de los re­tos de la me­di­ci­na mo­der­na que es­tá afec­tan­do es­pe­cial­men­te a las mu­je­res. Per­so­na­li­da­des co­mo la pres­ti­gio­sa MA­RIA SHRIVER de­di­can su es­fuer­zo a di­ri­gir la aten­ción ha­cia la bús­que­da de tra­ta­mien­tos efec­ti­vos y,

VOGUE Latinoamerica - - Belleza - JOSÉ FORTEZA

LA EN­FER­ME­DAD DE ALZ­HEI­MER NO TIE­NE CU­RA EN ES­TE MO­MEN­TO, PE­RO LA ES­PE­RAN­ZA DE AC­TI­VIS­TAS CO­MO MA­RIA SHRIVER ES QUE SE DES­CU­BRA UN TRA­TA­MIEN­TO EFEC­TI­VO. EN­TRE TAN­TO, HAY QUE CREAR CONS­CIEN­CIA PARA QUE SE ASIMILEN ME­DI­DAS DE PRE­VEN­CIÓN, CO­MO UN ESTILO DE VI­DA SANO PARA LA MEN­TE Y EL CUER­PO, ADEMÁS DEL AC­CE­SO A LA IN­FOR­MA­CIÓN SO­BRE ES­TE MAL.

Uno de los re­tos de sa­lud que en­fren­ta la hu­ma­ni­dad es la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer, un he­cho que a la pe­rio­dis­ta e in­flu­yen­te fi­gu­ra pú­bli­ca, Ma­ria Shriver, le ha to­ca­do de cer­ca. “Des­de 2003, cuan­do mi pa­dre fue diag­nos­ti­ca­do con la en­fer­me­dad, me de­di­qué a abo­gar por su es­tu­dio. Él tu­vo una men­te bri­llan­te, así que ver de­cli­nar su ca­pa­ci­dad cog­ni­ti­va fue muy di­fí­cil”, di­ce Shriver. “He de­di­ca­do los úl­ti­mos 15 años al ac­ti­vis­mo, co­mo pe­rio­dis­ta, usan­do mi voz para que la gen­te pres­te aten­ción a la EA e im­pul­sar a in­ves­ti­ga­do­res, cien­tí­fi­cos, po­lí­ti­cos, in­fluen­cers y lí­de­res a que con­vier­tan es­to en una prio­ri­dad”, aña­de.

La Dra. Ro­ber­ta Brin­ton es par­te de un equi­po de es­pe­cia­lis­tas que nu­clea Ma­ria, y al­guien que de­di­ca es­fuer­zo y tiempo al es­tu­dio de es­te mal. “Su ma­ni­fes­ta­ción evi­den­te es la pér­di­da de me­mo­ria, pe­ro se tra­ta de la me­mo­ria re­cien­te. La ra­zón es que el ce­re­bro no co­di­fi­ca la nue­va in­for­ma­ción que re­ci­be. Por ejem­plo, las per­so­nas que su­fren de la EA sue­len te­ner re­cuer­dos muy ví­vi­dos de co­sas que su­ce­die­ron mucho tiempo atrás. Sin em­bar­go, no re­cuer­dan los even­tos más re­cien­tes, y es por­que el área es­pe­cí­fi­ca del ce­re­bro que los re­gis­tra no es­tá fun­cio­nan­do”, afir­ma.

En 2010, Shriver se aso­ció con la Alz­hei­mer’s As­so­cia­tion para pro­du­cir El re­por­te Shriver: Las mu­je­res y el Alz­hei­mer. La in­ves­ti­ga­ción pu­so de re­lie­ve que dos ter­cios de las men­tes afec­ta­das por ese pro­ce­so eran fé­mi­nas. Tam­bién, se des­ta­có que la ma­yo­ría de quie­nes cui­dan a las víc­ti­mas del mal son tam­bién mu­je­res. “Eso me lle­vó a la crea­ción del Wo­men’s Alz­hei­mer’s

Mo­ve­ment. Co­mo or­ga­ni­za­ción, cree­mos que si res­pon­de­mos al por­qué el Alz­hei­mer tie­ne un im­pac­to des­pro­por­cio­na­do en la mu­jer, po­dre­mos sa­car a la luz otros mis­te­rios de esta en­fer­me­dad y acer­car­nos a un tra­ta­mien­to y una cu­ra”, men­cio­na.

Para abor­dar las cau­sas y la in­fluen­cia del fac­tor ge­né­ti­co, Ma­ria nos di­ri­ge al Dr. Isaac Ri­chard­son. “Los ge­nes no di­ri­gen nues­tro des­tino y en mu­chos ca­sos es po­si­ble ga­nar­les la ba­ta­lla. Hay mu­chos ti­pos de ge­nes que in­ci­den en la EA, y so­lo en me­nos del 5% de los ca­sos de los afec­ta­dos tie­ne que ver con la he­ren­cia ge­né­ti­ca. El ti­po más co­mún es el gen APOE4, que pue­de in­cre­men­tar el ries­go de su­frir de Alz­hei­mer. Pe­ro la bue­na no­ti­cia es que hay cam­bios en el estilo de vi­da que pue­den ac­tuar a nues­tro fa­vor: la die­ta me­di­te­rrá­nea, ejer­ci­cios, ac­ti­vi­da­des cog­ni­ti­vas y man­te­ner ni­ve­les ade­cua­dos de co­les­te­rol y pre­sión ar­te­rial”, ase­gu­ra el es­pe­cia­lis­ta.

In­da­ga­mos con Ma­ria so­bre qué dicen las es­ta­dís­ti­cas so­bre la in­ci­den­cia de la EA en las mu­je­res la­ti­nas. “La co­mu­ni­dad la­ti­noa­me­ri­ca­na es­tá en un ries­go cre­cien­te. Los his­pa­nos en Es­ta­dos Uni­dos tie­nen un 1.5 ma­yor de pro­ba­bi­li­da­des de su­frir la en­fer­me­dad que las per­so­nas ma­yo­res blan­cas an­glo­sa­jo­nas. Por eso es tan im­pe­ra­ti­vo que se nos unan to­das las vo­ces para que la aten­ción de to­dos se di­ri­ja a es­te te­ma”. De cual­quier ma­ne­ra, es un he­cho que la EA afec­ta es­pe­cial­men­te a la mu­jer. Los in­ves­ti­ga­do­res es­tán di­ri­gién­do­se a di­ver­sos fren­tes, des­de los cro­mo­so­mas, los des­ba­lan­ces hor­mo­na­les y el es­trés, has­ta có­mo las mu­je­res pro­ce­san esos fac­to­res de ma­ne­ra di­fe­ren­te a los hom­bres.

Un men­sa­je fi­nal... “Ne­ce­si­ta­mos lle­gar al pun­to en el que to­das las mu­je­res se­pan que se en­cuen­tra en un ries­go cre­cien­te de pa­de­cer EA. Ne­ce­si­ta­mos que ca­da per­so­na se edu­que so­bre có­mo man­te­ner la sa­lud de cuer­po y men­te a medida que en­ve­je­ce; y que ca­da ins­ti­tu­ción se com­pro­me­ta a ins­tau­rar pro­gra­mas de in­ves­ti­ga­ción so­bre el Alz­hei­mer y la mu­jer”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.