Cuen­tos de si­re­na,

VOGUE Latinoamerica - - Contents -

He­le­na Ch­ris­ten­sen nos abre las puer­tas de su ca­sa en las co­li­nas de Cats­kills, al nor­te del es­ta­do de Nue­va York, un re­fu­gio de paz, co­ne­xión con la na­tu­ra­le­za y el buen gus­to.

He­le­na Ch­ris­ten­sen fo­to­gra­fía su retiro de fin de SE­MA­NA, que ha crea­do en lo al­to de las mon­ta­ñas Cats­kills al nor­te del es­ta­do de Nue­va York. Ha­blar con ella, tam­bién in­vo­lu­cra char­las NÁU­TI­CAS de pi­ra­tas y aque­llas crea­tu­ras mi­to­ló­gi­cas per­te­ne­cien­tes al reino de Po­sei­dón

Ha­ce va­rios años, He­le­na Ch­ris­ten­sen es­ta­ba re­ci­bien­do mue­bles que com­pró en una tien­da de an­ti­güe­da­des cer­ca de su ca­sa en Cats­kills en el nor­te de Nue­va York, cuan­do se dio cuen­ta que ha­bía al­go más en la par­te tra­se­ra de la ca­mio­ne­ta. ¿Qué era eso… Una si­re­na? In­sis­tió en que los re­par­ti­do­res des­car­ga­ran la es­ta­tua, una im­po­nen­te pie­za no­rue­ga de los años 40 ta­lla­da en un tron­co de ár­bol, des­ti­na­do a otro clien­te. “La mi­ré y di­je: OK, eso no va a nin­gu­na par­te, ten­go que te­ner­la. Dí­ga­le al otro clien­te que ha si­do ro­ba­da en el trán­si­to”, se ríe.

La si­re­na aho­ra es­tá en un rin­cón aco­ge­dor de la sa­la lle­na de an­ti­güe­da­des en es­ta gua­ri­da, un tra­yec­to de dos ho­ras del apar­ta­men­to de Ch­ris­ten­sen en el West Vi­lla­ge en Man­hat­tan. “Es­toy ob­se­sio­na­da con las si­re­nas: de­fi­ni­ti­va­men­te ele­gi­ría ser una si­re­na si me die­ran la op­ción”, di­ce la top ori­gi­nal de 48 años, me­dio bro­mean­do. “Fe­liz­men­te re­nun­cia­ría a mi exis­ten­cia hu­ma­na”. Ella ten­dría que es­tar lo­ca si re­nun­cia­ra a es­te lu­gar: una ca­sa de ta­bli­lla pin­ta­da de ver­de hier­ba, con un gra­ne­ro en un azul tem­pes­tuo­so, don­de, gra­cias al río cer­cano, el úni­co so­ni­do es del agua co­rrien­do y las vis­tas son to­dos los exu­be­ran­tes abe­tos ver­des, ar­ces es­car­la­ta ja­po­ne­ses y una tran­qui­la pis­ci­na que cons­tru­yó pa­ra que pa­re­cie­ra un es­tan­que na­tu­ral.

Ch­ris­ten­sen to­da­vía mo­de­la, por su­pues­to, y es una de­di­ca­da fo­tó­gra­fa que tam­bién co­fun­dó la com­pa­ñía de fra­gan­cia Stran­ge­lo­ve NYC. Nun­ca idea­li­zó com­prar una ca­sa en las mon­ta­ñas. Fue el fo­tó­gra­fo Fa­bri­zio Fe­rri, un viejo ami­go, quien la for­zó, pa­gan­do un an­ti­ci­po en 2007, cuan­do Ch­ris­ten­sen aún no ha­bía vis­to la pro­pie­dad y mu­cho me­nos ex­pre­sa­do in­te­rés en ad­qui­rir una ca­sa en Cats­kills. (Tam­bién tie­ne una ca­sa en la cos­ta de su na­ti­va Di­na­mar­ca.) “Pen­sé que es­ta­ba lo­co. Pe­ro ma­ne­jé has­ta allá pa­ra echar un vis­ta­zo”, re­cuer­da. “La ca­sa ne­ce­si­ta­ba mu­cho tra­ba­jo, se po­día ver el cie­lo a tra­vés del te­cho y el di­se­ño en­te­ro era iló­gi­co, pe­ro, sin du­da, te­nía po­ten­cial”.

Des­pués de com­prar­la, tra­ba­jó la re­no­va­ción con un equi­po de cons­truc­to­res lo­ca­les y car­pin­te­ros a quie­nes lla­ma­ba su “equi­po pi­ra­ta” —“ya que pa­re­cía que ve­nían de un barco pi­ra­ta”—. La co­mu­ni­ca­ción fue un po­co di­fí­cil: nin­guno de los pi­ra­tas te­nía e-mail, y Ch­ris­ten­sen, con­ven­ci­da con su vi­sión de la ca­sa, no que­ría con­tra­tar a un ar­qui­tec­to, en­ton­ces plas­mó sus ideas en

La le­gen­da­ria ca­sa de mo­da Fen­di, pre­sen­tó en el marco del Sa­lo­ne Del Mo­bi­le 2018 en Mi­lán su nue­va lí­nea de ca­sa di­se­ña­da por Thierry Le­mai­re, el AR­QUI­TEC­TO y di­se­ña­dor fran­cés que lo­gró en es­te pro­yec­to una fu­sión sin­gu­lar en­tre el es­ti­lo ita­liano y las ar­tes de­co­ra­ti­vas ga­las

Ita­lia es una re­fe­ren­cia mundial del di­se­ño in­dus­trial, no en vano nu­me­ro­sas de sus ca­sas de mo­da han in­cur­sio­na­do en el mer­ca­do con el lan­za­mien­to de sus pro­pias lí­neas de mue­bles. En el ca­so de Fen­di Ca­sa, el ca­tá­lo­go es ex­ten­so y, des­de lue­go, es­pe­cial. La esen­cia y vir­tud de la mar­ca se en­cuen­tran re­fle­ja­das en es­te uni­ver­so de mue­bles y ob­je­tos de co­lec­ción de­le­ga­dos a las men­tes más bri­llan­tes del ne­go­cio, co­mo la de Thierry Le­mai­re, el ar­qui­tec­to fran­cés que abrió su pro­pia fir­ma en 1986, y tan so­lo cua­tro años des­pués, ya go­za­ba con una repu­tación en ciu­da­des co­mo Gi­ne­bra, Gs­taad, Por­tu­gal, Aus­tria y Lí­bano. En la ac­tua­li­dad, Le­mai­re tra­ba­ja pa­ra mar­cas co­mo Fen­di Ca­sa, Holly Hunt en Es­ta­dos Uni­dos, y pa­ra mi­no­ris­tas co­mo Yves Gas­tou, pa­ra quien di­se­ñó los stands y una se­rie de mue­bles du­ran­te las úl­ti­mas tres Bien­na­le des An­ti­quai­res en París. En es­te sen­ti­do, la cáp­su­la que pre­sen­tó en el Sa­lo­ne In­ter­na­zio­na­le del Mo­bi­le 2018 con

De arri­ba ha­cia aba­jo: Ch­ris­ten­sen en una ale­gre es­qui­na de la sa­la, ro­dea­da de co­ji­nes de su tien­da lo­cal fa­vo­ri­ta, Little Hou­se en Woods­tock; la mo­de­lo pe­rua­na-da­ne­sa pin­tó la ca­sa en co­lor ver­de pas­to, ori­gi­nal­men­te te­nía un co­lor ama­ri­llo mos­ta­za que se des­ca­ra­pe­la­ba.

Iz­quier­da, de iz­quier­da a de­re­cha: la pin­tu­ra en el cuar­to de te­le­vi­sión es Tan­ner’s Brown de Fa­rrow & Ball; un car­pin­te­ro lo­cal re­cons­tru­yó to­tal­men­te las es­ca­le­ras; aba­jo: en al­gu­nas de las ha­bi­ta­cio­nes, las cor­ti­nas aún son un tra­ba­jo en pro­ce­so. “To­das las no­ches aprie­to las ta­chue­las y pien­so, han si­do ca­si 10 años, de­be­rías de arre­glar es­to”; arri­ba: el co­me­dor lleno de luz don­de He­le­na sir­ve co­mi­da ca­se­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.