En mo­vi­mien­to,

Ha­ce un año, fue el di­se­ña­dor de cal­za­do fa­vo­ri­to del mun­do de la mo­da. Aho­ra, co­mo el nue­vo di­rec­tor crea­ti­vo de la lí­nea de ro­pa pa­ra ellas de Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo, Paul An­drew le da un ai­re fres­co de ve­rano a una ‘rma que es pa­tri­mo­nio ita­liano

VOGUE Latinoamerica - - Contents -

Paul An­drew ocu­pa des­de ha­ce un año la di­rec­ción crea­ti­va de Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo, y en es­ta en­tre­vis­ta nos ha­bla de los re­tos que en­fren­ta por man­te­ner el le­ga­do de una fir­ma in­sig­ne en el mun­do de la mo­da.

Es la se­ma­na an­tes de su pri­mer show co­mo di­rec­tor crea­ti­vo de las co­lec­cio­nes fe­me­ni­nas de Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo, Paul An­drew se sien­ta tran­qui­la­men­te en la sa­la bri­llan­te­men­te ilu­mi­na­da de la se­de de la com­pa­ñía oren­ti­na en Mi­lán, su­per­vi­san­do el cas­ting. Cuan­do en­cuen­tra una mo­de­lo que le gus­ta, le pi­de a su es­ti­lis­ta, Jo­die Bar­nes, que “le arro­je un pon­cho” pa­ra ver có­mo se mue­ve. Las po­cas ele­gi­das pi­san en ellos, mien­tras sus do­bla­di­llos se agi­tan en sin­to­nía con la me­lo­día de Fo­re­ver Your Girl de Paula Ab­dul, el te­ma mu­si­cal que for­ma par­te de una lis­ta de re­pro­duc­ción en la que An­drew reúne los éxi­tos más in­creí­bles de los 80. Con me­ji­llas de man­za­na y un look ju­ve­nil que le da la apa­rien­cia de al­guien una dé­ca­da más jo­ven; An­drew, de 39 años, to­ma su en­sa­la­da de sal­món mien­tras in­ter­cam­bia ideas con Bar­nes so­bre la mu­jer ideal de la co­lec­ción. “Es al­guien que ha es­ta­do to­da la no­che de ‘es­ta”, di­ce Bar­nes, “y aho­ra tie­ne que le­van­tar­se y ali­men­tar a los cer­dos. Pe­ro, ya sa­bes, muy pro­pia”, ex­pli­ca.

El show que An­drew es­tá or­ques­tan­do tan fría­men­te no so­lo mar­ca­rá su pri­me­ra in­cur­sión en la in­du­men­ta­ria des­de sus días en la es­cue­la de mo­da en el Berks­hi­re Co­lle­ge of Art and De­sign, fue­ra de Londres; tam­bién se­rá la pri­me­ra pre­sen­ta­ción com­bi­na­da de hom­bres y mu­je­res de Fe­rra­ga­mo. An­drew se unió a la com­pa­ñía en 2016 co­mo je­fe de cal­za­do de mu­jer, co­mo par­te de un trío de di­se­ña­do­res que in­clu­yó a Ful­vio Ri­go­ni, en­car­ga­do de la lí­nea de ro­pa fe­me­ni­na, y Gui­llau­me

Mei­lland, que di­ri­gió la mo­da y los ac­ce­so­rios mas­cu­li­nos de Fe­rra­ga­mo. Los za­pa­tos co­lo­ri­dos y sexys de An­drew fue­ron un éxi­to in­me­dia­to, al igual que la lí­nea de ro­pa pa­ra hom­bres de Mei­lland, con su ele­gan­te sas­tre­ría, pren­das de pun­to de plu­ma y sun­tuo­sos ar­tícu­los de cue­ro que mi­na­ron el lu­jo­so pa­tri­mo­nio de di­se­ño de la fir­ma. Las pre­sen­ta­cio­nes de Ri­go­ni, sin em­bar­go, no se co­nec­ta­ron con los con­su­mi­do­res, y des­pués de tres temporadas, se le pi­dió a An­drew que tra­ba­ja­ra es­tre­cha­men­te con Mei­lland pa­ra crear una vi­sión sin­gu­lar pa­ra la mar­ca. “Es­ta­ba un po­co apren­si­vo so­bre có­mo iba a fun­cio­nar”, ad­mi­tió An­drew ese mis­mo día du­ran­te el desa­yuno en el Bul­ga­ri Ho­tel de Mi­lán, su ba­se cuan­do no es­tá en Flo­ren­cia o Nue­va York, don­de se mu­dó de su In­gla­te­rra na­tal ha­ce ca­si 20 años. “Pe­ro Gui­llau­me ha si­do in­creí­ble. He es­ta­do mi­ran­do al­gu­nas de las si­lue­tas que creó, tan­to pa­ra el ou­ter­wear co­mo pa­ra al­gu­nos de los pan­ta­lo­nes. He­mos he­cho ca­si to­das las adap­ta­cio­nes jun­tos”. De he­cho, des­de la pro­mo­ción de An­drew, los dos di­se­ña­do­res se reunie­ron una vez ca­da tres se­ma­nas pa­ra in­ter­cam­biar ideas y com­par­tir ins­pi­ra­cio­nes. Tam­bién tra­ba­ja­rán jun­tos pa­ra crear cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias. En el cas­ting de la tar­de, Mei­lland es­tá allí pa­ra se­lec­cio­nar a los mo­de­los mas­cu­li­nos. “In­clu­so an­tes de pen­sar en las pren­das”, ex­pli­ca, “te­nía­mos los co­lo­res en pe­da­zos y te­las”. Tan­to las co­lec­cio­nes mas­cu­li­nas co­mo fe­me­ni­nas es­tán col­ga­das en los es­tan­tes que re­cu­bren la lar­ga ha­bi­ta­ción. La obra de An­drew es­tá ins­pi­ra­da en le­yen­das de Holly­wood co­mo Mar­le­ne Die­trich y Kat­ha­ri­ne Hep­burn, que usa­ban los za­pa­tos de Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo en su apo­geo, y en dos temporadas de la se­rie The Crown. Apar­te de los pon­chos swishy, hay tra­jes ins­pi­ra­dos en el ar­ma­rio mas­cu­lino, bo­ti­nes de piel de aves­truz, her­mo­sas blu­sas de ga­sa de se­da, y ca­mi­so­nes mo­des­tos y me­dia­nos; to­do en una pa­le­ta de co­bal­to, ver­de pe­ri­co, ocre y un tono de lá­piz la­bial ro­jo que An­drew sa­có de las pin­tu­ras de Bron­zino pre­sen­tes en la Ga­le­ría Uf­fi­zi. La ro­pa de hom­bre de Mei­lland es­tá li­te­ral­men­te cor­ta­da de la mis­ma te­la (uti­li­zó las mis­mas ca­mi­sas, cue­ros y es­tam­pa­dos de se­da que An­drew). Sus lar­gos abri­gos com­ple­men­tan la flui­dez y la prac­ti­ci­dad de la ro­pa de su co­le­ga; mien­tras el uso de só­li­dos de Mei­lland con­cuer­dan con el blo­queo del co­lor de Paul.

Días más tar­de, al fi­nal de su es­pec­tácu­lo en la Bor­sa Ita­lia­na, los dos di­se­ña­do­res pre­sen­ta­ron un fren­te uni­do: cuan­do sa­len a to­mar su ar­co, sus co­dos es­tán vin­cu­la­dos y su tro­te de vic­to­ria se con­vier­te en sal­to. La alen­ta­do­ra reac­ción de la pren­sa al día si­guien­te le da­ría mo­ti­vos a los eje­cu­ti­vos de Fe­rra­ga­mo pa­ra ha­cer lo mis­mo. El nom­bra­mien­to de An­drew el año pa­sa­do fue una sor­pre­sa por­que era co­no­ci­do prin­ci­pal­men­te por su com­pa­ñía de za­pa­tos ho­mó­ni­ma, que lan­zó en 2013 y que con­ti­núa su­per­vi­san­do. Al igual que su ro­pa, los za­pa­tos que di­se­ña pa­ra Fe­rra­ga­mo y su pro­pia eti­que­ta son lim­pios, lla­ma­ti­vos y usa­bles. Siem­pre le han en­can­ta­do las for­mas fuer­tes y el co­lor au­daz, in­clui­das las pie­les y es­tam­pa­dos exó­ti­cos bri­llan­tes co­mo el ar­coí­ris. “Ten­go to­dos mis vie­jos cua­der­nos de bo­ce­tos”, di­ce re­cor­dan­do su épo­ca de es­tu­dian­te. “Mi mano ha cam­bia­do, pe­ro lo que me atraía en aquel mo­men­to to­da­vía re­sue­na en mí: nun­ca me in­cli­né por una lí­nea de di­se­ño com­pli­ca­da”. Sin em­bar­go, se achi­ca un po­co cuan­do pien­sa en la co­lec­ción que hi­zo pa­ra su gra­dua­ción. “No te­nía idea de que lo es­ta­ba ha­cien­do, pe­ro me ins­pi­ré en Paul Poi­ret, to­do en ter­cio­pe­lo do­ra­do”. La ver­dad es que no pu­do ha­ber si­do tan ma­lo. La vi­ce­pre­si­den­ta crea­ti­va y de es­ti­lo de Far­fetch, Yas­min Se­well, com­pró en su mo­men­to to­da la co­lec­ción pa­ra su tien­da, Yas­min Cho, un hub pa­ra las jó­ve­nes gua­pas de Londres. Aun­que An­drew dis­fru­tó di­se­ñar la ro­pa, re­co­no­ce que las mi­les de ho­ras que pa­só tra­ba­jan­do en las san­da­lias co­lor oro de la co­lec­ción, le re­ve­la­ron su gus­to por ha­cer za­pa­tos. Su pri­mer pa­so en esa di­rec­ción, con la ayu­da de Se­well, fue una pa­san­tía en Ale­xan­der Mcqueen, tra­ba­jan­do en el di­se­ño de cal­za­do. “Esa fue la tem­po­ra­da que Mcqueen des­fi­ló en Nue­va York, y es­tar allí me dio un ver­da­de­ro gus­to por la ciu­dad”, re­cuer­da An­drew. El pro­ble­ma era que su pa­dre, un an­ti­guo ta­pi­ce­ro de la rei­na en el cas­ti­llo de Wind­sor, no que­ría de­jar flo­tan­do la ca­rre­ra de su hi­jo y lo in­vi­tó a tra­ba­jar con él. “Al prin­ci­pio pen­sa­ba que era el lu­gar más abu­rri­do de la his­to­ria, pe­ro al fi­nal desa­rro­llé una apre­cia­ción por las te­las y los ador­nos más her­mo­sos”. Po­co tiem­po des­pués, ate­rri­zó en las ofi­ci­nas de Nar­ci­so Rodríguez pa­ra echar a an­dar el ne­go­cio de za­pa­tos de la com­pa­ñía, y pro­du­jo sti­let­tos fi­nos co­mo una agu­ja, que no con­ven­cie­ron lo su­fi­cien­te. “Eran de­ma­sia­do ba­jos esos ta­co­nes”, re­cuer­da An­drew, pe­ro es­tá sien­do du­ro con­si­go mis­mo. Lue­go vi­nie­ron los za­pa­tos pa­ra Cal­vin Klein, y los za­pa­tos y bol­sos pa­ra Don­na Ka­ran, don­de An­drew tra­ba­jó du­ran­te 13 años, sus úl­ti­mos tres co­mo consultor pa­ra po­der es­ta­ble­cer su pro­pia em­pre­sa. “Don­na me en­se­ñó mu­cho so­bre la im­por­tan­cia de un buen fit”, afir­ma. Po­co des­pués de co­men­zar su ne­go­cio, An­drew en­car­gó un es­tu­dio con 500 mu­je­res de to­do el mun­do, “pa­ra es­ta­ble­cer el fit per­fec­to pa­ra es­te mo­men­to”, agre­ga. “La gen­te usa tan­tos te­nis aho­ra que la ar­qui­tec­tu­ra del pie real­men­te ha cam­bia­do. Los za­pa­te­ros ita­lia­nos a me­nu­do usan hor­mas de 30 años, pe­ro hoy los pies se han ex­ten­di­do”. An­drew di­se­ñó una al­moha­di­lla he­cha de es­pu­ma que aho­ra lle­va en to­dos sus za­pa­tos, tan­to los que di­se­ña pa­ra Fe­rra­ga­mo co­mo los ha­ce pa­ra su mar­ca. El ajus­te per­fec­to tie­ne que ser una prio­ri­dad pa­ra cual­quie­ra que tra­ba­je pa­ra Fe­rra­ga­mo, cu­ya fe­roz repu­tación de ca­li­dad, in­de­pen­dien­te­men­te del di­se­ño, se ba­sa en po­los ge­me­los de

co­mo­di­dad y du­ra­bi­li­dad. Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo no so­lo fue el di­se­ña­dor más vi­sio­na­rio de los za­pa­tos de mu­jer en el si­glo XX, tam­bién inventó la cu­ña de cor­cho, im­pul­só los ta­co­nes de agu­ja a nue­vas al­tu­ras in­vi­si­bles y com­bi­nó co­lo­res y ma­te­ria­les con un in­ge­nio con­su­ma­do. Tam­bién fue un in­no­va­dor téc­ni­co asom­bro­so. Des­de los pri­me­ros días de su com­pa­ñía, fun­da­da en Holly­wood en 1923 y re­ubi­ca­da en Flo­ren­cia en 1927, Fe­rra­ga­mo co­men­zó a desa­rro­llar lo que equi­val­dría a más de 350 pa­ten­tes. “Sal­va­to­re de­sa†ó fron­te­ras co­mo na­die en ese mo­men­to”, di­ce An­drew. “Pen­san­do out of the box ¦y no me es­toy com­pa­ran­do con Sal­va­to­re, ¡eso es se­gu­ro!¦ me gus­ta la idea de de­rrum­bar ba­rre­ras”, a†rma Paul.

Pa­ra ha­cer­lo, co­men­zó en los ex­ten­sos ar­chi­vos de Fe­rra­ga­mo, que al­ber­gan a más de 15,000 mo­de­los en la se­de de la em­pre­sa fa­mi­liar en el pa­la­cio me­die­val Spi­ni Fe­ro­ni, en el cen­tro de Flo­ren­cia. Allí des­cu­brió un ta­lón en for­ma de bom­ba co­mo una §or. “Me pre­gun­té: ¿có­mo Sal­va­to­re lo ha­ría tan mo­derno?”, co­men­ta An­drew. “¿Por qué no lo en­vío a una fá­bri­ca de au­to­mó­vi­les y los re­cu­bro con la mis­ma téc­ni­ca que uti­li­zan pa­ra un au­to­mó­vil de­por­ti­vo ita­liano? Lo que ob­tu­vi­mos fue un za­pa­to su­per­li­ge­ro y du­ra­de­ro, con el aca­ba­do do­ra­do me­tá­li­co más in­creí­ble”. Des­de en­ton­ces se ha con­ver­ti­do en uno de los me­jo­res ven­di­dos de la com­pa­ñía, y con suer­te es­ta se­rá una hue­lla co­mo el fa­mo­so es­ti­lo de he­bi­lla Gan­ci­ni de la ca­sa. Por su­pues­to, no pue­de ser fá­cil to­mar las rien­das del di­se­ño en una † rma car­ga­da con una cul­tu­ra fa­mi­liar tan pro­fun­da y una he­ren­cia in­ti­mi­dan­te. “Cuan­do Sal­va­to­re mu­rió, en 1960, mi abue­la te­nía 38 años”, di­ce Ja­mes Fe­rra­ga­mo, de 46 años, quien su­per­vi­sa los pro­duc­tos de cue­ro de Fe­rra­ga­mo. “Se pre­gun­tó si de­be­ría ven­der el ne­go­cio, ya que te­nía seis hi­jos. Mi tía Fiam­ma, que te­nía 19 años, o mi tío Massimo, que aca­ba­ba de cum­plir tres”, re­cuer­da Ja­mes. Fiam­ma y su her­ma­na me­nor, Gio­van­na, de 17 años en el mo­men­to de la muer­te de Sal­va­to­re, ya tra­ba­ja­ban en la em­pre­sa: Fiam­ma en za­pa­tos y Gio­van­na crean­do la pri­me­ra lí­nea ready-to-wear de la em­pre­sa (la otra her­ma­na, Ful­via, even­tual­men­te di­se­ña­ría ac­ce­so­rios). “Mi abue­la ne­ce­si­ta­ba en­con­trar la ma­ne­ra de in­vo­lu­crar a sus seis hi­jos en el ne­go­cio, pa­ra que to­dos se sin­tie­ran par­te de él y no ter­mi­na­ran pe­lean­do”, con†esa Ja­mes. Cuan­do los tres hi­jos de Fe­rra­ga­mo al­can­za­ron la ma­yo­ría de edad, su ma­dre les asig­nó a ca­da uno de­be­res ad­mi­nis­tra­ti­vos en di­fe­ren­tes mer­ca­dos al­re­de­dor del mun­do. Gio­van­na te­nía 15 años cuan­do Sal­va­to­re I le en­car­gó que crea­ra ro­pa pa­ra com­ple­men­tar sus za­pa­tos, es­ta­ble­cien­do un di­se­ño ele­gan­te y ac­ce­si­ble que An­drew ha he­cho bien en se­guir. Es­ta co­no­cía la mer­can­cía de su pa­dre ín­ti­ma­men­te, des­pués de ha­ber vi­si­ta­do su ta­ller en el pa­laz­zo des­de que te­nía 10 años. Años des­pués, Sal­va­to­re la en­vió a la es­cue­la de mo­da por las tar­des. “Em­pe­cé a jun­tar al­gu­nas mues­tras de una ma­ne­ra muy fá­cil”, di­ce ella. “Ca­da vez que te­nía al­gu­nas ideas, te­nía a una mo­dis­ta. Tra­ba­ja­ba en una pe­que­ña o†ci­na en el pa­laz­zo jus­to al la­do de la de mi pa­dre, y él apa­re­cía de vez en cuan­do”. Gio­van­na lo ayu­dó a or­ga­ni­zar el pri­mer des†le de la com­pa­ñía, en el ho­tel Pla­za, en 1958. “Era ro­pa deportiva, ins­pi­ra­da en el ve­rano, con co­lo­res patch­work”. Even­tual­men­te, Fe­rra­ga­mo abrió una tien­da in­de­pen­dien­te en Be­verly Hills, en la que los di­se­ños de Gio­van­na des­pe­ga­ron con ac­tri­ces y otras mu­je­res de Los Án­ge­les a las que les gus­ta­ba su fá­cil di­rec­ción. En los úl­ti­mos años de la mar­ca, Gio­van­na se ha apar­ta­do un po­co, “aun­que nun­ca de­jo a nin­guno de nues­tros di­se­ña­do­res so­lo”, ad­vier­te con una ri­sa ron­ca. “Lo que ven­de­mos siem­pre es­tá ba­jo el nom­bre de Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo, ¡y tie­nen que res­pe­tar eso!”.

El de­but de An­drew cier­ta­men­te re­co­no­ció el le­ga­do de ro­pa deportiva de la mar­ca, lu­jo­sa pe­ro no pe­sa­da, so†sti­ca­da pe­ro no en­ga­ño­sa. “No me in­tere­sa­ba crear un lien­zo abu­rri­do pa­ra ex­hi­bir los za­pa­tos”, ex­pre­sa An­drew so­bre su acer­ca­mien­to, aun­que se ase­gu­ró de cor­tar los pan­ta­lo­nes en el to­bi­llo pa­ra no ocul­tar su cal­za­do. “Se tra­ta­ba más bien de pre­sen­tar a Fe­rra­ga­mo a una nue­va ge­ne­ra­ción, to­man­do los có­di­gos que Sal­va­to­re ha­bía crea­do y ha­cién­do­los ge­nia­les. Es­ta­mos en un mo­men­to de em­po­de­ra­mien­to pa­ra las mu­je­res. Me gus­ta que ha­ya una for­ta­le­za pa­ra lo que he­mos he­cho”, con­clu­yó. ALE­XAN­DRA MARS­HALL

“SAL­VA­TO­RE FE­RRA­GA­MO DESAFIÓ FRON­TE­RAS CO­MO NA­DIE EN SU TIEM­PO”, DI­CE AN­DREW. “NO ME ES­TOY COM­PA­RAN­DO CON ÉL, PE­RO ME GUS­TA LA IDEA DE DE­RRUM­BAR BA­RRE­RAS”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.