To­do por LOS NI­ÑOS

VOGUE Latinoamerica - - Estilo Vogue - JO­SÉ FOR­TE­ZA

No se tra­ta de una nue­va ten­den­cia. Es­to va de la no­ble ini­cia­ti­va de una mar­ca y una or­ga­ni­za­ción fi­lan­tró­pi­ca pa­ra res­tau­rar sue­ños y crear el fu­tu­ro. Es­tu­vi­mos con Sty­le Sa­ves y Mian­sai en su UNI­VER­SO y allí nos en­se­ña­ron que la va­ni­dad de la mo­da va­le la pe­na, si tie­ne co­mo sal­do fi­nal la son­ri­sa de un NI­ÑO

Hay quie­nes di­cen que la mo­da es frí­vo­la y va­na. Hay quie­nes no ven to­das las aris­tas di­ver­sas de la be­lle­za ni en­tien­den el sen- ti­do de ex­pre­sar­se a tra­vés de un ar­te. Esos tam­po­co sa­ben lo que sig­ni­fi­ca que al­guien en la in­dus­tria del lu­jo pon­ga el ges­to y la in­ten­ción en lle­nar de es­pe­ran­za la hon­du­ra in­des­crip­ti­ble de la mi­ra­da de un ni­ño. Eso es lo que ha­cen la or­ga­ni­za­ción Sty­le Sa­ves y la mar­ca Mian­sai. “Ayu­dar a otros ha si­do siem­pre muy im­por­tan­te pa­ra no­so­tros”, di­cen en ex­clu­si­va a Vo­gue Ra­chael Ru­sell, quien li­de­ra la or­ga­ni­za­ción fi­lan­tró­pi­ca, y Mi­chel Sai- ger, el hom­bre de­trás de la fir­ma de jo­ye­ría mas­cu­li­na. “Cree­mos que los re­cur­sos dis­po­ni­bles pa­ra la in­dus­tria de la mo­da, jun­to con la ex­ten­sa au­dien­cia que tie­ne a su al­can­ce, sig­ni­fi­ca un po- ten­cial de in­fluen­cia que de­be po­ner­se al ser­vi­cio de un pro­pó­si- to no­ble y ma­yor. Los dos he­mos uni­do nues­tros re­cur­sos pa­ra po­ner­los al ser­vi­cio de al­go que mar­que una di­fe­ren­cia”.

Ra­chael y Mi­chael son una pa­re­ja. Aún en su lu­na de miel or­ga­ni­za­ron un via­je a Me­de­llín pa­ra lle­var apo­yo y re­cur­sos a los ni­ños de dos or­fa­na­tos. Allí es­tu­vi­mos con ellos. Na­da pue- de des­cri­bir la ma­ne­ra en que re­ci­ben a es­tos dos jó­ve­nes, sus co­la­bo­ra­do­res y vo­lun­ta­rios ca­da uno de los pe­que­ños. To­dos con­fec­cio­nan co­lla­res y pul­se­ras, jue­gan al fút­bol, com­par­ten me­rien­das, re­par­ten re­ga­los y cons­tru­yen an­he­los. “En Me­de­llín tra­ba­ja­mos con un or­fa­na­to pri­va­do que cui­da de 40 ni­ños”, di­ce Ra­chael. “Les he­mos vis­to cre­cer a tra­vés de los años. Ade­más, te­ne­mos ini­cia­ti­vas co­mo el Prom Shop, en la que pro­por­cio­na- mos a 500 jó­ve­nes tra­jes y ac­ce­so­rios pa­ra la gra­dua­ción. Es­te mes de ju­lio te­ne­mos tam­bién un des­fi­le de mo­da be­né­fi­co, y el even­to Back to School, que ayu­da a 5000 es­tu­dian­tes”.

En Mian­sai “to­dos co­la­bo­ran a su ma­ne­ra, usan­do sus ta­len­tos y lo que ten­gan a la mano”, agre­ga Mi­chael. “En es­pe­cial cuan­do Sty­le Sa­ves em­pren­de una cam­pa­ña de ayu­da an­te un desas­tre, ayu­da­mos con la lo­gís­ti­ca y la dis­tri­bu­ción de donaciones. Lo he­mos he­cho con paí­ses co­mo Hai­tí, Co­lom­bia y Bra­sil. Tam- bién nues­tros crea­ti­vos ela­bo­ran ma­te­ria­les pa­ra la or­ga­ni­za­ción co­mo fo­to­gra­fía y to­do lo re­la­ti­vo al di­se­ño grá­fi­co, que se tra­du- ce en una po­de­ro­sa he­rra­mien­ta pa­ra lla­mar la aten­ción ha­cia la causa en la re­cau­da­ción de fon­dos y la su­ma de apo­yo. Ver a dos mar­cas en el mun­do de la mo­da mar­char jun­tas en un em­pe­ño así es alen­ta­dor y en Mian­sai dis­fru­ta­mos ser par­te de eso”.

En es­ta ini­cia­ti­va to­do es au­tén­ti­co, trans­pa­ren­te y no­ble. Con ellos en­cuen­tras her­ma­nos que nun­ca an­tes vis­te, ga­nas ami­gos y se sal­va la in­fan­cia. Si el pre­cio de eso es un po­co de la va­ni­dad de la mo­da, ¡bien­ve­ni­da sea!

Mo­men­tos del via­je a Me­de­llín con Sty­le Sa­ves y la mar­ca Mian­sai. El ob­je­to de la vi­si­ta: apo­yar y lle­var donaciones a los ni­ños de los or­fa­na­tos Ca­sa de Ma­ría y el Ni­ño y Ca­sa Ho­gar Na­za­reth. Ini­cia­ti­vas co­mo es­ta, mar­can una gran di­fe­ren­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.