de ASUN­TOS FA­MI­LIA

LOS ÍCO­NOS SE TRANS­MI­TEN DE GE­NE­RA­CIÓN EN GE­NE­RA­CIÓN CO­MO TE­SO­ROS HERÁLDICOS. ES EL CA­SO DEL BOL­SO PEEKABOO, DE FEN­DI, DI­SE­ÑA­DO HA­CE DIEZ AÑOS POR LA DI­REC­TO­RA CREATIVA, DE LA MAR­CA, SIL­VIA VENTURINI FEN­DI, QUIEN CON­VER­SA EN EX­CLU­SI­VA CON VO­GUE LATINOAMÉR

VOGUE Latinoamerica - - Punto De Vista -

De ni­ña, Sil­via Venturini Fen­di no ju­ga­ba a las mu­ñe­cas. Era una ni­ña

pri­vi­le­gia­da, por­que po­día ju­gar con ma­ni­quís o, en tem­po­ra­da de des­fi­les, con mo­de­los de car­ne y hue­so. Cre­ció en el seno de una de las gran­des di­nas­tías de la in­dus­tria, una le­yen­da es­cri­ta con una so­la le­tra F es­tam­pa­da en un do­ble lo­go, di­se­ña­do por Karl La­ger­feld en 1965, que se ha con­ver­ti­do en par­te de la his­to­ria de la mo­da. “Re­cuer­do que, cuan­do era pe­que­ña, siem­pre en­con­tra­ba ex­cu­sas pa­ra vi­si­tar el ta­ller don­de mi ma­dre (An­na Fen­di, una de las cin­co hi­jas del fun­da­dor de la ca­sa) tra­ba­ja­ba con sus her­ma­nas, pa­ra ver qué es­ta­ba pa­san­do. Siem­pre qui­se es­tar don­de es­ta­ba la ac­ción. Esa ha si­do mi me­jor es­cue­la, la me­jor; si­gue sien­do al­go fan­tás­ti­co”, re­cuer­da en el mis­mo ta­ller que di­ri­ge des­de 1992. Pa­ra ella, la de­ci­sión de for­mar par­te del ne­go­cio fa­mi­liar “no fue cons­cien­te, fue una idea que, sim­ple­men­te, me vino de ma­ne­ra na­tu­ral. La fa­mi­lia y Fen­di siem­pre han si­do lo mis­mo pa­ra mí”, ad­mi­te.

Des­de sus ini­cios, en 1925, la piel acom­pa­ña a es­ta ca­sa ita­lia­na fun­da­da por el pa­triar­ca, Edoar­do Fen­di, y su es­po­sa, Ade­le Ca­sa­gran­de, que un año des­pués abrie­ron su pri­me­ra bou­ti­que en la Via del Ple­bis­ci­to de Ro­ma, con un la­bo­ra­to­rio de pie­les en la tras­tien­da. A fi­na­les de los años 40, sus cin­co hi­jas —Fen­di fue una pio­ne­ra del em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino en una in­dus­tria ha­bi­tual­men­te do­mi­na­da por hom­bres—, Pao­la, Fran­ca, Car­la, An­na y Al­da, to­ma­ron el re­le­vo y, en los pri­me­ros años 60, tu­vie­ron una idea que re­sul­tó pro­fé­ti­ca: con­tra­tar los ser­vi­cios de un di­se­ña­dor emer­gen­te con fa­ma de irre­ve­ren­te, no muy co­no­ci­do en la épo­ca. “Karl La­ger­feld co­men­zó a tra­ba­jar con mi ma­dre y sus her­ma­nas y creo que las vio no co­mo a sus je­fas, sino co­mo sus alia­das. Nun­ca re­cha­za­ron nin­gu­na de sus ideas, ni si­quie­ra cuan­do pro­pu­so cor­tar las pie­les más ex­qui­si­tas en pe­que­ños frag­men­tos (una de­ci­sión re­vo­lu­cio­na­ria en la épo­ca, que se ha con­ver­ti­do en uno de los sig­nos más dis­tin­ti­vos de la ca­sa). Así es co­mo co­men­zó a re­vo­lu­cio­nar Fen­di”, ase­gu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.