Crea­ción VIVIENTE

Des­de ha­ce 30 años, la ar­tis­ta Pau­la Ha­yes se eri­ge co­mo pro­tec­to­ra del la­zo en­tre el AR­TE y la tie­rra a tra­vés de sus cé­le­bres te­rra­rios y de su tra­ba­jo co­mo pai­sa­jis­ta. Sus pie­zas son co­di­cia­das tan­to por com­pra­do­res pri­va­dos co­mo por ins­ti­tu­cio­nes de

VOGUE Latinoamerica - - Mundo Vogue -

1987, cuan­do Ha­yes se plan­tó en Nue­va York por pri­me­ra vez pa­ra ha­cer una maes­tría en es­cul­tu­ra, ter­mi­nó tra­ba­jan­do co­mo jar­di­ne­ra. Así mis­mo, una ciu­dad que pa­ra mu­chos re­pre- sen­ta la an­tí­te­sis ab­so­lu­ta de lo cam­pes­tre, en el ca­so de Ha­yes re­afir­mó su co­ne­xión con las plan­tas, vol­vien­do la re­la­ción vi­tal pa­ra am­bas par­tes. Los te­rra­rios de vi­drio so­pla­do de Ha­yes con­tie­nen la tie­rra co­mo si fue­ra un ves­ti­gio de al­go sa­gra­do. Al igual que en ca­da uno de ellos se ob­ser­van di­fe­ren­tes ca­pas de roca, are­na, lo­do y plan­ta, en la vi­da de Ha­yes re­sal­tan va- rios ni­ve­les a los cua­les ella, con la cons­tan­cia de una ac­ti­vis­ta, bus­ca com­pro­me­ter­se con la vi­da.

Al ni­vel más ex­pues­to es­ta­ría su preo­cu­pa­ción por el me­dio am­bien­te. Ha­yes in­te­gra ma­te­ria­les or­gá­ni­cos y sin­té­ti­cos en sus obras pa­ra dar es­pe­ran­za a que al­gún día la tec­no­lo­gía sa­ne nues- tra re­la­ción con el eco­sis­te­ma. “Ca­da día pien­so en có­mo ha­cer una di­fe­ren­cia, so­bre­po­ner­me al ador­me­ci­mien­to en mi país y a lo que me pa­re­ce ser una apa­tía”, di­ce. El se­gun­do ni­vel con­ten­dría su exi- gen­cia con lo que ella lla­ma su “ar­te viviente”: ad­jun­ta un con­tra­to a ca­da obra que ven­de, en don­de pi­de que el clien­te se com­pro­me­ta a man­te­ner vi­va su pie­za, pe­ro en el cual tam­bién acep­ta que el fra­ca­so siem­pre es una po­si­bi­li­dad, “Po­de­mos con­ti­nuar cui­dan­do de la vi­da aun­que co­me­ta­mos erro­res”, se­ña­la. Fi­nal­men­te, en el es- tra­to más pro­fun­do exis­te su re­la­ción con ella mis­ma, so­bre lo cual Ha­yes de­cla­ra: “Siem­pre he te­ni­do que re­crear­me con ca­da épo­ca de la vi­da, y una vez más me en­cuen­tro lu­chan­do pa­ra en­con­trar mi ca­mino. Me gus­ta que la vi­da me re­te a ser au­daz”. Re­cien­te­men­te, RY ER el Mu­seo de Ar­te de Bal­ti­mo­re nom­bró a Ha­yes su pri­mer Ar­tis­ta H GONZÁLEZSNAIAN pai­sa­jis­ta en re­si­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.