Mul­ti­pli­car los efec­tos,

VOGUE Latinoamerica - - Contents - C. V.

Pro­ba­mos la lí­nea Dior pa­ra cons­ta­tar su efec­to so­bre las pie­les más delicadas.

La Ro­se Sa­ti­ne, una ro­sa an­ti­gua y sal­va­je, pro­ta­go­ni­za el uni­ver­so Dior en su lí­nea cosmética de Dior Pres­ti­ge, cu­yos de­li­ca­dos pétalos po­seen una RE­SIS­TEN­CIA ex­cep­cio­nal al pa­so del tiem­po, al mis­mo tiem­po que re­pa­ra y re­es­truc­tu­ra a las pie­les delicadas. Una nue­va opor­tu­ni­dad pa­ra lo­grar una lu­mi­no­si­dad res­plan­de­cien­te

De na­da ser­vi­rían los san­tos gria­les de las fór­mu­las cos­mé­ti­cas si no se alia­ran con la in­ves­ti­ga­ción cien­tíca más avan­za­da y las tec­no­lo­gías de van­guar­dia que per­mi­tan vehi­cu­li­zar y pre­ser­var los eli­xi­res de ju­ven­tud que pro­me­ten. Es­ta­mos más que cons­cien­tes de que la piel en­ve­je­ce por­que las cé­lu­las se ha­cen ma­yo­res y con el pa­so del tiem­po se van mer­man­do al­gu­nas de sus ca­pa­ci­da­des, sien­do más vi­si­ble en las pie­les delicadas. Lo que en una per­so­na pue­de su­po­ner una ma­la me­mo­ria, en el sis­te­ma ce­lu­lar epi­dér­mi­co sig­nica la pér­di­da de su ca­pa­ci­dad de re­ge­ne­ra­ción, pre­ci­sa­men­te la ra­zón de ser de su exis­ten­cia. Ahí es don­de en­tran en jue­go los pro­duc­tos pen­sa­dos pa­ra me­jo­rar las con­di­cio­nes de las cé­lu­las, que las obli­gan a fun­cio­nar a pleno ren­di­mien­to coad­yu­van­do a au­men­tar los efec­tos de sus in­gre­dien­tes. Uno de es­tos in­gre­dien­tes ma­ra­vi­llo­sos que lle­gó pa­ra cam­biar la apa­rien­cia, el fun­cio­na­mien­to y la tex­tu­ra de las pie­les delicadas es la Ro­se Sa­ti­ne de Dior Pres­ti­ge, la cual es ca­paz de sor­tear los es­tra­gos del tiem­po y las agre­sio­nes.

En 1947, la Ro­se Sa­ti­ne aca­pa­ró to­da la aten­ción de Ch­ris­tian Dior, ya que fue la úni­ca que so­bre­vi­vió a los fuer­tes vien­tos de una tor­men­ta que des­tro­zó su jar­dín de Gran­vi­lle, en Nor­man­dia, por ello, es­ta ‹or mi­la­gro­sa, se con­vir­tió en el sím­bo­lo de la re­sis­ten­cia ca­paz de de­saar el tiem­po. Do­ta­dos de una eca­cia an­ti- edad ex­cep­cio­nal, los tra­ta­mien­tos de la ga­ma Dior Pres­ti­ge re­pa­ran in­ten­sa­men­te las pie­les delicadas. Con el pa­so del tiem­po, se desencadenan di­ver­sas reacciones mi­cro-in‹ama­to­rias que aceleran el envejecimiento cu­tá­neo: la piel se des­hi­dra­ta, pier­de elas­ti­ci­dad y pa­re­ce más apa­ga­da. El Néc­tar de Ro­se Sa­ti­ne ali­via las pie­les delicadas, in­hi­bien­do el pro­ce­so de las mi­cro-in‹ama­cio­nes cu­tá­neas y re­pa­ran­do los da­ños que han oca­sio­na­do pre­via­men­te.

Su do­ble ac­ción, in­hi­bi­do­ra y re­pa­ra­do­ra la vez, re­es­truc­tu­ra la piel en pro­fun­di­dad re­pa­ran­do in­ten­sa­men­te los sig­nos de la edad. To­do un via­je que pre­ci­sa de ac­ti­vos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, co­mo los que con­tie­ne la lí­nea de Dior Pres­ti­ge pa­ra re­cu­pe­rar y man­te­ner la sa­lud, lu­mi­no­si­dad y bue­na apa­rien­cia de nues­tra car­ta de pre­sen­ta­ción.

LAS PIE­LES DELICADAS SON MÁS SEN­SI­BLES A LOS RA­YOS UV QUE DAÑAN A LOS ANTIOXIDANTES, EL ADN Y DESENCADENAN REACCIONES MICROINFLAMATORIAS QUE ACELERAN EL ENVEJECIMIENTO CU­TÁ­NEO. LA LÍ­NEA DE DIOR PRES­TI­GE, PO­NE FIN A ESA ACE­LE­RA­CIÓN GRA­CIAS A SUS IN­GRE­DIEN­TES

Arri­ba des­de la iz­da.: La Mi­cro-hui­le de Ro­se ofre­ce to­dos los mi­cro­nu­trien­tes de la ro­sa de Gran­vi­lle en más de diez mil per­las nu­tri­ti­vas; La Crè­me Sa­tin Re­vi­ta­li­san­te es un tra­ta­mien­to un­tuo­so y en­vol­ven­te, am­bos de Dior Pres­ti­ge.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.