Di­vi­na Tri­ni­dad,

Via­ja­mos en ex­clu­si­va a la co­mu­na fran­ce­sa de Deau­vi­lle pa­ra des­cu­brir LES EAUX DE CHA­NEL; Paris- Deau­vi­lle, Paris-bia­rritz y Paris-ve­ni­ce. Los tres úl­ti­mos LAN­ZA­MIEN­TOS ol­fa­ti­vos de la ca­sa de la ca­me­lia

VOGUE Latinoamerica - - Contents - C. V.

Vi­si­ta­mos Deau­vi­lle, en Fran­cia, pa­ra pre­sen­ciar el es­treno de Les Eaux de Cha­nel.

En ex­clu­si­va pa­ra Vo­gue via­ja­mos a Pa­rís y Deau­vi­lle. En la pri­me­ra ciu­dad nos aden­tra­mos a los archivos ar­tís­ti- cos de la mai­son, en­con­tran­do fo­to­gra­fías, obras de ar­te, películas, ob­je­tos y archivos que re­fle­ja­ban el ne­xo en­tre Cha­nel y las ar­tes de su tiem­po, co­mo el Da­daís­mo, el Cu­bis­mo y el Su­rrea­lis­mo, así co­mo por los mo­men­tos y los lu­ga­res más im­por­tan­tes de la vi­da de Co­co. Aho­ra, es­te aro­ma de ese frag­men­to de his­to­ria y ex­pe­rien­cias pre­su­me de eti­que­ta emo­cio­nal. A ese le­ga­do es al que rin­de ho­me­na­je los nue­vos aro­mas de la ca­sa, Les Eaux de Cha­nel, las tres nue­vas Eau de Toi­let­te com­pues­tas por Paris-deau­vi­lle (ins­pi­ra­da en la cos­ta de Nor­man- dia, don­de Ga­brie­lle abrió su pri­me­ra bou­ti­que en 1913) Paris-bia­rritz (lu­gar en el que en 1915 Ga­brie­lle ini­ció su pri­me­ra ca­sa de Al­ta Cos­tu­ra) y Paris-ve­ni­ce (en 1920 es­ta ciu­dad sig­ni­fi­có pa­ra ella el amor a pri­me­ra vis­ta y un nue- vo co­mien­zo des­pués de la muer­te de Boy Ca­pel).

La ma­yo­ría de las oca­sio­nes nos so­le­mos pre­gun­tar ¿Có­mo es po­si­ble crear una fra­gan­cia que te trans­por­te a mun­dos pa­ra­le­los e in­fi­ni­tos, en don­de to­do es po­si- ble? No­tas que al apli­car­las en tu piel te tras­la­den a un mo­men­to o a una emo­ción, y que con ca­da la­ti­do se vuel­va más hip­no­ti­zan­te su aro­ma. To­das esas emo­cio- nes las pu­do lo­grar so­lo una per­so­na, el na­riz de Cha- nel, Oli­vier Pol­ge, un apa­sio­na­do del ar­te y la vi­da y, co­mo le de­fi­nen en la mai­son, un per­so­na­je úni­co. Es en­ton­ces cuan­do en­tien­des la di­men­sión del vas­to pro- yec­to de Les Eaux de Cha­nel.

La co­lec­ción que des­cu­bri­mos en Deau­vi­lle, se tra­ta de una en­ci­clo­pe­dia ol­fa­ti­va; un via­je nómada por las emo­cio­nes y los lu­ga­res más sig­ni­fi­ca­ti­vos de Co­co Cha­nel. Y, así, sin pri­sas, es­te ge­nio de Gras­se se rin­dió sin con­di­cio­nes “a los mo­men­tos más apa­sio­nan­te e icó- ni­cos de su mu­sa”. Con es­ta co­lec­ción ha in­ter­pre­ta­do su uni­ver­so y nos ha pro­pues­to re­tos ol­fa­ti­vos de al­to ni­vel con sus per­so­na­lí­si­mas in­ter­pre­ta­cio­nes. Tres fra- gan­cias lu­mi­no­sas y que, co­mo to­das las fragancias de Cha­nel, tie­nen una fa­ce­ta de mis­te­rio.

En sen­ti­do ho­ra­rio: Les Eaux de Cha­nel; Clau­dia Val­dez, edi­to­ra de be­lle­za de Vo­gue Mé­xi­co y La­ti­noa­mé­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.