Co­mo en fa­mi­lia,

Ubi­ca­do en el ex­clu­si­vo ba­rrio de Quin­ta Camacho, en Bogotá, Ca­sa Le­ga­do es una de las úl­ti­mas apues­tas de la ho­te­le­ría bou­ti­que en la cual la so­lem­ni­dad y la os­ten­ta­ción es­tán fue­ra de la ecua­ción, en sus es­pa­cios rei­na el de­ta­lle y la CALIDEZ que so­lo l

VOGUE Latinoamerica - - Contents - JO­SÉ LUIS ÁVILA

El hotel Ca­sa Le­ga­do no so­lo tie­ne en­tre sus mé­ri­tos re­pre­sen­tar a la ho­te­le­ría bou­ti­que en Bogotá, cuen­ta con una calidez y un con­cep­to que te ha­rá sen­tir co­mo un ami­go que lle­ga de vi­si­ta.

La ho­te­le­ría de lu­jo se ha vuel­to a ra­tos tan pre­ten­cio­sa o snob que una de las ten­den­cias más fuer­tes es crear ho­te­les pe­que­ños y cá­li­dos que no te ha­gan sen­tir co­mo un ex­tra­ño. Pre­ci­sa­men­te, es­ta fue la in­ten­ción de la di­se­ña­do­ra in­dus­trial y de in­te­rio­res, He­le­na Dá­vi­la, al crear Ca­sa Le­ga­do en Bogotá, Co­lom­bia, una ciu­dad en bo­ga en la re­gión, pe­ro ca­ren­te de una ofer­ta de ho­te­les bou­ti­que.

Ubi­ca­do en el ba­rrio Quin­ta Camacho, en una ca­sa del año 1952, cuen­ta con siete ha­bi­ta­cio­nes, y se en­cuen­tra a una cua­dra de la zo­na G, con una de las me­jo­res ofer­tas gas­tro­nó­mi­cas de la ciu­dad. Tam­bién es­tá muy cer­ca de la zo­na fi­nan­cie­ra y del ba­rrio

de San Fe­li­pe, que tie­ne la me­jor mo­vi­da ar­tsy de la ca­pi­tal co­lom­bia­na. Di­ga­mos que pue­des ha­cer to­do ca­mi­nan­do, y los do­min­gos pue­des ir­te pe­da­lean­do al cen­tro his­tó­ri­co.

En Ca­sa Le­ga­do to­do es­tá pen­sa­do pa­ra ha­cer sen­tir co­mo en fa­mi­lia. “Ape­nas ha­ces la re­ser­va­ción, se te asig­nan dos an­fi­trio­nes. Nos in­tere­sa sa­ber có­mo po­de­mos apo­yar­te du­ran­te tu es­tan­cia... So­lo recomendamos lo que he­mos pro­ba­do y nos gus­ta”, con­fir­ma He­le­na. En un país con un his­to­rial de se­gu­ri­dad ne­ga­ti­vo, no ten­drás que preo­cu­par­te por­que tu host te da­rá el cui­da­do que so­lo un lo­cal te pue­de ofre­cer.

El nom­bre del hotel tie­ne mu­cho ver con la his­to­ria fa­mi­liar de He­le­na. Des­de los mue­bles has­ta los nom­bres de los cuar­tos se re­fie­ren a al­guno de sus pa­rien­tes. “Ca­da ha­bi­ta­ción lle­va el nom­bre de uno de mis so­bri­nos, y son una in­ter­pre­ta­ción de sus per­so­na­li­da­des e in­tere­ses, por ello to­das son com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes. La sa­la lle­va el nom­bre de mi ma­dre, que ha si­do la per­so­na que siem­pre nos ha reuni­do. Es el es­pa­cio más cozy del hotel”, cuen­ta Dá­vi­la.

Con un interiorismo muy bien lo­gra­do, el per­fil de quien se que­da en Ca­sa Le­ga­do es el tu­ris­ta ex­plo­ra­dor. “La ma­yo­ría de nues­tros hués­pe­des son per­so­nas bien via­ja­das, que quie­ren ser tra­ta­das co­mo en su ho­gar. Re­ci­bi­mos a fa­mi­lias, tam­bién a pa­re­jas que van a pa­sar su lu­na de miel en Car­ta­ge­na o Pro­vi­den­cia y pa­ran en Bogotá. Es un es­pa­cio de mu­cha pri­va­ci­dad”, con­clu­ye He­le­na.

El hotel es un ho­me­na­je que su crea­do­ra, He­le­na Dá­vi­la, ha que­ri­do brin­dar a sus fa­mi­lia­res, y a los mo­men­tos más im­por­tan­tes de su vi­da, así que to­dos los rin­co­nes de la pro­pie­dad tie­nen de­ta­lles alu­si­vos a es­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.