Tra­ve­sía a la ins­pi­ra­ción

La di­se­ña­do­ra de jo­yas Re­bec­ca Zeij­del-paz co­no­ce bien los se­cre­tos del en­can­to de una ge­ma ca­ri­be­ña: CU­RAÇAO. Con la mi­ra­da de quien sa­be des­cu­brir y re­crear la be­lle­za, nos com­par­te esas co­sas que ha­cen de una IS­LA MUL­TI­CO­LOR el más pro­ba­ble y pro­mi­sor

VOGUE Latinoamerica - - Mundo Vogue -

El ar­te tie­ne una par­te fun­da­men­tal en la vi­da de Re­bec­ca Zeij­del-paz, y el di­se­ño de jo­yas to­ma el pro­ta­go­nis­mo de su uni­ver­so crea­ti­vo. Ella es una ar­tis­ta co­no­ci­da y res­pe­ta­da, y cuan­do usas una de sus pie­zas es co­mo si te aden­tra­ras en su uni­ver­so y sus fuen­tes de ins­pi­ra­ción. En­tre ellas, el te­ma de las is­las es­tá siem­pre pre­sen­te, es­pe­cial­men­te Cu­raçao. “Es una pe­que­ña is­la ho­lan­de­sa en El Ca­ri­be, a ki­ló­me­tros de la cos­ta de Ve­ne­zue­la, co­no­ci­da por sus pla­yas de co­ral, su co­lo­ri­da ar­qui­tec­tu­ra y su fa­mo­so li­cor azul del mis­mo nom­bre”. Es­ta es la pri­me­ra ci­ta que nos en­vía pa­ra lo que le pe­di­mos co­mo mi­ra­da tes­ti­mo­nial de su fre­cuen­te pa­so por la is­la.

“La ca­pi­tal, Wi­llems­tad, es­tá com­pues­ta por una ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial de co­lo­res bri­llan­tes y un puen­te pea­to­nal flo­tan­te, Em­ma­brug, que se abre pa­ra per­mi­tir que los cru­ce­ros en­tren en la bahía. Aquí, en el cen­tro de la ca­pi­tal, se en­cuen­tra mi área pre­di­lec­ta, Pie­ter­maai, un ba­rrio bohe­mio con una her­mo­sa mez­cla de edi­fi­cios co­lo­nia­les de­rrui­dos y re­cien­te­men­te res­tau­ra­dos que se han con­ver­ti­do en res­tau­ran­tes, jazz bars y ho­te­les bou­ti­que”, co­men­ta la di­se­ña­do­ra. En 1997, Wi­llems­tad

fue de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad y, cier­ta­men­te, ca­mi­nar por sus ba­rrios es una ex­pe­rien­cia que me­re­ce con­ser­var­se co­mo un bien co­mún al que to­dos ten­ga­mos ac­ce­so, aun­que so­lo fue­ra pa­ra apre­ciar el in­ten­so jol­go­rio cro­má­ti­co de sus fa­cha­das. No es un te­ma de una bue­na sel­fie, es una vi­ven­cia que ca­la has­ta don­de se alo­ja lo inol­vi­da­ble.

La gran in­fluen­cia eu­ro­pea y el cos­mo­po­li­tis­mo van más allá de su vi­bra y de la ri­que­za cul­tu­ral de su fu­sión pri­vi­le­gia­da de an­ces­tros. La gas­tro­no­mía tam­bién mez­cla in­gre­dien­tes que, una vez que co­no­ces, se que­dan en el pa­la­dar co­mo re­fe­ren­cias in­elu­di­bles. “Uno de mis res­tau­ran­tes fa­vo­ri­tos pa­ra brunch o un ca­fé en­tre ami­gas es Num­ber 10, un lu­gar súper aco­ge­dor fun­da­do por una pa­re­ja jo­ven, ella es una yo­gui y el un ba­ris­ta”, in­di­ca Zeij­del-paz co­mo su re­co­men­da­ción.

Por su­pues­to, el mar es­tá pre­sen­te en to­do es­te des­tino que gi­ra al­re­de­dor de aguas ti­bias, sol y dis­fru­te del ai­re li­bre. “Las pla­yas de Cu­raçao son úni­cas por las cue­vas na­tu­ra­les a lo largo de to­da su cos­ta, crean­do cien­tos de pe­que­ñas pla­yas”, apun­ta Re­bec­ca. “Re­co­mien­do al­qui­lar un Jeep y con­du­cir a lo largo de Ban­da Abao, don­de des­cu­brir nue­vas pla­yas o pe­que­ñas cue­vas sub­ma­ri­nas es una ac­ti­vi­dad fa­vo­ri­ta en­tre los lo­ca­les”.

Ya te­ne­mos la mi­ra­da de una ex­per­ta que, tam­bién, asu­me, dis­fru­ta y des­cri­be ca­da co­sa con el “sa­ber-ver” de una men­te he­cha pa­ra crear y re­pro­du­cir la be­lle­za. No pue­de · ha­ber una re­co­men­da­ción me­jor en el mo­men­to de de­ci­dir ha­cia dón­de pon­dre­mos proa en nues­tra pró­xi­ma es­ca­pa­da.

Aba­jo: el res­tau­ran­te Num­ber 10; aba­jo, de­re­cha: Re­bec­ca Zeij­del-paz po­sa en las co­lo­ri­das ca­lles de Cu­raçao; en pá­gi­na opues­ta: la ins­pi­ra­ción pa­ra la co­lec­ción Re­sort de la di­se­ña­do­ra de jo­ye­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.