VO­CES de Es­pe­ran­za

VOGUE Latinoamerica - - Belleza | Salud - MI­LA­GROS BEL­GRANO

“SI TE ACA­BAN DE DIAG­NOS­TI­CAR, NO TE DE­JES CON­TRO­LAR POR LAS HISTORIAS DE FRA­CA­SO QUE CO­NO­CES Y DÉ­JA­TE INS­PI­RAR POR QUIE­NES HAN SA­LI­DO VEN­CE­DO­RAS. TAM­BIÉN, COM­PAR­TE AS­PEC­TOS MÁS ÍN­TI­MOS CO­MO EL DO­LOR —EMO­CIO­NAL Y FÍ­SI­CO— DU­RAN­TE EL TRA­TA­MIEN­TO. ES­TO PUE­DE SER UN FA­RO EN TIEM­POS OSCUROS”

En nues­tro país, mueren 16 mu­je­res por día por cul­pa del cáncer de seno. La es­ta­dís­ti­ca, fría y con­tun­den­te, es la prue­ba de que fal­ta mu­cho por ha­cer en es­te te­rreno. Vo­gue en­tre­vis­tó a cua­tro MU­JE­RES que, de una for­ma u otra, LU­CHAN con­tra es­ta en­fer­me­dad, ¡sin ren­dir­se! Ven­ce­do­ra, Ale­jan­dra de Ci­ma Re­cién

ca­sa­da y con pla­nes de ser ma­má, a Ale­jan­dra se le vino el mun­do en­ci­ma cuan­do le diag­nos­ti­ca­ron cáncer de seno. Le ha­bía di­cho a su gi­ne­có­lo­go que te­nía un bul­to en el pe­cho y es­te le re­pe­tía que no se preo­cu­pa­ra. Pe­ro su in­tui­ción la lle­vó a otro mé­di­co y allí lle­gó el diag­nós­ti­co. Des­pués de un tra­ta­mien­to exi­to­so, de­ci­dió crear la Aso­cia­ción Me­xi­ca­na con­tra el Cáncer de Ma­ma, Fun­da­ción Ci­ma, que se ha pro­pues­to, a tra­vés de la in­for­ma­ción, re­du­cir el nú­me­ro de muer­tes a cau­sa de es­ta en­fer­me­dad. Ya da­da de al­ta, Ale­jan­dra apro­ve­cha ca­da opor­tu­ni­dad que se le pre­sen­ta pa­ra res­pon­der a quie­nes le pi­den con­se­jo. “Si te aca­ban de diag­nos­ti­car, no te de­jes con­tro­lar por las historias de fra­ca­so que co­no­ces y dé­ja­te ins­pi­rar por quie­nes han sa­li­do ven­ce­do­ras”, re­co­mien­da. Tam­bién com- par­te as­pec­tos más ín­ti­mos, co­mo el do­lor —emo­cio­nal y fí­si­co— du­ran­te el tra­ta­mien­to: “me do­lían las des­leal­ta­des y, por su­pues­to, el mie­do a mo­rir”. Pa­ra quie­nes han pos­ter­ga­do la ma­ter­ni­dad por cul­pa del cáncer, su historia pue­de ser un fa­ro en tiem­pos oscuros: Ale- jan­dra es hoy la fe­liz ma­má de dos hi­jos.

Con­tra la ig­no­ran­cia, Maria Lui­sa Or­te­ga Ca­da

ma­ña­na, Ma­ría Lui­sa, di­rec­to­ra ad­mi­nis­tra­ti­va de la Fun­da­ción de Cáncer de Ma­ma (FUCAM), sien­te la mis­ma preo­cu­pa­ción: con­tar con los re­cur­sos su­fi­cien­tes pa­ra sos­te­ner es­ta ins­ti­tu­ción, la pri­me­ra de La­ti­noa­mé­ri­ca en ofre­cer diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to a las mu­je­res afec­ta- das por es­te cáncer y que no cuen­tan con los me­dios pa­ra pa­gar­lo. Des­de su pues­to, Ma­ría Lui­sa ha es­cu­cha­do mi­les de historias: “nun­ca de­jas de asom­brar­te”, cuen­ta. “Co­ma­dre, dé­je­me pa­sar, si me ve for­ma­da mi ma­ri­do me ja­la de los pe­los”, es una fra­se que sue­le oír­se en el cen­tro de de­tec­ción que FUCAM tie­ne en Oa­xa­ca. Y re­la­ta que allí so­bran los ca­sos de mu- je­res que no ac­ce­den a tra­ta­mien­tos por ig­no­ran­cia o ma­chis­mo. Ma­ri­dos que se niegan a que un mé­di­co las exa­mi­ne o que es­gri­men ar­gu­men­tos seu­do­re­li­gio­sos —“Hay que acep­tar el des­tino”— pa­ra ne­gar­les aten­ción. En esos ca­sos, “no po­de­mos ha­cer na­da”, re­la­ta Ma­ría Lui­sa. “Nues­tra res- pon­sa­bi­li­dad es se­guir in­for­man­do, aten­der a las mu­je­res que lle­gan a la con­sul­ta y de­cir­les la ver­dad”, afir­ma.

Sin va­ni­dad, Taryn Lu­cia­ni Atrac­ti­va,

con una in­ten­sa vi­da so­cial y una exi­to­sa ca­rre­ra en la mo­da, Taryn vi­ve en Nue­va York y con­tes­ta el lla­ma­do de Vo­gue pa­ra com­par- tir su historia. Adic­ta al yo­ga, siem­pre si­guió sus con­tro­les gi­ne­co­ló­gi­cos,

La mi­sión del FUCAM es la de pro­cu­rar un diag­nós­ti­co opor­tuno, tra­ta­mien­to y se­gui­mien­to es­pe­cia­li­za­do del cáncer de ma­ma, con én­fa­sis en los gru­pos so­cio- eco­nó­mi­cos más des­pro­te­gi­dos y mar­gi­na­dos de nues­tro país. www.fucam.org.mx

has­ta que el año pa­sa­do le diag­nos­ti­ca­ron cáncer de seno y su on­có­lo­go in­di­có una do­ble mas- tec­to­mía pa­ra re­du­cir la pro­ba­bi­li­dad de me­tás­ta­sis. Pa­ra que en­tien­das lo que es­ta sen­ten­cia sig­ni có pa­ra mí, cuen­ta Taryn, “de­bo de­cir­te que la úni­ca par­te de mi cuer­po que nun­ca so­ñé con cam­biar eran mis pe­chos, ¡los ama­ba!”. De­di­ca­da a una in­dus­tria en la que los cri­te­rios de be­lle­za son al­tos, sa­bía, sin em­bar­go, que lo pri­mor­dial era cu­rar­se. “Hi­ce lo que de­bía pa­ra vi­vir: la ope­ra­ción fue un éxi­to y no ne­ce­si­té qui­mio­te­ra­pia”, re­cuer­da. Una vez re­cu­pe­ra­da, co­men­zó la re­cons­truc­ción de sus se­nos: fue un pro­ce­so do­lo­ro­so: “lue­go de una mas­tec­to­mía que­das li­te­ral­men­te va­cía. De­ben ha­cer lu­gar pa­ra ubi­car las pró­te­sis y, lue­go, qui­tar­te te­ji­do de otras par­tes pa­ra re­cons­truir los pe­zo­nes”, cuen­ta rá­pi­do, co­mo pa­ra qui­tar­se el te­ma de en­ci­ma y com­par­tir co­sas más gra­tas co­mo su pa­sión por el te­qui­la, ro­dear­se de ami­gos y ce­le­brar lo im­por­tan­te: es­tar vi­va.

Una ta­rea amo­ro­sa, Lo­la Áva­los Lo­la

es una co­no­ci­da re­la­cio­nis­ta pú­bli­ca en el mun­do de la ho­te­le­ría de lu­jo. Lo que po­cos saben es que tam­bién es­tá al fren­te de “Ta­tua­jes que sa­nan”, ini­cia­ti­va que, sin re­cur­sos ni di­fu- sión, ha lo­gra­do res­tau­rar la au­to­es­ti­ma de va­rias mu­je­res que pa­sa­ron por una mas­tec­to­mía. Quien la ayu­da es Ir­ma Sar­tié, ex­per­ta en mi­cro­pig­men­ta­ción for­ma­da con ci­ru­ja­nos y que en su tiem­po li­bre se abo­ca a la de­li­ca­da ta­rea de ta­tuar pe­zo­nes y areo­las en quie­nes han per­di­do un seno. A tra­vés de FUCAM, Lo­la co­nec­ta a so­bre­vi­vien­tes de cáncer con Ir­ma, su cóm­pli­ce en es­ta aven­tu­ra. El úni­co re­qui­si­to es que un on­có­lo­go les ha­ya rma­do el al­ta, ex­pli­ca Lo­la. “El ca­so de una per­so­na cer­ca­na me im­pul­só a ayu­dar a otras mu­je­res a sen­tir­se más com­ple- tas y her­mo­sas”. Y cuen­ta que “no es fá­cil lla­mar a al­guien que no co­no­ces pa­ra ofre­cer­le ayu­da. Le ha­blo pa­ra que sien­ta con an­za y le ex­pli­co qué ofre­ce­mos. Una vez que la pa­cien­te es­tá lis­ta, Ir­ma ha­ce el ta­tua­je con los me­jo­res es­tán­da­res de hi­gie­ne y ca­li­dad hu­ma­na. Por­que los ta­tua­jes tam­bién pue­den sa­nar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.