La ho­ra de la MU­JER

VOGUE Latinoamerica - - Carta Della Directora -

Vi­vi­mos una era de ex­cep­ción en la his­to­ria mo­der­na, en la que la mu­jer es­tá re­cla­man­do —y al­can­zan­do— con es­fuer­zo el si­tio de res­pe­to y re­co­no­ci­mien­to que me­re­ce. Es­te mes es un tributo a la FOR­TA­LE­ZA de las que le­van­tan su voz y po­nen su ima­gen y ta­len­to por el be­ne­fi­cio de to­das no­so­tras

Re­cien­te­men­te, mi es­po­so me mi­ró mien­tras co­men­ta­ba que ha­bía si­do un mo­men­to te­rri­ble pa­ra las mu­je­res cuan­do se su­po que el se­na­do es­ta­dou­ni­den­se ha­bía con­fir­ma­do a Brett Ka­va­naugh co­mo nue­vo juez de la Cor­te Su­pre­ma en los Es­ta­dos Uni­dos, a pe­sar de ha­ber si­do acu­sa­do de aco­so se­xual con­tra va­rias mu­je­res. Esa mis­ma se­ma­na, el candidato a la pre­si­den­cia bra­si­le­ña, Jair Bol­so­na­ro, tam­bién co­no­ci­do por sus co­men­ta­rios y pos­tu­ras de­ro­ga­to­rias ha­cia la mu­jer, avan­za­ba en la ins­tan­cia pri­ma­ria del país sudamericano. Coin­ci­den­te­men­te, Jo­sé For­te­za, nues­tro Edi­tor Se­nior, tam­bién me man­da­ba un men­sa­je des­de Mia­mi, com­par­tién­do­me su in­dig­na­ción so­bre la du­ra reali­dad en los te­mas de la mu­jer en el mun­do. ¿Có­mo sen­tir­me an­te es­tos even­tos? ¿Có­mo ex­pli­car­les a nues­tras hi­jas que co­mo mu­je­res de una ge­ne­ra­ción que les an­te­ce­dió, nos he­mos man­te­ni­do lu­chan­do pa­ra que ellas crez­can en un mun­do en el que sean tra­ta­das con res­pe­to y dig­ni­dad? Es­to me lle­va a es­ta edi­ción, de­di­ca­da a las mu­je­res que, co­mo yo, no acep­ta­mos que un hom­bre to­me las de­ci­sio­nes que nos co­rres­pon­den. Cuan­do Sal­ma Ha­yek es­cri­bió su ar­tícu­lo so­bre la ex­pe­rien­cia con Har­vey Weins­tein, ha­blé con mi equi­po edi­to­rial pa­ra ha­cer al­go con ella. Ca­si un año des­pués, le te­ne­mos en nues­tra por­ta­da. Sal­ma salió a la pa­les­tra pú­bli­ca en­fren­tán­do­se al hom­bre más po­de­ro­so de Holly­wood. Así, sen­tó ejem­plo pa­ra mu­chas mu­je­res en La­ti­noa­mé­ri­ca, cria­das con una men­ta­li­dad que les ha­ce pro­pen­sas a sen­tir­se in­fe­rio­res a ellos, y cuan­do le­van­tan su voz por­que han si­do aco­sa­das, no les es­cu­chen. Y no se tra­ta so­lo de agre­sio­nes se­xua­les, sino tam­bién de las inequi­da­des en lo pro­fe­sio­nal. An­te eso, mu­je­res co­mo Ma­ria Gra­zia Chiu­ri de­mues­tran ser ca­pa­ces de de­li­near el nue­vo rum­bo de una mar­ca, co­mo la pri­me­ra di­rec­to­ra crea­ti­va en Dior. Mien­tras cre­cía en El Pa­so, Te­xas, hi­ja de in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos, mi ma­dre nos in­cen­ti­vó pa­ra que tra­ba­já­ra­mos du­ro. Aho­ra, en Mé­xi­co, cuan­do ha­blo con las mu­je­res, en es­pe­cial con aque­llas que la­bo­ran co­mo em­plea­das do­més­ti­cas, he si­do tes­ti­go co­mo mu­chas de ellas son ca­be­zas de familia. A to­das, sin ex­cep­ción ni ex­clu­sión, van es­tas pá­gi­nas y el com­pro­mi­so de se­guir al­zan­do la voz has­ta lle­gar al fu­tu­ro que me­re­ce­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.