Gran EDÉN

VOGUE Latinoamerica - - Belleza -

El equi­li­brio en­tre cuer­po, men­te y es­pí­ri­tu so­lo pue­de ser en­con­tra­do en una AT­MÓS­FE­RA con es­té­ti­ca he­do­nis­ta. Ban­yan Tree Ma­ya­ko­ba, en Pla­ya del Car­men, es el REFUGIO por ex­ce­len­cia que ofre­ce los es­pa­cios más diá­fa­nos pre­ser­van­do la con­ser­va­ción na­tu­ral que lo ro­dea y que in­vi­ta a su­mer­gir­se en un mun­do de fan­ta­sía y BIE­NES­TAR to­tal

Es el tiem­po del pla­cer con ma­yús­cu­las y en to­das sus ver­sio­nes: de las es­ca­pa­das a otras tie­rras, al tum­bing fren­te al mar o las sies­tas pa­ra re­pa­rar el sue­ño no dor­mi­do de la no­che o las se­ma­nas an­te­rio­res. Pla­cer y bue­na vi­da es lo que mi cuer­po y men­te ne­ce­si­tan. Por eso, me de­jo lle­var por mis ins­tin­tos y via­jo a la Ri­vie­ra Ma­ya pa­ra hos­pe­dar­me en unos de los com­ple­jos de Ma­ya­ko­ba. El so­lo es­cri­bir su nom­bre me in­vi­ta a la bús­que­da de ese es­ta­do de bie­nes­tar in­te­gral al que so­lo se lle­ga de la mano de sus te­ra­peu­tas, con­sa­gra­dos en cuer­po y al­ma a la bús­que­da de la se­re­ni­dad más ab­so­lu­ta. Con la vis­ta aca­ri­cia­da por el mar en el ho­ri­zon­te, me dis­pon­go a aban­do­nar­me a la ex­pe­rien­cia más he­do­nis­ta pa­ra mi cuer­po y mi men­te en el Ban­yan Tree Ma­ya­ko­ba que brin­da hos­pi­ta­li­dad al más pu­ro es­ti­lo asiá­ti­co. Ahí, mi ma­sa­jis­ta va mi­man­do mis otros cua­tro sen­ti­dos —tac­to, gus­to, ol­fa­to y oí­do— du­ran­te los mi­nu­tos más pla­cen­te­ros que desea­ría se con­vir­tie­ran en una eter­ni­dad.

Me ol­vi­do de to­do cuan­do me pro­por­cio­nan un ma­sa­je de pie­dras ca­lien­tes, mien­tras una re­la­jan­te se­sión pa­ra el oí­do sue­na al fon­do. Es así co­mo en­cuen­tro mi sex­to sen­ti­do: un es­ta­do de re­la­ja­ción to­tal, en­tre la cons­cien­cia y el sue­ño, al que lle­go mien­tras los otros cin­co son es­ti­mu­la­dos pla­cen­te­ra­men­te. Por ello, es­te re­sort es el per­fec­to en­torno pa­ra de­gus­tar los tra­ta­mien­tos si­ba­ri­tas con los que cuen­ta.

El res­to —ca­da de­ta­lle de los al­re­de­do­res, jar­di­nes, man­gla­res, agua dul­ce, du­nas na­tu­ra­les y su fau­na— res­pi­ran un en­torno ho­lís­ti­co con sus es­pa­cios inima­gi­na­bles y diá­fa­nos. To­do en es­te es­pa­cio de lu­jo pa­re­ce es­tar crea­do con el pen­sa­mien­to de eli­mi­nar lo su­per­fluo. Des­pués de un fin de se­ma­na ahí, es­toy lis­ta pa­ra arra­sar con la vi­da dia­ria.

MA­YA­KO­BA FUE CON­CE­BI­DO CO­MO UN COM­PLE­JO DE RE­SORTS SIN IGUAL. SU DI­SE­ÑO SE BA­SÓ EN LOS CONTORNOS DE LA GEO­GRA­FÍA YA EXIS­TEN­TE PA­RA CON­SER­VAR EL CON­TEX­TO NA­TU­RAL EN EL QUE FUE CREA­DO ES­TE PA­RAÍ­SO.

To­do ha­ce ho­nor al sen­tir ca­ri­be­ño re­gio­nal, gra­cias al ser­vi­cio de pri­me­ra y la ar­qui­tec­tu­ra que com­bi­na con el pa­no­ra­ma tro­pi­cal.

De­re­cha: Te­rra­za con ca­mas de spa pa­ra de­lei­tar­se con la vis­ta de los ca­na­les mien­tras se dis­fru­ta de un ma­sa­je en pa­re­ja; Aba­jo: Spa Rain­fo­rest.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.