Pe­rú vi­ve,

CUS­CO, CIU­DAD ANCESTRAL DE LA CUL­TU­RA AN­DI­NA, ES ES­CE­NA­RIO DE UNA HE­REN­CIA MI­LE­NA­RIA ÚNI­CA. EN­TRE CA­PAS, PREN­DAS LAR­GAS Y TO­NA­LI­DA­DES MA­RRO­NES EVOCAMOS LA GRAN­DE­ZA DE ES­TE PAÍS

VOGUE Latinoamerica - - Contentido - Fo­tó­gra­fo DA­NIEL CLAVERO Rea­li­za­ción ANGELO DESANTO

Via­ja­mos a la ciu­dad ancestral de Cus­co, Pe­rú, pa­ra re­tra­tar la he­ren­cia his­tó­ri­ca y tex­til de es­te país que se pro­cla­ma co­mo un des­tino úni­co e im­per­di­ble.

“En los úl­ti­mos tiem­pos del mun­do, lle­ga­rá un mo­men­to en que el océano des­ha­rá sus la­zos y sur­gi­rá una tie­rra gran­de...”, es­cri­bió si­glos atrás el fi­ló­so­fo ro­mano Lu­cio Sé­ne­ca. Y es así, pro­ve­nien­tes del mar, que lle­ga­ron los europeos en bar­cos pa­ra con­quis­tar aque­llas tie­rras del Nue­vo Mun­do. Así, al ha­blar de te­rri­to­rios en Amé­ri­ca es im­po­si­ble omi­tir al gran Im­pe­rio In­ca, hoy con­sa­gra­do en Pe­rú. Qui­zá es­té de más la in­tro­duc­ción de es­te país que ca­da año re­ci­be vi­si­tan­tes in­ter­na­cio­na­les que bus­can co­no­cer la im­po­nen­te zo­na ar­queo­ló­gi­ca de Ma­chu Pic­chu, sin em­bar­go, re­fe­rir­se a Pe­rú es ha­blar de su ri­que­za his­tó­ri­ca. Al­gu­nos his­to­ria­do­res han afir­ma­do que los mis­mos in­cas des­co­no­cen el na­ci­mien­to pre­ci­so de su gran ci­vi­li­za­ción y, aun­que los mi­tos son di­ver­sos, si hay al­go de lo cual no que­da du­da es que han si­do con­si­de­ra­dos co­mo el im­pe­rio más gran­de de la Amé­ri­ca pre­co­lom­bi­na.

Una im­pe­tuo­sa his­to­ria res­pal­da el Pe­rú de la ac­tua­li­dad, el cual se dis­tin­gue en to­do el mun­do por su tra­di­ción cu­li­na­ria, zo­nas an­ces­tra­les, ex­ten­so te­rri­to­rio y una va­rie­dad de re­cur­sos tex­ti­les y mi­ne­ros que se im­po­nen en to­da la re­gión. Un acercamiento a es­te país im­pli­ca aden­trar­se en sus tie­rras, re­li­gión y di­ver­si­dad. A su lle­ga­da en el si­glo XVI, los europeos que­da­ron fas­ci­na­dos por sus be­lle­zas y ri­que­zas na­tu­ra­les. De es­ta ma­ne­ra, den­tro del ex­ten­so te­rri­to­rio an­dino, ya­ce la icó­ni­ca ciu­dad de Cus­co que al­gu­na vez fue ca­pi­tal de la cul­tu­ra in­cai­ca y aban­do­na­da por es­ta ci­vi­li­za­ción des­pués de que los es­pa­ño­les ase­si­na­ran a su lí­der e ins­ta­la­ran a su “em­pe­ra­dor ma­rio­ne­ta” en el trono. La im­po­nen­te ur­be al­ber­ga la mun­dial­men­te co­no­ci­da zo­na ar­queo­ló­gi­ca de Ma­chu Pic­chu. Es­ta zo­na del Va­lle Sa­gra­do alo­ja una va­rie­dad de palacios, tem­plos y for­ta­le­zas his­tó­ri­cas. Y es que Pe­rú es li­gar el pa­sa­do con su pre­sen­te; sus tra­di­cio­nes y edi­fi­ca­cio­nes es­tán ci­men­ta­das so­bre lo que fue es­te im­pe­rio y que los pe­rua­nos se han pro­pues­to re­cu­pe­rar, tal es el ca­so del Qha­paq Ñan,

ac­tual­men­te co­no­ci­da co­mo Red Ca­mi­ne­ra del Tahuan­tin­su­yo, que fue un sis­te­ma de ca­mi­nos que en aque­lla épo­ca vin­cu­la­ba las re­gio­nes ale­da­ñas de lo que hoy es: Ar­gen­ti­na, Bo­li­via, Chi­le, Co­lom­bia y Ecua­dor.

Es así co­mo Vo­gue se ins­pi­ró en su cul­tu­ra y có­mo aque­lla his­to­ria ha mar­ca­do de ma­ne­ra tan sig­ni­fi­ca­ti­va, de la mis­ma ma­ne­ra que lo he­cho en otras re­gio­nes de Amé­ri­ca, a es­ta so­cie­dad. Sus valles, sel­va ama­zó­ni­ca, me­se­tas, su cos­ta de­sér­ti­ca... Al aden­trar­se en es­te país se re­co­rren re­gio­nes que per­mi­ten apre­ciar sus igle­sias, pue­blos, mer­ca­dos, rui­nas y mon­ta­ñas. El Va­lle Sa­gra­do, su­ma­men­te va­lo­ra­do por sus tie­rras fér­ti­les, es ac­ce­si­ble en au­to o au­to­bús des­de Cus­co. Por esos rum­bos ya­ce las Sa­li­ne­ras de Ma­ras, tan an­ti­guas co­mo la his­to­ria de es­ta ci­vi­li­za­ción. Pro­ve­nien­te de la pa­la­bra

ka­chi, que en len­gua in­dí­ge­na sig­ni­fi­ca “sal”, es­te lu­gar es un es­pa­cio mi­ne­ro a los pies de la mon­ta­ña Qa­qa­wi­ñay, en don­de cien­tos de pe­que­ños po­zos al­ma­ce­nan agua sa­la­da que al eva­po­rar­se, re­le­van una sal ro­sa­da la cual es re­co­gi­da y co­mer­cia­li­za­da por los ha­bi­tan­tes de la re­gión.

Es en es­te ex­ten­so te­rri­to­rio que de­ve­la­mos una mo­da que rin­de tributo a la fas­ci­na­ción por las rui­nas an­ces­tra­les pe­rua­nas, su mes­ti­za­je, sus tex­ti­les y su mis­ma geo­gra­fía. So­bre es­te pai­sa­je na­tu­ral, to­na­li­da­des ma­rro­nes y

bei­ge son apro­pia­das en pren­das lar­gas. Un la­ye­ring es crea­do a par­tir de al­gu­nas pie­zas he­chas a mano. Ma­te­ria­les co­mo la la­na de la al­pa­ca, ani­mal que acom­pa­ñó a los nó­ma­das, y de la cual Pe­rú es uno de los ma­yo­res pro­duc­to­res del mun­do, evo­ca con sus to­na­li­da­des las áreas se­cas y el ma­rrón de la ar­ci­lla. De es­ta ma­ne­ra, es­tas te­las que alu­den a los tra­jes tí­pi­cos, ajus­tan las cin­tu­ras de la mu­jer con­tem­po­rá­nea y re­sal­tan an­te un cli­ma so­lea­do que ilu­mi­na es­tas rui­nas in­cas. Asi­mis­mo, se apre­cia una mo­da que ha­ce én­fa­sis en la gran di­ver­si­dad de es­te país, que en la ac­tua­li­dad cuen­ta con una po­bla­ción de as­cen­den­cia asiá­ti­ca (prin­ci­pal­men­te chi­na y ja­po­ne­sa), afri­ca­na y mes­ti­za, ha­blan­do de la ri­que­za que es­te lu­gar po­see. Ahí, ba­jo esas gran­des mon­ta­ñas, que la mi­to­lo­gía in­cai­ca con­si­de­ra­ba eran res­guar­da­das por el dios Apu, es que el mis­mo Pe­rú de­ja cla­ro a to­do aquel que vi­si­te su ex­ten­so te­rri­to­rio que su gran ri­que­za his­tó­ri­ca y la de sus an­te­pa­sa­dos es lo que ha mol­dea­do el Pe­rú de la con­tem­po­ra­nei­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.