Có­mo es la nue­va “Ju­ras­sic Park”.

“Ju­ras­sic World: el reino caí­do” trai­cio­na to­das las ideas ori­gi­na­les, pe­ro aprue­ba co­mo pa­sa­tiem­po gra­cias a su di­rec­tor.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - Lu­cas As­mar Mo­reno Especial

¿Cuán­tas ve­ces es­ta fran­qui­cia ha­rá que un di­no­sau­rio ata­que a otro cuan­do pe­li­gran los hé­roes? En 1993 es­te deus ex ma­chi­na fue un gui­ño que su­ge­ría la anar­quía de la na­tu­ra­le­za en aras de su pro­pia su­per­vi­ven­cia; detalle que fun­cio­na­ba no só­lo co­mo pa­se má­gi­co de guion, tam­bién le qui­ta­ba al di­no­sau­rio cual­quier di­rec­triz mo­ral: da­ba igual que se coma a un hu­mano, a una ca­bra o a otro di­no­sau­rio, lo que de­bía ma­ni­fes­tar­se allí era una fuer­za aje­na al control hu­mano, tan aje­na que has­ta po­día be­ne­fi­ciar­lo.

Re­pe­tir el gui­ño en una quin­ta en­tre­ga no só­lo de­ve­la cons­ti­pa­ción crea­ti­va, tam­bién es una per­ver­sión de la idea ori­gi­nal. Los di­no­sau­rios ya no son bes­tias des­con­tro­la­das por la arro­gan­cia de un hom­bre ju­gan­do a ser Dios, sino bi­chi­tos sin­gu­la­res que ol­fa­tean la bon­dad. Es­ta an­tro­po­mor­fi­za­ción, ade­más, se po­ne al ser­vi­cio de una ba­ja­da eco­lo­gis­ta que em­pa­ren­ta al di­no­sau­rio con una ba­lle­na en­ca­lla­da o un pan­da be­bé. Ju­ras­sic World: el reino caí­do trans­cu­rre tres años des­pués de los in­ci­den­tes de la pe­lí­cu­la pre­via. La is­la Nu­blar pue­de des­apa­re­cer por la erup­ción de un vol­cán, así que un gru­po de ac­ti­vis­tas va al res­ca­te de las es­pe­cies. Entre es­tos ac­ti­vis­tas es­tá Clai­re (Bry­ce Da­llas Ho­ward), que bus­ca­rá la ayu­da de Owen (Ch­ris Pratt). ¿Por qué van? ¿Clai­re, de ser eje­cu­ti­va del par­que, aho­ra sal­va di­no­sau­rios? ¿Owen si­gue enamo­ra­do de Clai­re? Las ex­cu­sas nun­ca se­rán só­li­das si la aven­tu­ra ne­ce­si­ta pre­co­ci­dad: la du­pla vuel­ve a la is­la y a par­tir de allí las sub­tra­mas se mul­ti­pli­can a una ve­lo­ci­dad de­sin­te­gra­do­ra de cohe­ren­cia: apa­re­cen nar­co­tra­fi­can­tes con ga­nas de com­prar un tri­ce­ra­tops, mi­li­ta­res mal­tra­ta­do­res de ani­ma­les, hu­ma­noi­des que to­man con­cien­cia de sí mis­mos y mu­ta­cio­nes ul­tra pe­li­gro­sas del In­do­mi­nus Rex, por­que en Holly­wood más es más.

De El reino caí­do frus­tra par­ti­cu­lar­men­te su ho­me­na­je a la pri­me­ra en­tre­ga di­ri­gi­da por Spiel­berg. Es un chan­ta­je nos­tál­gi­co. Cuan­do Lau­ra Dern se emo­cio­na­ba con un bron­to­sau­rio, el es­pec­ta­dor se ma­ra­vi­lla­ba an­te la po­si­bi­li­dad his­tó­ri­ca de que el ci­ne pue­da re­crear­lo. El en­can­ta­mien­to an­te la clo­na­ción de una es­pe­cie ex­tin­ta ha­lla­ba un víncu­lo si­mé­tri­co con el en­can­ta­mien­to an­te la in­no­va­ción del CGI. Hoy ese es­pec­ta­dor ya no es vir­gen y el per­so­na­je que se emo­cio­na con un bron­to­sau­rio lo ha­ce más por la con­fec­ción pu­bli­ci­ta­ria de la ima­gen (atención a lo ri­dícu­lo del re­fle­jo del sol an­te la cá­ma­ra).

Tam­bién te­ne­mos un ho­me­na­jea The Lost World pe­ro eso im­pli­ca­ría un spoi­ler .Si El reino caí­do no cae en la des­hon­ra es por la ha­bi­li­dad de J.A. Ba­yo­na pa­ra do­tar de in­ge­nio vi­sual una ac­ción im­pa­ra­ble. La fas­ci­na­ción del di­rec­tor por los rep­ti­les pa­re­ce sin­ce­ra y se no­ta al mo­men­to de fil­mar­los co­mo mons­truos es­ti­li­za­dos. No pue­de de­cir­se lo mis­mo de los guio­nis­tas, que es­cla­vi­za­dos por la fran­qui­cia ya le abrie­ron las puer­tas a una sex­ta par­te y deben es­tar in­to­xi­ca­dos de ca­feí­na cal­cu­lan­do en qué mo­men­to un di­no­sau­rio ata­ca a otro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.