Lu­cía No­cio­ni re­pa­sa su ca­rre­ra.

La ac­triz es re­cor­da­da por pro­ta­go­ni­zar la no­ve­la cor­do­be­sa de TV “Mi hi­jo, la bru­ja y yo”. Tam­bién ac­tuó en “Su­gar” y hoy es­tá en la Co­me­dia Cor­do­be­sa. Una his­to­ria ar­tís­ti­ca sin­gu­lar.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - Bea­triz Mo­li­na­ri bmo­li­na­ri@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Lu­cía No­cio­ni ha­bla con los ojos, es vi­vaz, ex­pre­si­va, le po­ne sus­pen­so y pau­sas al re­la­to. En la obra de tea­tro Ca­ba­ret Car­mo­na es la pre­sen­ta­do­ra, jun­to a Gio­van­ni Qui­ro­ga y Be­to Ber­nuez. “Me gus­ta el cos­ta­do pa­té­ti­co de los per­so­na­jes”, di­ce an­tes de em­pe­zar la char­la que la mues­tra en va­rias fa­ce­tas: bai­la­ri­na de

Su­gar, do­cen­te de tea­tro, pro­duc­to­ra, di­rec­to­ra y guio­nis­ta de la telenovela Mi hi­jo, la bru­ja y yo.

Lu­cía se desem­pe­ña co­mo em­plea­da des­de ha­ce 10 años en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca; ac­tual­men­te tra­ba­ja por la ma­ña­na en el tea­tro Real y en­tró con la nue­va ca­ma­da que au­di­cio­nó pa­ra la Co­me­dia Cor­do­be­sa, don­de mar­ca tar­je­ta a las tres de la tar­de.

Ade­más, va­rios años atrás Ju­lio Chá­vez la be­có pa­ra su es­tu­dio. “Fue una bi­sa­gra pa­ra mí. Soy una apa­sio­na­da en el rol de alum­na”, di­ce.

A los 18 años Lu­cía se fue a Bue­nos Ai­res y a los 19 en­tró al elen­co de Su­gar. Ese lo­gro mar­có el ini­cio de una tra­yec­to­ria de 15 años en Bue­nos Ai­res. Por eso di­ce que la me­jor for­ma­ción que tie­ne es de au­di­cio­nes y cas­ting.

“Nun­ca pa­sé des­aper­ci­bi­da. De 500 pibes, eli­gen a 20. Es una cla­ve im­por­tan­te de mi for­ma­ción. Sa­lía­mos co­rrien­do con un bol­so con ac­ce­so­rios y ro­pa”, cuen­ta. Y enu­me­ra có­mo les lle­ga­ba a los ac­to­res la in­for­ma­ción de au­di­cio­nes: “Bar­ney Finn bus­ca ac­tri­ces pa­ra la pe­lí­cu­la tal; co­me­dia mu­si­cal en el Pre­mier (za­pa­tos de tap); ca­lle Co­rrien­tes, So­fo­vich pa­ra la re­vis­ta, allá íba­mos con los ta­cos agu­ja”.

“Re­cuer­do to­do de la au­di­ción en el Lo­la Membrives pa­ra Su­gar. Lle­gué con las va­li­jas a la au­di­ción. No ha­bía ido an­tes so­la a Bue­nos Ai­res. Ten­go anéc­do­tas en­tra­ña­bles y her­mo­sas. Caí con un jog­ging ama­ri­llo y aba­jo, la ro­pa de dan­za. Me acuer­do que uno de mis ami­gos que es­tu­vo en

La mu­jer del año en Car­los Paz mien­tras yo es­ta­ba en Te­lón de

pla­ta, me ha­bía ad­ver­ti­do de que no se me ocu­rrie­ra en­trar al tea­tro de ama­ri­llo por­que Su­sa­na me iba a ma­tar. Re­cuer­do el nú­me­ro 182 por­que lle­gué muy tem­prano. ‘¡Ha­ce­le sa­car el con­jun­to ama­ri­llo!’, gri­ta­ba Su­sa­na”, di­ce.

Y com­ple­ta: “Fue una se­ma­na de au­di­cio­nes. Pa­sé to­das las prue­bas. Fue her­mo­so. Lo que pa­sa es que, des­de chi­ca, me in­vi­tan a ju­gar y jue­go. No me im­por­ta ga­nar, me im­por­ta ju­gar. Es fun­da­men­tal pa­ra los ac­to­res. Co­mo do­cen­te de tea­tro y en el es­pa­cio de en­tre­na­mien­to di­go que el te­ma es­tá en ju­gar con la me­mo­ria y la ima­gi­na­ción, en el rol que me to­que”.

Pri­me­ras épo­cas

Lu­cía evo­ca los jue­gos con las ne­nas del ba­rrio. Su pri­me­ra re­la­ción con el tea­tro fue de muy chi­qui­ta, ju­gan­do. “Éra­mos ima­gi­na­ti­vas”, di­ce. Las ami­gui­tas te­nían ca­rác­ter más fuer­te y re­par­tían los ro­les. “Yo aga­rra­ba, con tal de ju­gar. Era una men­di­ga del jue­go. Pe­ro des­pués in­ven­ta­ba una his­to­ria ma­ra­vi­llo­sa pa­ra el rol y las de­más que­rían ha­cer­lo. Mi ADN tie­ne que ver con la ima­gi­na­ción”.

La ac­triz tu­vo maes­tros que ado­ró, des­de la maes­tra de Len­gua de ter­cer gra­do en la es­cue­la Víc­tor Mer­can­te, que le hi­zo des­cu­brir que po­día ha­cer reír. “Era una fá­bu­la, yo ha­cía la tor­tu­ga, ha­cía el zo­rro, la lo­ra vie­ji­ta, y mis com­pa­ñe­ros se em­pe­za­ron a reír. Me en­can­tó esa sen­sa­ción. Son hue­llas”. Los úl­ti­mos maes­tros son Willy Ian­ni (Cór­do­ba) y Ju­lio Chá­vez (Bue­nos Ai­res). “Ten­go 52 años y ahí me que­do”.

No­cio­ni ha­bía au­di­cio­na­do pa­ra la Co­me­dia Cor­do­be­sa a los 35 años y que­dó ter­ce­ra. “Pa­ra mí, la pá­gi­na ya es­ta­ba da­da vuel­ta. Es­to fue un gui­ño del de arri­ba. Es­toy muy agra­de­ci­da”. En la re­cien­te au­di­ción de la Co­me­dia pre­sen­tó

La tor­tu­ga de Dar­win de Juan Ma­llor­ga, que ge­ne­ro­sa­men­te vio Willy Ian­ni; pa­ra el otro tex­to le pi­dió opi­nión a Mar­tín Gae­tán, ac­tor de la Co­me­dia In­fan­to-Ju­ve­nil que ad­mi­ra.

“Soy muy jo­di­da, ob­se­si­va y por eso me cues­ta en­tre­gar lo mío a la mi­ra­da (de los pa­res), por­que el jue­go es mío. Por eso an­do re­co­lec­tan­do co­sas. Lo ofrez­co al pú­bli­co, pe­ro eli­jo a quién pon­go mi jue­go so­bre la me­sa pa­ra que me mi­re. No se lo en­tre­go a cual­quie­ra”, señala.

Fe­lli­ni en Cór­do­ba

En 1999, 2001 y 2002 la te­le­vi­sión lo­cal alo­jó la telenovela Mi hi­jo, la

bru­jay­yo . “Fue un de­li­rio, otro jue­go”, di­ce Lu­cía que es­cri­bía, pro­du­cía, di­ri­gía un her­mo­so de­li­rio de gen­te que te­nía el mis­mo de­seo. No se vol­vió a ha­cer ese ti­po de fic­ción en la ma­gra pro­duc­ción lo­cal por te­le­vi­sión abier­ta.

“Y cuan­do se vol­vió a ha­cer, no fue con esas ca­rac­te­rís­ti­cas, ese ADN. Yo de­fien­do el ADN. De­fien­do de dón­de vie­ne. Eso tie­ne que ver con lo po­pu­lar, con la au­to­ges­tión ab­so­lu­ta. No re­ci­bía­mos sub­si­dio, en aque­lla épo­ca no ha­bía las po­si­bi­li­da­des que exis­ten hoy. Íba­mos a la pa­na­de­ría a au­men­tar la pau­ta y com­prá­ba­mos los ca­se­tes pa­ra gra­bar”, co­men­ta.

En ba­rrio Puey­rre­dón los ve­ci­nos cor­ta­ban la ca­lle, sa­ca­ban las si­llas y las ve­ci­nas ha­cían pas­ta fro­la. “En plena zo­na ro­ja, yo con cá­ma­ras de 15, 20 mil pe­sos de en­ton­ces. Tra­ba­já­ba­mos a tres cá­ma­ras, que­ría­mos es­tar a la al­tu­ra: nue­ve es­pa­cios es­cé­ni­cos pa­ra ca­da ca­pí­tu­lo, es­ce­na­rios na­tu­ra­les: la ca­sa, el ta­ller me­cá­ni­co. Des­pués, al tiem­po fui to­man­do con­cien­cia, cuan­do em­pe­cé a bal­co­near mis re­cuer­dos. Mien­tras tan­to, yo pa­ga­ba al­qui­ler, era do­cen­te de tea­tro en la Es­cue­la Sa­gra­do Co­ra­zón, ma­má, to­do”, cuen­ta.

Lu­cía re­cuer­da que una vez lla­mó el ge­ren­te ge­ne­ral de una co­no­ci­da ca­de­na de su­per­mer­ca­dos pa­ra arre­glar la pau­ta y aten­dió su sue­gra, que pen­só que ha­bía con­fu­sión con un pe­di­do... Cacho Bue­na­ven­tu­ra, que com­par­tió la fil­ma­ción de to­do un día, no po­día creer lo que pa­sa­ba. “Es­to es Fe­lli­ni”, de­cía. La lí­nea de la reali­dad y la fic­ción era muy del­ga­da.

La ac­triz re­cuer­da la es­ce­na de una pe­lea. Era la épo­ca del des­gua­ce de au­tos. Lle­ga­ba Cacho con Ra­fa Ochoa y los chi­cos de Ca­chum­ba. Se ar­ma­ba una gran pe­lea en la ca­lle. Se iba la luz na­tu­ral, era una es­ce­na con mu­cha gen­te, más los pe­rros que se me­tían, más el fol­klo­re. En plena pe­lea, cuan­do vo­la­ban go­mas, apa­re­ció el pa­tru­lle­ro y una ca­mio­ne­ta de la po­li­cía. “Fil­má, fil­má”, or­de­nó Lu­cía. Ha­bían re­ci­bi­do la de­nun­cia y fue­ron. Ni ler­da ni pe­re­zo­sa, Lu­cía pi­dió al po­li­cía re­pe­tir la en­tra­da por­que no los ha­bía to­ma­do bien. No ha­bía pro­ble­mas, sal­vo por el he­cho de que el pa­tru­lle­ro se des­com­pu­so y hu­bo que em­pu­jar­lo. El Sul­tán, un pe­rri­to que traía a los otros, le mor­dió la pier­na al ofi­cial. “¡No ha­bía cá­ma­ra que to­ma­ra to­do eso!”, se ríe la ac­triz. Co­mo en un reality.

¿Qué ha­ce fal­ta pa­ra vol­ver a in­ten­tar­lo? Lu­cía se po­ne se­ria y re­fle­xio­na: “Con só­lo ver lo que pa­sa en la ca­lle se en­tien­de qué fal­ta. ¿Có­mo ha­cer fic­ción? Ni me

CO­MO DO­CEN­TE DE TEA­TRO Y EN EL ES­PA­CIO DE EN­TRE­NA­MIEN­TO, DI­GO QUE EL TE­MA ES­TÁ EN JU­GAR CON LA ME­MO­RIA Y LA IMA­GI­NA­CIÓN, EN EL ROL QUE ME TO­QUE.

SOY MUY JO­DI­DA, OB­SE­SI­VA, Y POR ESO ME CUES­TA EN­TRE­GAR LO MÍO A LA MI­RA­DA (DE LOS PA­RES), POR­QUE EL JUE­GO ES MÍO. POR ESO AN­DO RE­CO­LEC­TAN­DO CO­SAS.

per­mi­to pen­sar en eso. La ca­lle es­tá fea, la gen­te es­tá su­frien­do, pier­de su tra­ba­jo. Pa­ra mí, hay otras prio­ri­da­des y, en to­do ca­so, se­ría otro mi pro­yec­to de es­cri­tu­ra, y no lo car­ga­ría so­bre mis hom­bros”, señala.

Jun­to a la Co­me­dia Cor­do­be­sa, No­cio­ni le pu­so el cuerpo al jue­go y na­ció la pre­sen­ta­do­ra, la se­ño­ra del ca­ba­ré.

“Me ins­ta­lo en el lu­gar don­de hay más in­co­mo­di­dad, en el sen­ti­do de que a los 52 años ya pue­do co­mer de mi pro­pio yo­gur ven­ci­do (ri­sas), es de­cir, po­dría men­tir, pe­ro me per­de­ría lo más lin­do que es ju­gar sin tram­pas. Pa­ra eso me for­mé y es­tu­dié. Co­mo di­jo Gio­van­ni Qui­ro­ga, ‘so­mos mu­chos ac­to­res ha­cien­do pe­que­ñas co­sas’. En la su­ma­to­ria sur­ge el to­do que tie­ne el se­llo de Gas­tón Mo­ri, el di­rec­tor”, co­men­ta.

Co­mo in­te­gran­te de la Co­me­dia y co­mo ser­vi­do­ra pú­bli­ca, di­ce que mos­tra­ría las obras en to­das par­tes. “Te­ne­mos que ser cons­cien­tes de lo que te­ne­mos, agra­de­ci­dos, de­vol­ver y lle­gar a la gen­te”.

“CON SÓ­LO VER LO QUE PA­SA EN LA CA­LLE, SE EN­TIEN­DE QUÉ FAL­TA. ¿CÓ­MO HA­CER FIC­CIÓN? NI ME PER­MI­TO PEN­SAR EN ESO”.

Una gran ca­rre­ra. “Te­ne­mos que ser cons­cien­tes de lo que te­ne­mos, agra­de­ci­dos, de­vol­ver y lle­gar a la gen­te”, di­ce No­cio­ni.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.