Maes­tros di­gi­ta­les

Pla­ta­for­mas co­mo Fa­ce­book y YouTu­be po­ten­cian la en­se­ñan­za mu­si­cal con nue­vas re­glas. Tres pro­fes “on li­ne” cuen­tan su ex­pe­rien­cia.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - Juan Manuel Pai­ro­ne Es­pe­cial

La tec­no­lo­gía for­ma par­te fun­da­men­tal de la vi­da co­ti­dia­na y atra­vie­sa prác­ti­ca­men­te cual­quier hen­di­ja de es­pa­cio pú­bli­co en el si­glo 21. La edu­ca­ción, así co­mo el tiem­po li­bre o el tra­ba­jo, es uno de los ám­bi­tos don­de es­ta má­xi­ma se ex­pre­sa con ma­yor fuer­za. Net­books en au­las, do­cu­men­tos de Goo­gle Dri­ve pa­ra tra­ba­jos prác­ti­cos y gru­pos de What­sApp en­tre com­pa­ñe­ros de cur­so son al­gu­nas de las nue­vas ma­ni­fes­ta­cio­nes de la hue­lla tec­no­ló­gi­ca. Pe­ro no las úni­cas.

De la mano de las re­des so­cia­les y de una mi­ra­da op­ti­mis­ta so­bre in­ter­net y su po­ten­cia­li­dad pa­ra co­nec­tar in­tere­ses, las for­mas en las que se com­par­te el co­no­ci­mien­to tam­bién han cam­bia­do. ¿Qué se pue­de ha­cer si se quie­re apren­der a to­car una can­ción o si se tie­nen du­das so­bre tal o cual con­cep­to? Es pro­ba­ble que Goo­gle o YouTu­be nos ayu­den a en­con­trar la res­pues­ta. O, al me­nos, una de las tan­tas res­pues­tas po­si­bles que se alo­jan en la red de re­des.

Una y otra vez

Fran­co Lung­hi­tano es mú­si­co y tie­ne su pro­pio pro­yec­to, Géminis. Pe­ro ade­más, es un en­tu­sias­ta de la gui­ta­rra eléc­tri­ca des­de ha­ce va­rios años. En 2010, con la idea de pro­mo­cio­nar su pro­pio si­tio web de cur­sos on li­ne, de­ci­dió em­pe­zar a su­bir vi­deos a YouTu­be. Rá­pi­da­men­te, lo que era un me­ca­nis­mo más pa­ra con­se­guir alum­nos se con­vir­tió en un nue­vo pro­yec­to: sos­te­ner un ca­nal pro­pio con con­te­ni­do re­la­cio­na­do al per­fec­cio­na­mien­to ins­tru­men­tal pa­ra gui­ta­rris­tas de di­fe­ren­tes ni­ve­les.

“Co­men­cé en YouTu­be en 2010. Vi que mu­cha gen­te ya em­pe­za­ba a bus­car co­sas ahí, y en el mer­ca­do an­glo ya ha­bía usua­rios que subían con­te­ni­do. Lo em­pe­cé a usar co­mo un ca­nal de pro­mo­ción, su­bien­do al­gu­nas can­cio­nes y tips, pe­ro nun­ca ima­gi­né que iba a te­ner tan­ta res­pues­ta”, co­men­ta el crea­dor del si­tio cuer­da­bier­ta.com, que ya cuen­ta con más de 350 vi­deos en su ca­nal y ha su­pe­ra­do la ba­rre­ra del mi­llón de re­pro­duc­cio­nes en lec­cio­nes del ti­po “Có­mo comenzar a ha­cer so­los de gui­ta­rra”. Más de 203 mil usua­rios es­tán sus­crip­tos.

“No ten­go for­ma­ción pe­da­gó­gi­ca, dar cla­ses a tra­vés de vi­deos fue to­do un desafío”, ase­gu­ra. “Me ins­pi­ré en otros usua­rios y vi có­mo ex­pli­ca­ban y ha­cían los vi­deos. De esa for­ma me fui ani­man­do a fil­mar­me, al prin­ci­pio po­nía un es­pe­jo pa­ra ver qué es­ta­ba fil­man­do. Con el tiem­po le vas aga­rran­do la mano y va sa­lien­do mu­cho más flui­do. No es más que de­cir ‘el de­do 1 va acá’. Tra­to de ser lo más na­tu­ral po­si­ble, co­mo si le es­tu­vie­ra ex­pli­can­do a al­guien que ten­go en­fren­te. Lo bueno es que los vi­deos se pue­den re­pe­tir in­con­ta­bles ve­ces, se pue­den ade­lan­tar y re­tro­ce­der. Y se pue­den ver en cual­quier mo­men­to, co­sa que con un pro­fe­sor par­ti­cu­lar no pa­sa”.

Más opor­tu­ni­da­des

Des­de Car­los Paz, Ni­co­lás As­te­giano (31) llegó a YouTu­be si­guien­do dos vlogs (con “v” por re­fe­rir­se a vi­deo blogs) es­pe­cia­li­za­dos en so­ni­do, el área de co­no­ci­mien­to que lo apa­sio­na. “Fue co­mo mi se­gun­da es­cue­la”, ase­gu­ra en re­la­ción a las cuen­tas de vi­deos Re­cor­din­gRe­vo­lu­tion y Pro­du­ce Li­ke A Pro. “Apren­dí mu­chí­si­mo de esa gen­te”, re­co­no­ce el crea­dor del ci­clo Au­dio Pa­ra Mú­si­cos, que se pue­de en­con­trar en el ca­nal de Au­di­re Stu­dio.

“Ha­ce un par de años me con­tac­té y em­pe­cé a tra­ba­jar con Paul Ash­mo­re y Nick Bur­chall, dos lon­di­nen­ses que ha­cen mas­te­ri­ng. En 2017 los pu­de co­no­cer allá en su es­tu­dio, Au­dio Ani­mals. Char­lar con ellos me abrió la ca­be­za. Me di­je­ron que me fal­ta­ba ex­po­ner­me a nue­vos clien­tes, a la co­mu­ni­dad mu­si­cal, que ne­ce­si­ta­ba ge­ne­rar una au­dien­cia pro­pia pa­ra con­se­guir más opor­tu­ni­da­des. Así fue co­mo me em­pe­cé a abrir a es­to de la do­cen­cia por in­ter­net. Siem­pre me gus­tó, des­de los 16 años doy cla­ses en mi ca­sa, y ade­más me en­can­ta ha­blar de au­dio y de mú­si­ca. Era la ex­cu­sa per­fec­ta”, sin­te­ti­za.

“Mi úni­ca ex­pe­rien­cia en el au­la es co­mo alumno”, acla­ra As­te­giano. “Se re­quie­ren de otras he­rra­mien­tas pa­ra tra­ba­jar con un cur­so de mu­chas per­so­nas, so­bre to­do cuan­do son ni­ños y ado­les­cen­tes”, di­fe­ren­cia.

“En YouTu­be uno bus­ca in­for­ma­ción. Es una es­pe­cie de bi­blio­te­ca vir­tual. Si no te gus­ta el vi­deo o quién lo ha­ce, lo cam­biás. Ade­más se pue­de edi­tar, po­dés pen­sar bien los con­te­ni­dos e in­ten­tar de­jar al­go me­dia­na­men­te pro­fe­sio­nal. Es mu­cho más prác­ti­co que una cla­se, por­que es en los tiem­pos en lo que ca­da per­so­na pue­de. Se aco­pla me­jor a la reali­dad, a la vo­rá­gi­ne de 2018” des­ta­ca el vlog­ger, quien ade­más rea­li­za trans­mi­sio­nes en vi­vo a tra­vés de Fa­ce­book.

“El feed­back es sú­per po­si­ti­vo, la gen­te te va­lo­ra ca­da de­ta­lle. Mu­cha de es­ta in­for­ma­ción es­tá en inglés, hay po­co tra­du­ci­do al cas­te­llano”, apor­ta As­te­giano, que ha­ce hin­ca­pié en la ne­ce­si­dad de ge­ne­rar con­te­ni­dos en ha­bla his­pa­na. “A mí me gus­ta ver qué in­quie­tu­des tie­nen los mú­si­cos y las per­so­nas que se de­di­can a es­to. Hay mu­cha gen­te que sa­be un mon­tón y co­la­bo­ra con in­for­ma­ción, así que ter­mino apren­dien­do. Ter­mi­na sien­do una co­mu­ni­dad en la que nos re­tro­ali­men­ta­mos en­tre to­dos”, agre­ga.

HA­GO VI­DEOS PA­RA GE­NE­RAR UN CON­TE­NI­DO Y QUE LA PER­SO­NA QUE ME VEA TEN­GA GANAS DE TO­CAR.

Da­nie­la Díaz YOUTU­BE ES UNA ES­PE­CIE DE BI­BLIO­TE­CA VIR­TUAL. SI NO TE GUS­TA EL VI­DEO O QUIÉN LO HA­CE, LO CAM­BIÁS.

Ni­co­lás As­te­giano EM­PE­CÉ A USAR YOUTU­BE CO­MO UN CA­NAL DE PRO­MO­CIÓN, PE­RO NUN­CA IMA­GI­NÉ TAN­TA RES­PUES­TA.

Fran­co Lung­hi­tano

Es­tar en las re­des

“In­ter­net es un com­ple­men­to ideal pa­ra las per­so­nas que son au­to­di­dac­tas y cu­rio­sas. En­tien­do que no es pa­ra to­do el mun­do, te­nés que te­ner cier­ta cons­tan­cia y gus­to por es­tu­diar so­lo”, ar­gu­men­ta Da­nie­la Díaz (32). En su ca­so, ha­cer vi­deos no es su ac­ti­vi­dad prin­ci­pal a la ho­ra de ge­ne­rar con­te­ni­do en la web, pe­ro sí una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal. Au­to­pro­cla­ma­da co­mo la “pri­mer pro­fe­so­ra de uke­le­le” de Cór­do­ba, de­ci­dió crear un ta­ller iti­ne­ran­te que uti­li­za la tec­no­lo­gía co­mo alia­da fun­da­men­tal. A par­tir de una pá­gi­na de Fa­ce­book, Díaz se co­mu­ni­ca con in­tere­sa­dos en el ins­tru­men­to, que pue­den acer­car­se a los en­cuen­tros in­ten­si­vos de una so­la jor­na­da.

“Yo ha­go vi­deos pa­ra ge­ne­rar un con­te­ni­do pu­bli­ci­ta­rio, pa­ra que la per­so­na que me vea ten­ga ganas de to­car”, di­ce la res­pon­sa­ble del Ta­ller Viajero de Uke­le­le. “Las re­des las uso pa­ra ge­ne­rar un víncu­lo con esos po­ten­cia­les alum­nos. Lue­go eso se con­cre­ta en un en­cuen­tro pre­sen­cial, pe­ro lo que es­toy tra­tan­do de ar­mar es una co­mu­ni­dad en torno al es­tu­dio del ins­tru­men­to. Mi idea es que la per­so­na se va­ya de la cla­se con he­rra­mien­tas, a se­guir es­tu­dian­do en su ca­sa, a com­ple­men­tar con los tu­to­ria­les de YouTu­be. Creo que en es­te ca­so es im­por­tan­te que ha­ya un com­ple­men­to en­tre la in­for­ma­ción en vi­deo y una per­so­na que te agarre el de­do, te mues­tre có­mo po­ner­lo, te vea to­car”.

“Yo ve­nía dan­do cla­ses de gui­ta­rra, ba­jo, com­po­si­ción de can­cio­nes y ha­ce un par de años apa­re­ció fren­te a mí el uke­le­le”, co­men­ta Díaz, que tam­bién ha in­cur­sio­na­do en YouTu­be con tips pa­ra can­tau­to­res afi­cio­na­dos. “Hoy por hoy es un ins­tru­men­to que go­za de una po­pu­la­ri­dad cre­cien­te. To­do el mun­do quie­re to­car­lo. Es ama­ble, eco­nó­mi­co, trans­por­ta­ble. Es una muy in­tere­san­te pri­me­ra apro­xi­ma­ción a la mú­si­ca. Le vi la ve­ta co­mer­cial, no en­con­tré a na­die más que lo hi­cie­ra y de­ci­dí ge­ne­rar la fan­pa­ge”, re­su­me es­ta do­cen­te mul­ti­me­dia, que tam­bién se es­pe­cia­li­za en mar­ke­ting di­gi­tal.

Apren­di­za­je 3.0

“No es una fuente la­bo­ral pa­ra mí, es un me­dio pa­ra ex­po­ner­se, pa­ra que la gen­te se­pa que vos exis­tís co­mo pro­fe­sio­nal. Hoy hay tan­ta com­pe­ten­cia que lo más di­fí­cil es des­ta­car­se”, co­men­ta As­te­giano. “Es me­dio di­fí­cil vi­vir so­la­men­te de YouTu­be por­que ne­ce­si­tás mu­chos pe­ro mu­chos sus­crip­to­res y re­pro­duc­cio­nes. Se gana muy po­co, ape­nas pa­ra sal­var los gas­tos. La idea es ge­ne­rar una co­mu­ni­dad, con un con­te­ni­do pre­mium, co­mo pa­ra que los que quie­ran pue­dan ac­ce­der a cur­sos o a cla­ses por Sky­pe pa­gos. Hay mu­chas for­mas de ren­ta­bi­li­zar­lo. Lo im­por­tan­te es apor­tar­le va­lor a la gen­te con un con­te­ni­do gra­tui­to”, com­ple­ta Lung­hi­tano.

En su ca­so, fue el pro­pio ca­nal el que lo lle­vó a co­nec­tar­se con otros dos gui­tar­tu­bers. Jun­to a ellos, co­men­zó a or­ga­ni­zar un en­cuen­tro de gui­ta­rris­tas y una clí­ni­ca in­ten­si­va que es­te año ten­drá edi­cio­nes en Bue­nos Ai­res, Mar del Pla­ta y Cór­do­ba. “Uno quie­re se­guir pro­gre­san­do y lle­ga un pun­to en el que te das cuen­ta de que po­dés vi­vir de in­ter­net”, ana­li­za.

Al mis­mo tiem­po, Lung­hi­tano con­si­de­ra que se tra­ta de una evo­lu­ción en la for­ma de com­par­tir co­no­ci­mien­to. “Es­te mo­de­lo de do­cen­cia vino pa­ra que­dar­se, so­bre to­do con el vi­deo co­mo he­rra­mien­ta, y con YouTu­be co­mo mo­tor de bús­que­da”, sen­ten­cia el gui­ta­rris­ta. “Van a ve­nir mu­chos más avan­ces tec­no­ló­gi­cos. Yo, co­mo do­cen­te y fa­ná­ti­co de in­ter­net, es­toy al tan­to. Es una bue­na for­ma de apren­der, hay que ac­tua­li­zar­se”, afir­ma.

“To­dos te­ne­mos dis­tin­tos rit­mos pa­ra apren­der las co­sas y los cur­sos on li­ne en ge­ne­ral se ma­ne­jan sin pla­zo de tiem­po, sino con cum­pli­mien­to de ob­je­ti­vos”, des­ta­ca Díaz. “Hay a dis­po­si­ción un mon­tón de con­te­ni­do gra­tui­to, in­clu­so de uni­ver­si­da­des pres­ti­gio­sas. Si ma­ne­jás inglés, te­nés to­do un mun­do por de­lan­te”, sos­tie­ne. Aun­que ad­vier­te: “Al­go a desa­rro­llar en es­ta ge­ne­ra­ción es un cri­te­rio más fino pa­ra de­tec­tar la va­li­dez de los co­no­ci­mien­tos de los otros”.

(JO­SÉ HER­NÁN­DEZ)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.