Un li­bro pa­ra per­der la cal­ma

VOS - - TEATRO - Gio­van­ni Qui­ro­ga Actor, di­rec­tor

Leí Fah­ren­heit 451 de un ti­rón. Era in­vierno en una ha­bi­ta­ción con ven­ta­nas a la atlán­ti­ca ría de Vi­go (Es­pa­ña) y me dor­mí muy tar­de. Ha­bía caí­do en la tram­pa.

Al vol­ver a Cór­do­ba, Da­niel Sal­zano me pre­gun­tó qué fue lo que más me im­pre­sio­nó de la no­ve­la. Le di­je que mien­tras se pren­día fue­go esa maes­tra en la ca­sa, yo es­ta­ba vien­do a mis tíos al­re­de­dor de los li­bros que­mán­do­se en el ga­lli­ne­ro, por­que eran pe­li­gro­sos. A él lo im­pre­sio­na­ba que existan vi­gi­lan­tes que con­tro­len lo que se lee. Era mar­zo de 1999.

To­do lo de­más fue amor. Im­ple­men­té un ta­ller tea­tral pa­ra afi­cio­na­dos, con el ob­je­ti­vo de re­crear es­ce­nas de los li­bros que de­fen­de­rían, y fui­mos tra­ba­jan­do jun­tos en me­mo­ri­zar frag­men­tos, en es­tu­diar so­bre los au­to­res, en ver la for­ma es­té­ti­ca de de­cir y la ma­ne­ra ge­nui­na de en­ga­ñar al tea­tro con una ver­dad su­pe­rior. En­cen­di­mos fo­ga­tas y ar­ma­mos la ce­re­mo­nia, mu­chas ve­las y lu­ces de fa­rol, pa­la­bras suel­tas y gen­te di­cien­do “amor, amor, amor” y se sen­tía una con­sa­gra­ción cuan­do po­día­mos me­mo­ri­zar un frag­men­to. Lo que­má­ba­mos en pú­bli­co, to­má­ba­mos e in­vi­tá­ba­mos vino, se ha­cía pan en el horno de ba­rro, lo con­vi­dá­ba­mos. Ve­nía un pe­li­gro en for­ma de rui­do y si­re­nas, y rá­pi­da­men­te les in­di­cá­ba­mos la sa­li­da, re­ga­lá­ba­mos un li­bro pa­ra es­con­der y sa­lía­mos a la ca­lle.

En el año 2001 se en­cen­dió de nue­vo la lla­ma: el Ci­ne­club Mu­ni­ci­pal inau­gu­ra­ba su bi­blio­te­ca con compu­tado­ras pa­ra la gen­te y vol­vi­mos con otro re­co­rri­do.

To­do era corazón y tri­pas, la gen­te sa­lía llo­ran­do, con­mo­vi­da, agra­de­ci­da, es­pe­luz­na­da… y co­men­cé a en­con­trar­le ra­zón a las ideas de la no­ve­la: te­ner un li­bro o es­cu­char una poe­sía pue­de qui­tar la cal­ma en un mo­men­to y con­ver­tir­te en un adic­to, en un pre­gun­tón, en un ser in­tran­qui­lo y mo­vi­li­za­do.

¿Ac­tual­men­te los li­bros es­tán prohi­bi­dos?

Los gran­des no apa­gan el fue­go, lo pro­vo­can. De ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción trans­mi­ti­mos lo que que­re­mos que que­de vi­vo.

Pue­den faltar bi­blio­te­cas, pe­ro no ha­rán des­apa­re­cer las ideas que lle­va­mos dia­gra­ma­das en las pa­la­bras es­con­di­das en nues­tras ca­be­zas.

Los li­bros pro­vo­can an­gus­tia por­que nos ha­cen re­fle­xio­nar so­bre no­so­tros, nos mues­tran el mun­do le­jano y pro­vo­can nues­tros sen­ti­mien­tos, tur­ban, desa­so­sie­gan, los li­bros in­quie­tan los es­pí­ri­tus.

Los que lee­mos so­mos una co­mu­ni­dad que re­sis­ti­mos la des­apa­ri­ción del li­bro, so­mos una so­cie­dad clan­des­ti­na, pe­ro es­ta­mos a la vis­ta de to­dos. Es el me­jor es­con­di­te.

(LA VOZ / AR­CHI­VO)

En 1999. Gio­van­ni Qui­ro­ga di­ri­ge “Fah­ren­heit 451”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.