Vol­véS­te­ven Spielberg, te per­do­na­mos

VOS - - VOS + HUMOR - Vic­to­ria Con­ci vcon­ci@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

La nue­va pe­lí­cu­la de la sa­ga Ju­ras­sic World po­dría ha­ber si­do mu­cho más in­tere­san­te y me­mo­ra­ble de lo que re­sul­tó si los efec­tos es­pe­cia­les y la ac­ción no se hu­bie­sen con­ver­ti­do en la úni­ca ra­zón de ser del fil­me di­ri­gi­do por el es­pa­ñol J. A. Ba­yo­na.

En la pe­lí­cu­la, los di­no­sau­rios co­rren pe­li­gro de que­dar nue­va­men­te ex­tin­tos por la in­mi­nen­te erup­ción de un vol­cán en la is­la en la que ha­bi­tan.

En sus pri­me­ros mi­nu­tos, el fil­me se plan­tea el dilema de sal­var a los ani­ma­les o de­jar que pe­rez­can por el pe­li­gro que im­pli­can pa­ra el planeta. Ade­más del tó­pi­co de la clo­na­ción y la ma­ni­pu­la­ción ge­né­ti­ca.

Pe­ro en lu­gar de pro­fun­di­zar en esas te­má­ti­cas, la his­to­ria los des­pa­cha rá­pi­da­men­te y con cier­ta tor­pe­za, con­vir­tién­do­los en una me­ra ex­cu­sa pa­ra que los per­so­na­jes des­em­bar­quen en la is­la y co­mien­ce la ac­ción.

Ba­yo­na ti­ra to­da la car­ne al asa­dor y por mo­men­tos em­pa­cha: hay ca­tás­tro­fe na­tu­ral, es­tam­pi­das de di­no­sau­rios, ca­za­do­res dis­pues­tos a to­do, un en­cuen­tro in­ter­na­cio­nal de ma­fio­sos y mi­li­tan­tes de la cau­sa ani­mal. To­do a un rit­mo que no da res­pi­ros.

El re­gre­so al par­que que Ste­ven Spielberg lle­vó a la pan­ta­lla en el año 1993 ya no ge­ne­ra el efec­to emo­ti­vo que sí lo­gró la en­tre­ga an­te­rior ( Ju­ras­sic World, di­ri­gi­da por Co­lin Tre­vo­rrow y es­tre­na­da en 2015).

Ape­nas hay al­gu­nos gui­ños que son un res­pi­ro pa­ra los fa­ná­ti­cos de la sa­ga, co­mo el bastón de Ben­ja­min Lock­wood con el fó­sil del mos­qui­to, pe­ro fue­ra de eso hay po­co y na­da del es­pí­ri­tu de la pri­me­ra pe­lí­cu­la.

Al fi­nal, una reunión de ma­fio­sos en una man­sión roza el ri­dícu­lo por los es­te­reo­ti­pos que plan­tea, y es ape­nas una ex­cu­sa más pa­ra desatar una nue­va tan­da (otra más) de ac­ción y efec­tos es­pe­cia­les, que te ha­rán ex­tra­ñar más que nun­ca a las cria­tu­ras de Spielberg.

Por úl­ti­mo, hay que de­cir que Ju­ras­sic World 2 tie­ne una de las du­plas pro­ta­gó­ni­cas con me­nos quí­mi­ca y chis­pa de los úl­ti­mos tiem­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.