Elar­te que cir­cu­la en las pan­ta­llas

VOS - - VOS + OPINIÓN - Jo­sé Heinz Pun­to de vis­ta jheinz@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Se dis­cu­te des­de ha­ce dé­ca­das de qué ma­ne­ra acer­car las be­llas ar­tes a la ju­ven­tud. Hay es­tra­te­gias clá­si­cas, co­mo pla­nes de es­tu­dio que con­tem­plan la his­to­ria de las es­cue­las pic­tó­ri­cas más im­por­tan­tes, y tam­bién otras más mo­der­nas, co­mo pe­lí­cu­las que nos mues­tran el de­rro­te­ro de ar­tis­tas ator­men­ta­dos, vi­das con al­gu­nos pun­tos de contacto con los ído­los de los ado­les­cen­tes de hoy, só­lo que tran­si­ta­das al­gu­nos si­glos atrás.

To­do sir­ve, por su­pues­to, pe­ro qui­zás el mé­to­do más efectivo sea aquel que pro­du­ce un efec­to con­ta­gio. Al­go que ori­gi­ne un fue­go in­te­rior, cier­ta ex­ci­ta­ción por ave­ri­guar más so­bre aque­llo que nos se­du­jo en pri­me­ra ins­tan­cia. De na­da sir­ve la ins­truc­ción si no hay en­tu­sias­mo. Pue­de ser la fra­se de un autor con la que uno se en­cuen­tra de pu­ra ca­sua­li­dad y que da ganas de sa­lir a bus­car sus li­bros pa­ra de­vo­rar­los. O una pie­za mu­si­cal oí­da co­mo cor­ti­na de fon­do en una pu­bli­ci­dad que nos atrai­ga lo su­fi­cien­te pa­ra ave­ri­guar quién es su com­po­si­tor.

En las ar­tes vi­sua­les, co­mo bien in­di­ca su de­no­mi­na­ción, lo esen­cial no es in­vi­si­ble a los ojos, por­que la ima­gen es la gran pro­ta­go­nis­ta. Y en su con­tem­pla­ción, no to­do es permea­ble a ser ra­cio­na­li­za­do. Pa­ra de­cir­lo con otras pa­la­bras, mu­chas ve­ces pa­sa que nos gus­ta una obra pe­ro no sa­bría­mos de­cir por qué. Y eso no es­tá mal: nos in­ter­pe­la aun sin sa­ber na­da de su his­to­ria, su pro­ce­so o su com­po­si­ción. Es una de las tan­tas for­mas ge­nui­nas de con­su­mir ar­te, no exen­ta de cier­ta inocen­cia que nun­ca de­be­ría­mos per­der del to­do.

Pa­ra con­ta­giar ese vi­rus ex­tra­ño y fas­ci­nan­te lla­ma­do ar­te, se sa­be, siem­pre ayu­dan los bue­nos do­cen­tes, una ges­tión cul­tu­ral com­pro­me­ti­da o los ami­gos que nos pres­tan sus li­bros o re­co­mien­dan dis­cos. Ca­si na­die veía co­mo alia­do en es­te es­ce­na­rio a Ins­ta­gram, una red so­cial que sus crí­ti­cos se em­pe­ñan en ver co­mo al­go sim­ple cuan­do en reali­dad es ca­da vez más com­ple­ja. Pe­ro lo es, y es allí don­de ese efec­to con­ta­gio se per­ci­be con na­tu­ra­li­dad. His­to­rias del ar­te Es cier­to: pa­ra al­guien for­ma­do en las ar­tes de for­ma tra­di­cio­nal, la sim­ple­za y li­vian­dad con la que cir­cu­la el ar­te en re­des so­cia­les pue­de re­sul­tar un po­co su­per­fi­cial, ca­si ofen­si­va. Pe­ro tam­bién es la puer­ta de en­tra­da pa­ra mi­llo­nes de ado­les­cen­tes que se pa­san bue­na par­te del día con la vis­ta cla­va­da en su smartp­ho­ne. Pa­ra ga­nar su aten­ción es ne­ce­sa­rio ju­gar en ese te­rreno.

Hay ejem­plos a ni­vel lo­cal. La es­ce­na ocu­rrió al­gu­nas se­ma­nas atrás: un gru­po de alum­nos ha­ce pa­neos con sus ce­lu­la­res en una de las sa­las del Mu­seo Ca­raf­fa. Des­pués se to­man sel­fies con las es­cul­tu­ras. La mues­tra es “Fic­ción”, de Ho­ra­cio French, por la que pa­sa­ron mu­chos co­le­gios. Con­sul­ta­dos por su ini­cia­ti­va, los chi­cos cuen­tan que no lo es­ta­ban ha­cien­do só­lo por di­ver­sión, era un tra­ba­jo prác­ti­co pa­ra la es­cue­la: la maes­tra les pi­dió que re­gis­tra­ran su re­co­rri­do por la ex­po­si­ción en re­des.

Sin es­ca­par­nos del mis­mo mu­seo, hoy es ha­bi­tual ver una Ins­ta­gram Story –un for­ma­to fu­gaz, que du­ra ge­ne­ral­men­te un día– en la que al­gún ami­go apa­re­ce echa­do en los col­cho­nes de Mar­ta Mi­nu­jín, hoy par­te de la co­lec­ción per­ma­nen­te del Ca­raf­fa, si­mu­lan­do dor­mir una sies­ta. Esa per­so­na tal vez no lo sa­be –o tal vez sí– que es par­te de una ins­ta­la­ción ar­tís­ti­ca, co­mo un en­gra­na­je más de una ca­de­na que em­pe­zó ha­ce mu­chí­si­mos años.

Es­ta vez el es­ce­na­rio es 220 Cul­tu­ra Con­tem­po­rá­nea. A co­mien­zos de mar­zo inau­gu­ra “Los án­ge­les de Charly”, una mues­tra de fo­to­gra­fías a car­go de Andy Cher­niavsky, Hil­da Li­za­ra­zu y No­ra Le­zano. Las pa­re­des es­tán lle­nas de imá­ge­nes de Charly Gar­cía en di­fe­ren­tes mo­men­tos de su ca­rre­ra. Los vi­si­tan­tes to­man fo­tos de las fo­tos y las suben a sus re­des. Sin em­bar­go, el spot más co­di­cia­do, el pun­to de la mues­tra que to­dos quie­ren re­gis­trar con sus teléfonos no es una fo­to­gra­fía de autor. Es el lo­go Say No Mo­re he­cho en ro­jo neón. Al des­pre­ve­ni­do que es­tá scro­llean­do su Ins­ta­gram le apa­re­ce esa ima­gen ful­gu­ran­te que lo ha­ce de­te­ner su pul­gar por al­gu­nos se­gun­dos. La mi­sión es­tá cum­pli­da. Con la mues­tra ac­tual del es­pa­cio, Fes­ti­val Cha­ta­rra, pue­de ocu­rrir lo mis­mo a raíz de su pro­pues­ta.

Si­tua­cio­nes de es­ta cla­se ocu­rren to­do el tiem­po gra­cias a la in­me­dia­tez que pro­po­nen es­tos for­ma­tos. Es una nue­va chan­ce pa­ra que el ar­te se acer­que a aque­llos que no acos­tum­bran a vi­si­tar ga­le­rías ni mu­seos, otra opor­tu­ni­dad pa­ra con­ta­giar la ener­gía de un con­cier­to, una obra de tea­tro o el dis­cre­to pla­cer de la lec­tu­ra a tra­vés de un pá­rra­fo par­ti­cu­lar­men­te bueno. El ar­te cir­cu­la, en de­fi­ni­ti­va, só­lo que a tra­vés de ca­na­les me­nos tra­di­cio­na­les. Lue­go de­pen­de de ca­da uno tran­si­tar ese ca­mino o man­te­ner­se al mar­gen.

LAS OBRAS QUE CIR­CU­LAN POR RE­DES SON UNA NUE­VA CHAN­CE DE ACER­CAR EL ARTEA QUIE­NES NO VI­SI­TAN GA­LE­RÍAS NI MU­SEOS.

FACUNDOLUQUE)

Los col­cho­nes de Mi­nu­jín. Lao­bra­de­laar­tis­taar­gen­ti­na­se­pres­ta­pa­ra­lain­te­rac­ción­de­los­vi­si­tan­tes.(

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.