Su­pe­ra­do­ra de su pro­pio mar­ke­ting

“Re loca” mues­tra a Na­ta­lia Orei­ro co­mo una ac­triz exi­mia, bien acom­pa­ña­da por el res­to del elen­co, en una co­me­dia que fun­cio­na bien y es me­jor que lo que pro­me­tía su cam­pa­ña de di­fu­sión.

VOS - - VOS + COMENTARIOS DE CINE - Lu­cas As­mar Moreno

Ya des­de su afiche con co­lo­res sa­tu­ra­dos y per­so­na­jes po­san­do con mo­ris­que­tas, ya des­de su trai­ler re­me­mo­ran­do la mal­di­ción del ci­ne de va­ca­ción in­ver­nal, ya des­de su cam­pa­ña de mar­ke­ting reivin­di­can­do cier­ta re­bel­día can­che­ra, es­ta re­ma­ke ar­gen­ti­na de la pe­lí­cu­la es­pa­ño­la Sin­fil­tros pro­me­tía ser una ca­tás­tro­fe. Pe­ro to­do lo pe­ri­fé­ri­co a una pe­lí­cu­la (pre­mios in­clui­dos) pue­de ser tam­bién su trai­ción.

Es lo que pa­sa con Re loca: po­drán pre­sen­tar­la co­mo una pe­lí­cu­la acé­fa­la pe­ro bri­lla en su gé­ne­ro y se afir­ma co­mo co­me­dia po­pu­lar sin mie­do al bull­ying del pú­bli­co so­lem­ne.

La al­qui­mia de la co­me­dia ma­si­va qui­zás sea el ma­yor desafío al que se en­fren­ta un rea­li­za­dor: el guión de­be asi­mi­lar­se de in­me­dia­to pe­ro te­ner chis­pa, el ritmo ja­más de­be dis­mi­nuir pe­ro tam­po­co des­afo­rar­se, los per­so­na­jes ne­ce­si­tan ser es­te­reo­ti­pos pe­ro con al­gu­na di­men­sión hu­ma­na. El director Mar­tino Zai­de­lis res­pe­ta es­tos man­da­mien­tos y cuen­ta con un gol­pe de gra­cia: Na­ta­lia Orei­ro.

Que es una ac­triz exi­mia que­dó se­lla­do des­de Wa­kol­da (2013) y Gil­da (2016). En es­ta oca­sión, Orei­ro se mues­tra ins­pi­ra­dí­si­ma pa­ra sor­tear el ma­yor obs­tácu­lo del re­gis­tro có­mi­co: la ca­ri­ca­tu­ra. Las fa­ses por las que tran­si­ta su per­so­na­je son po­la­res: su­mi­sión y agre­si­vi­dad. En los in­ters­ti­cios de es­ta obli­ga­da so­bre­ac­tua­ción, Orei­ro do­ta ca­da ges­to de un va­lor adi­cio­nal que re­sis­te la ti­pi­fi­ca­ción de “chi­ca man­sa” o “chi­ca loca”. La fra­gi­li­dad de una mi­ra­da, una mue­ca iró­ni­ca, la co­mi­su­ra an­gus­tia­da de sus la­bios; son de­ta­lles mi­cros­có­pi­cos que se man­tie­nen pe­se a sus es­ta­dos ma­nía­cos, dan­do cuen­ta de la mi­nu­cio­si­dad con la que Orei­ro tra­ba­jó el per­so­na­je. El res­to del elen­co no tie­ne tiem­po ni po­si­bi­li­dad na­rra­ti­va de ex­po­ner es­tos ma­ti­ces, y sin em­bar­go acom­pa­ña. El desen­la­ce ofre­ce una mo­ra­le­ja zen que re­con­ci­lia la otre­dad y asu­me un mun­do lleno de fal­tas. Pa­ra ser un pro­duc­to po­pu­lar, es una ba­ja­da bas­tan­te sen­sa­ta, a con­tra­co­rrien­te de los fi­na­les fe­li­ces con los que Holly­wood nos lo­bo­to­mi­za a dia­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.