Una amo­ro­sa he­ren­cia

El re­cuer­do de Pe­dro y de An­to­nio, y de sus ta­lle­res de tor­ne­ro y bi­ci­cle­te­ro, ins­pi­ró a sus nie­tos, Da­nie­la Mar­tín y Ro­dri­go Ga­gliar­dino, pa­ra crear la obra de tea­tro “Mun­do abue­lo”.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - Beatriz Mo­li­na­ri bmo­li­na­ri@la­voz­de­lin­tei­ror.com.ar

Ins­pi­ra­dos en sus abue­los y en sus ofi­cios, Da­nie­la Mar­tín y Ro­dri­go Ga­gliar­dino es­tre­nan la obra de tea­tro “Mun­do abue­lo”.

C uan­do Da­nie­la Mar­tín y Ro­dri­go Ga­gliar­dino se en­con­tra­ron, su re­la­ción de pa­re­ja de­ri­vó en la cons­ta­ta­ción de al­gu­nos da­tos cu­rio­sos. Da­nie­la y Ro­dri­go re­cuer­dan con la mis­ma in­ten­si­dad a sus abue­los ma­ter­nos: An­to­nio Mi­rás y Pe­dro Fuen­te­ci­lla, res­pec­ti­va­men­te. La ima­gen de esos hom­bres que ya no es­tán los con­du­jo a la crea­ción de Mun­do

abue­lo. Pe­ro el ejer­ci­cio co­ti­diano de la me­mo­ria y el ho­me­na­je en la re­pre­sen­ta­ción se des­po­ja­ron del con­te­ni­do au­to­bio­grá­fi­co ex­plí­ci­to. Es que An­to­nio y Pe­dro te­nían al­go muy va­lio­so en co­mún, ade­más de los nie­tos. Los dos pa­sa­ron gran par­te de su vi­da en su ta­ller. An­to­nio era tor­ne­ro y Pe­dro, bi­ci­cle­te­ro.

Ro­dri­go Ga­gliar­dino es el pro­ta­go­nis­ta de la obra en la que in­ter­pre­ta al na­rra­dor y al abue­lo, se­gún el mo­men­to.

“Ha­bla­mos mu­cho con Da­nie­la has­ta sa­ber quién era el na­rra­dor de la his­to­ria. Es el nieto, tam­bién, pe­ro la obra no se que­da en lo au­to­bio­grá­fi­co. Exis­te otro per­so­na­je: el ta­ller. Nues­tros abue­los fue­ron ‘bichos de ta­ller’. Pa­sa­ban ahí mu­cho tiem­po cons­tru­yen­do co­sas. El na­rra­dor ha­bla des­de su pro­pia pers­pec­ti­va del ta­ller, des­de la adul­tez. La con­sig­na pre­via era ha­cer un uni­per­so­nal con ob­je­tos, y que la na­rra­ti­va fue­se poé­ti­ca”, cuen­ta Ro­dri­go.

El ac­tor in­ter­pre­ta tam­bién al an­ciano, un hom­bre de 90 años, com­po­si­ción pa­ra la cual uti­li­za más­ca­ra. “Es un vie­ji­to que ma­ne- ja tiem­pos pau­sa­dos, tran­qui­los. Na­rra­dor y abue­lo no se cru­zan, es­tán vin­cu­la­dos pe­ro so­los, ca­da uno en su uni­ver­so. El na­rra­dor to­ca las co­sas del ta­ller. Cuan­do el abue­lo se sien­ta en su ban­co de tra­ba­jo en­cuen­tra el des­or­den. El abue­lo es­tá cons­tru­yen­do su úl­ti­mo tra­ba­jo, un hí­bri­do de bar­co, avión y bi­ci. En la obra tra­ba­ja­mos con ob­je­tos que sa­ca­mos de sus ta­lle­res. Hay una car­ga es­pe­cial en esos ma­te­ria­les”, agre­ga Ro­dri­go.

El ac­tor se po­ne la más­ca­ra que cons­tru­yó Laura De­mar­co, una es­pe­cie de cas­co de go­maes­pu­ma muy fi­na. “Es­ta­mos muy con­ten­tos con la más­ca­ra. No es rí­gi­da. El tra­ba­jo ac­to­ral par­tió sin la más­ca­ra. Tam­po­co nos apo­ya­mos en la tra­di­ción de la más­ca­ra y el clown en tea­tro”, di­ce el ac­tor, de lar­ga ex­pe­rien­cia en esas téc­ni­cas en el gru­po Ulu­la­ria.

“Tu­ve que cons­truir la cor­po­ra­li­dad de un an­ciano –ex­pli­ca–. Pri­me­ro vi­mos qué pa­sa con el es­te­reo­ti­po de un cuer­po an­ciano. De­ci­di­mos abrir el aba­ni­co. El abue­lo es un vie­jo que es­tá bien y que usa las he­rra­mien­tas. Por eso es pre­pon­de­ran­te el tra­ba­jo con las ma­nos. Es­toy de­trás del ban­co, se me ve de la cin­tu­ra pa­ra arri­ba. Me re­sis­tía a que apa­re­cie­se el clown”.

El clown re­quie­re otro ti­po de tra­ba­jo fí­si­co, un jue­go que ade­más bus­ca el con­tac­to vi­sual con el pú­bli­co. Cuan­do la más­ca­ra del vie­jo se in­cor­po­ró a los en­sa­yos, la his­to­ria ce­rró por to­das par­tes. Aña­de Ro­dri­go: “La di­fi­cul­tad tie­ne que ver con la conciencia del per­so­na­je que, ade­más, manipula los ob­je­tos. Fue un desafío. La más­ca­ra me res­trin­ge vi­sual­men­te. Es­toy en­ce­rra­do, me ta­pa los oí­dos. Pe­ro des­pués em­pe­zó a apa­re­cer el jue­go del clown con res­pec­to al pú­bli­co. Si el tra­ba­jo del clown es de vai­vén, con el es­pec­ta­dor, acá que­do me­dio ais­la­do, por la más­ca­ra y la re­la­ción es más su­til. Es ex­tra­ño pa­ra mí no te­ner el víncu­lo pro­pio de mi tra­ba­jo pa­ra ni­ños, con hu­mor”.

Pe­dro y An­to­nio

Cuan­do Ro­dri­go co­men­zó a ha­blar de su abue­lo Pe­dro y co­no­ció a An­to­nio, el abue­lo de la di­rec­to­ra, se dio cuen­ta de que eran muy pa­re­ci­dos, ha­bía coin­ci­den­cia en la his­to­ria, lo emo­cio­nal y el víncu­lo.

“De­vino el mis­mo de­seo de ha­cer al­go con eso, un ho­me­na­je. Dos días des­pués del es­treno so­ñé con mi abue­lo y el ta­ller. Él mi­ra­ba el lu­gar me­dio des­man­te­la­do y yo le de­cía: ‘che, con es­tos ob­je­tos hi­ce una obra”, co­men­ta Ro­dri­go. Su abue­lo Pe­dro era un hom­bre que te­nía su ta­ller en Ba­rrio Yo­fre Nor­te. Así, el gru­po se me­tió de ca­be­za en el uni­ver­so de los ta­lle­res, en el mun­do del tra­ba­jo ma­nual.

“Los dos abue­los nos abrie­ron puer­tas pa­ra que en­trá­ra­mos sus lu­ga­res. Él era ade­más co­rre­dor en bi­ci, un de­por­tis­ta. Te­nía dos gal­po­nes. En uno aco­pia­ba ma­de­ra y las má­qui­nas de car­pin­te­ría. En el gal­pon­ci­to, las co­sas de la bi­ci. El úl­ti­mo tiem­po es­ta­ba es­cri­bien­do un li­bro ti­tu­la­do Mez­clan­do

te­mas, en el que ima­gi­nó una car­ta del gal­pon­ci­to a él, a la que él res­pon­de. Se ha­cen re­cla­mos mu­tuos. Era muy ha­bi­li­do­so. Tra­ba­jó en una ma­de­re­ra en la que cons­tru­yó bar­cos, lan­chas. Tam-

NUES­TROS ABUE­LOS FUE­RON ‘BICHOS DE TA­LLER’. PA­SA­BAN AHÍ MU­CHO TIEM­PO CONS­TRU­YEN­DO CO­SAS.

Ro­dri­go Ga­gliar­dino, ac­tor

bién nos hi­zo las bi­cis a los nie­tos”.

Aun así, el ac­tor señala que se cui­da­ron de lo au­to­bio­grá­fi­co. Co­men­ta que el te­ma del ta­ller mo­vi­li­za a los jó­ve­nes por­que el ta­ller­ci­to en el ho­gar ha ido des­apa­re­cien­do. Ade­más de que las ca­sas son chi­cas, se ha per­di­do la cul­tu­ra de la re­pa­ra­ción, la cons­truc­ción de las co­sas en ca­sa. El con­su­mis­mo im­po­ne que to­do sea nue­vo.

“Re­cuer­do a mi abue­lo enoja­do con los chi­cos del ba­rrio por­que sal­ta­ban los cor­do­nes de las ve­re­das con las bi­cis y él te­nía que cen­trar las rue­das. Los ame­na­za­ba con no arre­glar­las más. Pe­dro y An­to­nio han si­do abue­los en bue­nos tér­mi­nos. Eso nos per­mi­te ha­cer la obra des­de un lu­gar emo­cio­nal­men­te sano. Pa­ra mí es ra­ro por­que nun­ca ha­bía he­cho una obra en la que es­tu­vie­ra tan in­vo­lu­cra­do. Eso exi­ge que guíe la ener­gía de otra ma­ne­ra”, agre­ga.

La dra­ma­tur­ga y di­rec­to­ra Da­nie­la Mar­tín to­mó la ex­pe­rien­cia emo­cio­nal y de vi­da has­ta con­ver­tir­la en un tex­to dra­má­ti­co.

Re­cuer­dos

Cuen­ta Da­nie­la: “Al año de es­tar jun­tos, pen­sa­mos con Ro­dri­go en ha­cer una obra que sea fuen­te de tra­ba­jo. Veo a gru­pos co­mo los Tres Ti­gres Tea­tro o los Ci­ru­la­xia, veo có­mo via­jan y en­ca­ran su vi­da profesional. Ellos ha­cen mi­li­tan­cia de lo tea­tral. En di­ciem­bre de 2016 fa­lle­ció mi abue­lo An­to­nio, a los 91 años. Fue co­mo una ilu­mi­na­ción in­te­rior. Con Ro­dri­go siem­pre ha­bla­mos de ellos, con fas­ci­na­ción, aun cuan­do nos re­la­cio­na­mos de ma­ne­ra di­fe­ren­te con nues­tras fa­mi­lias. El uni­ver­so del ta­ller de nues­tros abue­los es un mun­do fan­tás­ti­co en el que no pa­ra­mos de en­con­trar co­sas, co­sas vie­jas, ro­tas, de una be­lle­za par­ti­cu­lar”.

Con res­pec­to al ac­tor, Da­nie­la con­si­de­ra que el he­cho de com­po­ner dos per­so­na­jes tan di­fe­ren­tes lo ha­ce cre­cer co­mo in­tér­pre­te: “El abue­lo no tie­ne tex­to, así que Ro­dri­go lo­gra una ope­ra­ción muy fuer­te, cuan­do re­to­ma el hi­lo del na­rra­dor. La dra­ma­tur­gia, en sen­ti­do am­plio, se fue ar­man­do en torno a los ob­je­tos. Ga­briel Mos­co­ni cons­tru­yó la má­qui­na, pa­ra no­so­tros, ‘la mos­ca na­ve’. Los ob­je­tos se aso­cian a las ideas. Ocu­rre con el ves­tua­rio de Ya­ni­na Pas­tor, que con­fec­cio­nó un de­lan­tal de tra­ba­jo con mu­chos de­ta­lles. La mú­si­ca crea las at­mós­fe­ras del abue­lo. Ca­da área de tra­ba­jo me hi­zo en­ten­der el tra­ba­jo con de­ta­lle, el víncu­lo del per­so­na­je con el ta­ller. La dra­ma­tur­gia del es­pec­tácu­lo cap­tu­ra lo que la obra ne­ce­si­ta”.

Es­te es­que­ma de tra­ba­jo es no­ve­do­so pa­ra la di­rec­to­ra de Con­ven­ción Tea­tro. “Tra­ba­jar a par­tir de los ob­je­tos es no­ve­do­so por­que no me he desa­rro­lla­do en esa área. El pro­ce­so fue en­ri­que­ce­dor. Me da­ba mie­do por­que no sé na­da de ob­je­tos. La ex­pe­rien­cia de Ro­dri­go con el gru­po Ulu­la­ria fue muy va­lio­sa. Has­ta que me pu­se a ju­gar con ese ma­te­rial y, a par­tir del jue­go, to­do to­ma otro sen­ti­do”.

Da­nie­la, des­pués de tran­si­tar las pér­di­das de su abue­lo y su ma­dre, pien­sa en voz al­ta so­bre lo que he­re­dó de An­to­nio. “He­re­dé el in­te­rés de aga­rrar ob­je­tos que pa­re­cen vie­jos y bus­car be­lle­za en ellos. Tie­ne que ver con mi gus­to por el bor­da­do (in­te­gra el co­lec­ti­vo “Bor­da­mos por la paz”). Aho­ra tam­bién es­toy te­jien­do co­mo lo­ca. Y los via­jes. Mi abue­lo an­tes de mo­rir nos dio ese con­se­jo: ‘no de­jen de via­jar’. Era au­to­di­dac­ta, tor­ne­ro, pe­ro siem­pre es­ta­ba le­yen­do, bus­can­do li­bros. Sen­tía el pla­cer de co­no­cer. Vi­vió va­rios años en Es­ta­dos Uni­dos. Ahí tra­ba­jó en una tor­ne­ría gran­de que ha­cía tra­ba­jos pa­ra la Na­sa, pie­zas pe­que­ñas que quién sa­be adón­de fue­ron a pa­rar. Por eso en la lá­pi­da le pu­si­mos: ‘Has­ta siem­pre, as­tro­nau­ta’”.

La dra­ma­tur­ga abor­da ha­bi­tual­men­te obras que ver­sio­na con fino ta­len­to. En Mun­do abue­lo to­ma otro rum­bo. “Es­ta obra im­pli­có pen­sar lo bio­grá­fi­co. Me abu­rre cuan­do una obra se po­ne per­so­nal. Es­te tra­ba­jo hi­zo que re­cu­pe­re co­sas de Pe­dro y An­to­nio, y que la obra le pe­gue a to­do el mun­do. Pa­ra mí es em­pe­zar a mi­rar pa­ra aden­tro, re­cu­pe­rar la hue­lla fa­mi­liar. Y así una ter­mi­na sa­nan­do co­sas”, con­clu­ye.

EN DI­CIEM­BRE DE 2016, FA­LLE­CIÓ MI ABUE­LO AN­TO­NIO, A LOS 91 AÑOS. FUE CO­MO UNA ILU­MI­NA­CIÓN IN­TE­RIOR. Da­nie­la Mar­tín, di­rec­to­ra

( GEN­TI­LE­ZA MA­RÍA PA­LA­CIOS)

(GEN­TI­LE­ZA MA­RÍA PA­LA­CIOS)

En fa­mi­lia. Da­nie­la Mar­tín sos­tie­ne una fo­to en la que ella era pe­que­ña y en la que sa­le su abue­lo, An­to­nio Mi­rás.

(GEN­TI­LE­ZA MA­RÍA PA­LA­CIOS)

Re­cuer­dos de la ni­ñez. El ac­tor Ro­dri­go Ga­gliar­dino po­sa con una fo­to de él mis­mo jun­to con su abue­lo, Pe­dro Fuen­te­ci­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.