El tea­tro en ho­ra­rios po­co co­mu­nes

Al­gu­nas obras de tea­tro se ani­man a cam­biar el ho­ra­rio noc­turno y pro­po­nen fun­cio­nes al me­dio­día o a la tar­de.

VOS - - Página Delantera - Vic­to­ria Con­ci vcon­ci@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Sá­ba­do a las 12. Sue­na el des­per­ta­dor y me pre­pa­ro pa­ra ir a desa­yu­nar al bar de la es­qui­na. To­mo un ca­fé con le­che mien­tras leo el dia­rio y me­dia ho­ra des­pués sal­go más des­pa­bi­la­da rum­bo a Ca­sa de Pe­pino. Mar­ce­lo Mas­sa eli­gió el ho­ra­rio de las 13.30 pa­ra su nue­va obra, La vi­da que deseas , y es di­fí­cil ima­gi­nar có­mo se­rá en­con­trar­se con el tea­tro y su gen­te a ple­na luz del día.

Mien­tras se desa­rro­lla la fun­ción, el sol de la sies­ta aso­ma por la ven­ta­na. La ilu­mi­na­ción na­tu­ral su­ma­da a una pues­ta que in­cor­po­ra al es­pec­ta­dor y al tono de las ac­tua­cio­nes, le da rea­lis­mo a la obra.

A la sa­li­da, una piz­za en el cen­tro com­ple­ta un inusual plan de sá­ba­do por la tar­de.

Con­tra­rre­loj

No es la pri­me­ra vez que Mar­ce­lo Mas­sa pa­tea las ma­ne­ci­llas del re­loj tea­tral, ya lo ha­bía he­cho an­tes con Clo­ro. La obra que es una ver­sión li­bre de Un tran­vía lla­ma­do de­seo se pre­sen­ta­ba a par­tir de las 17 en el pa­tio del Ci­ne­club Mu­ni­ci­pal.

“Fue una ex­pe­rien­cia ex­tra­or­di­na­ria, no só­lo te­nía­mos el con­di­men­to de un ho­ra­rio no ha­bi­tual, sino que era al ai­re li­bre y con una pi­le­ta don­de in­ter­ve­nían los ac­to­res”, re­cuer­da el director.

Una de las pri­me­ras obras en rom­per con la ló­gi­ca del ho­ra­rio tea­tral fue La fon­da pa­triooo­te­ra. La pro­duc­ción di­ri­gi­da por Paco Gi­mé­nez se pre­sen­ta­ba los do­min­gos al me­dio­día e in­cluía gui­so, mú­si­ca y tea­tro.

Al­go pa­re­ci­do ocu­rre por es­tos días en Bue­nos Ai­res con la más fla­man­te pro­pues­ta de Jo­sé Ma­ría Mus­ca­ri. De­re­chas es­tá pro­ta­go­ni­za­da por un nu­me­ro­so elen­co fe­me­nino y se pre­sen­ta sá­ba­dos y do­min­gos a las 13, con al­muer­zo in­clui­do, o a las 15, con me­rien­da. Pa­ra los noc­tám­bu­los, se ofre­ce una fun­ción los lu­nes a las 21 con ce­na.

Tam­bién en la ca­pi­tal de nues­tro país se pre­sen­ta des­de ha­ce tiem­po Mi hi­jo só­lo ca­mi­na un po­co más len­to. El ho­ra­rio ele­gi­do es a las 11.30. Fun­ción ap­ta pa­ra ma­dru­ga­do­res o cre­yen­tes, que ya es­tán acos­tum­bra­dos a eso de ama­ne­cer los do­min­gos pa­ra ir a mi­sa.

Cór­do­ba a la tar­de

Otra pro­pues­ta cor­do­be­sa que en sep­tiem­bre ten­drá fun­cio­nes en ho­ra­rio es­pe­cial es Vals (Sa­be­mos a qué ate­ner­nos). Los De­lin­cuen­tes, di­ri­gi­dos en es­ta oca­sión por Cris­ti­na Gó­mez Co­mi­ni, pro­po­nen fun­cio­nes los domingo a las 17 en La Co­che­ra.

“El pú­bli­co se­gui­dor del gru­po se adap­tó rá­pi­da­men­te e in­clu­so nos fe­li­ci­ta­ba por­que le de­já­ba­mos tiem­po pa­ra ha­cer al­go a la sa­li­da del tea­tro, o les evi­tá­ba­mos el frío noc­turno. El res­to del pú­bli­co se fue adap­tan­do con el co­rrer de las fun­cio­nes”, cuen­ta Flo­ren­cia Cisnero Már­quez, asis­ten­te ge­ne­ral de la pro­duc­ción.

Flo­ren­cia ex­pli­ca ade­más que el ori­gen de la elec­ción del ho­ra­rio tu­vo que ver con la dis­po­ni­bi­li­dad de los ac­to­res y que en ge­ne­ral re­ci­bie­ron bue­nos co­men­ta­rios. Aun­que hu­bo quie­nes con­sul­ta­ron si se tra­ta­ba de una obra pa­ra pú­bli­co in­fan­til, ya que el ho­ra­rio de la tar­de sue­le es­tar aso­cia­do a los más pe­que­ños.

En el ca­so de La vi­da que deseas, Mar­ce­lo Mas­sa afir­ma que el pú­bli­co no va­ría por el ho­ra- rio, aun­que ad­mi­te que ayu­da a que va­ya más gen­te ma­yor, ya que es se­gu­ro y có­mo­do mo­ver­se de día, so­bre to­do en in­vierno.

“Co­mo con­tra­par­ti­da, el he­cho de no ser ho­ra­rio ha­bi­tual im­pli­ca que hay que tra­ba­jar mu­cho pa­ra ins­ta­lar­lo. Los ho­ra­rios tam­bién sue­len ser­vir pa­ra di­fe­ren­ciar­se den­tro de las pro­pues­tas que hay y a la vez po­ne al es­pec­ta­dor en una mi­ra­da di­fe­ren­te que nos in­tere­sa mu­cho”, re­co­no­ce.

Y con­clu­ye: “Que la obra se ha­ga a la sies­ta tam­bién tie­ne que ver con la tra­ma, con esa desan­gus­tia don­de se de­ci­den co­sas por­que hay tiem­po pa­ra ha­blar y qui­zá apa­re­cen co­sas que en la vo­rá­gi­ne co­ti­dia­na uno siem­pre sos­la­ya o pa­sa inad­ver­ti­do”.

(FA­CUN­DO LU­QUE)

VALS (Sa­be­mos a qué ate­ner­nos). La obra de Los De­lin­cuen­tes se pre­sen­ta en un ho­ra­rio co­mún pa­ra el tea­tro de ni­ños, pe­ro in­só­li­to pa­ra el de adul­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.