Ru­ral y de­ca­den­te

En “La Quie­tud”, Pa­blo Tra­pe­ro se co­rre de sus pe­lí­cu­las mar­gi­na­les y po­ne el fo­co en una fa­mi­lia de cla­se al­ta, con un elen­co in­ter­na­cio­nal pre­si­di­do por Gra­cie­la Bor­ges.

VOS - - Comentarios De Cine - Ja­vier Mat­tio jmat­tio@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Ya des­de su tí­tu­lo, La Quie­tud im­po­ne un con­tras­te es­tri­den­te: no hay na­da en el 10º fil­me de Pa­blo Tra­pe­ro que se pa­rez­ca al re­po­so, y por eso la re­la­ja­da lle­ga­da de Mia (Mar­ti­na Gus­man) a la am­plia es­tan­cia fa­mi­liar no es sino un bre­ve um­bral ha­cia una cru­da in­quie­tud.

Le­jos del su­til sus­pen­so per­ver­so-bur­gués de un Hitch­cock o un Cha­brol y más cer­cano al pas­ti­che –de los más flo­jos- de Fra­nçois Ozon, La Quie­tud des­plie­ga la mar­cha ha­cia el abis­mo de una fa­mi­lia ar­gen­ti­na de cla­se al­ta que es­con­de de­ba­jo de su al­fom­bra ru­ral to­das las abe­rra­cio­nes de san­gre: in­ces­to, vio­la­ción, ase­si­na­to y has­ta una ne­gra in­ter­ven­ción his­tó­ri­ca.

El víncu­lo one­ro­so-no­ta­rial –y el pre­sa­gio del de­rrum­be– se ha­ce rá­pi­da­men­te ex­plí­ci­to en el via­je que Mia em­pren­de con su en­ve­je­ci­do pa­dre a la es­cri­ba­nía don­de él tra­ba­ja y en la que se des­plo­ma por un ACV.

El tras­la­do pa­té­ti­co del mo­ri­bun­do a la ca­sa de cam­po coin­ci­de con el arri­bo de su otra hi­ja, Eu­ge­nia (Bé­ré­ni­ce Be­jo), que vi­ve en Fran­cia y la pre­fe­ri­da de su au­to­ri­ta­ria ma­dre (Gra­cie­la Bor­ges, sos­tén in­mo­ral del fil­me).

Una tor­pe es­ce­na de mas­tur­ba­ción mu­tua en­tre las her­ma­nas –y un pri­mer sub­ra­ya­do de la de­ca­den­cia del clan en el re­cuer­do de un pa­sa­do de celuloide que siem­pre fue me­jor– co­ro­na con su can­ción a to­do vo­lu­men de Mon La­fer­te una su­per­po­si­ción in­só­li­ta de ca­pas y to­nos y re­gis­tros de la que La Quie­tud nun­ca se re­cu­pe­ra­rá.

La en­ti­dad mas­cu­li­na que in­te­gran Joa­quín Fu­rriel y un desaprovechado Ed­gar Ra­mí­rez y que in­su­fla se­xo, in­fi­de­li­dad y fe­ro­mo­nas al sú­bi­to ma­triar­ca­do es­tá igual­men­te traí­da de los pe­los y su­cum­be en­tre el lu­gar co­mún y lo in­ve­ro­sí­mil.

Co­mo las frus­tran­tes in­ter­mi­ten­cias lu­mí­ni­cas del li­ving ho­ga­re­ño de la que se que­ja el per­so­na­je de Bor­ges, La Quie­tud chis­po­rro­tea en­tre la exa­ge­ra­ción vin­cu­lar de te­le­no­ve­la, un mal th­ri­ller seu­do­eró­ti­co, una tra­gi­co­me­dia de ri­sa in­vo­lun­ta­ria y un po­li­cial po­lí­ti­co me­ti­do a pre­sión.

Aun­que las in­ten­cio­nes de un di­rec­tor son ines­cru­ta­bles, la pe­lí- cu­la su­gie­re que Tra­pe­ro qui­so dar aquí un des­vío de su fo­co social-mar­gi­nal (Ca­ran­cho, El bo­nae­ren­se, Leo­ne­ra), que pa­re­ce aso­mar­se en un ín­fi­mo fue­ra de cam­po en la apa­ri­ción de una am­bu­lan­cia, un jui­cio, un co­che de po­li­cía.

Es­te otro la­do de in­ti­mi­dad aris­to­crá­ti­ca de cá­ma­ra –que es el co­que­teo con­sa­gra­do con es­tre­llas in­ter­na­cio­na­les– aca­ba sien­do un tras­pié for­za­do en quien en­tre­gó al­gu­nas de las cin­tas más pa­ra­dig­má­ti­cas del Nue­vo Cine Ar­gen­tino. No es ra­ro, en­ton­ces, que en La Quie­tud ha­ya un em­ba­ra­zo per­di­do su­pli­do por la in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial, sím­bo­lo de una pe­lí­cu­la sin ra­zón de ser que en­cuen­tra su aca­ba­do en una ob­se­cuen­te ma­ni­pu­la­ción.

Las her­ma­nas. Bé­ré­ni­ce Be­jo y Mar­ti­na Gus­man in­ter­pre­tan a las dos her­ma­nas de una fa­mi­lia aris­to­crá­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.