Al fi­nal, hay re­com­pen­sa

Lue­go de va­rios años de tra­ba­jo, Hip­nó­ti­ca y Ra­yos Lá­ser es­tre­nan sus nue­vos dis­cos. Ca­da ban­da apues­ta por can­cio­nes que tras­cien­dan su tiem­po y su lu­gar.

VOS - - Página Delantera - Juan Ma­nuel Pai­ro­ne Es­pe­cial

Ma­du­ros, adul­tos, plan­ta­dos. Así se los es­cu­cha y así se mues­tran Hip­nó­ti­ca y Ra­yos Lá­ser, dos de los gru­pos cor­do­be­ses de mayor tras­cen­den­cia a ni­vel na­cio­nal en el plano del pop emer­gen­te. Co­mo es­tan­dar­tes del co­lec­ti­vo Dis­cos del Bos­que, am­bos pro­yec­tos re­pre­sen­ta­ron, años la cons­truc­ción atrás, parte de fun­da­men­tal una tra­di­ción de lo­cal vin­cu­la­da con la can­ción co­mo for­ma­to idí­li­co y ar­te­sa­nal. Hoy, a pun­to de edi­tar sus ter­ce­ros dis­cos, su mú­si­ca sue­na am­pli­fi­ca­da por la ex­pe­rien­cia y la co­la­bo­ra­ción de pro­duc­to­res y co­le­gas. Una cu­rio­si­dad que une am­bos ca­mi­nos tie­ne que ver con el tiem­po de­di­ca­do a sus úl­ti­mas pro­duc­cio­nes. Clá­si­co, de Hip­nó­ti­ca, su­ce­de a Ese lu­gar ima­gi­na­rio, pu­bli­ca­do en 2014. Un re­ga­lo tu­yo, de Ra­yos Lá­ser, ha­ce lo pro­pio con Vi­lla Nue­va, se­gun­do ál­bum del trío, edi­ta­do tam­bién al­gu­nos me­ses des­pués de Bra­sil 2014. En el me­dio, además de otro mun­dial fut­bo­le­ro y un cam­bio de go­bierno, mu­chas co­sas pa­sa­ron en una es­ce­na mu­si­cal que vi­ve un mo­men­to de fe­de­ra­li­za­ción y de re­cam­bio ge­ne­ra­cio­nal. o Pe­rras El men­do­ci­nos sur­gi­mien­to On The Us­ted Beach, de los Se­ñá­le­me­lo el fe­nó­me­nos al­can­ce ca­da vez mayor de gru­pos co­mo Los Es­pí­ri­tus, El Kuel­gue o Ban­da­los Chi­nos y la con­so­li­da­ción del fes­ti­val La Nue­va Ge­ne­ra­ción co­mo sím­bo­lo cultural de una época son parte de un con­tex­to en per­ma­nen­te mo­vi­mien­to. “Al prin­ci­pio que­ría­mos pi­sar el ace­le­ra­dor y re­sol­ver el pro­ce­so rá­pi­do. Pe­ro a me­di­da que fue pa­san­do el tiem­po, en­ten­di­mos que no ha­cía fal­ta apu­rar­se”, co­men­ta To­más Fe­rre­ro, vo­ca­lis­ta prin­ci­pal de Ra­yos Lá­ser. “Pu­di-

mos no so­la­men­te dis­fru­tar ca­da uno de los pa­sos, sino que la­bu­ra­mos de una ma­ne­ra que no ha­bía­mos he­cho an­tes. Le di­mos mu­cha bo­la a la pre­pro­duc­ción, al en­sa­yo pre­vio a la gra­ba­ción. Cuan­do sen­tía­mos que un te­ma ya es­ta­ba, se­guía­mos in­ten­tan­do y pro­ban­do co­sas, fui­mos muy mi­nu­cio­sos. Fue un des­glo­se mu­cho más fino y cien­tí­fi­co de las can­cio­nes pa­ra lle­gar al re­sul­ta­do fi­nal”, re­su­me.

“Pa­só mu­cho tiem­po y pa­sa­ron mu­chas co­sas”, ad­mi­te por su parte Her­nán Or­tiz, una de las dos mi­ta­des de Hip­nó­ti­ca. “Fue di­fí­cil en al­gún mo­men­to ma­ne­jar la an­sie­dad, pe­ro tam­bién fue cla­ve el tem­pe­ra­men­to del pro­duc­tor San­tia­go Bel­tra­mo a la ho­ra de dar­le el tiem­po de ma­du­ra­ción ne­ce­sa­rio a ca­da ver­sión, de pro­bar ins­tru­men­ta­cio­nes, arre­glos y, en ba­se a to­do es­te cri­te­rio que se fue ar­man­do, de­ci­dir lo que fue­ra me­jor pa­ra el ál­bum”, ex­pli­ca.

Mi­ra­da ex­ter­na

Ba­la­das ATP, bos­sa no­va, r&b, pop acús­ti­co, pin­ce­la­das eléc­tri­cas, vo­ces en su má­xi­ma ex­pre­sión: mú­si­ca “ele­va­da”, se­gún de­fi­nen los Hip­nó­ti­ca. “El tí­tu­lo y el con­cep­to res­pon­den a la for­ma en la que en­ca­ra­mos la pro­duc­ción, a los ins­tru­men­tos se­lec­cio­na­dos. Pe­ro tam­bién a es­to de ir a las ba­ses, de ves­tir las can­cio­nes con só­lo lo ne­ce­sa­rio pa­ra no dar­le un tin­te que sea de época, sino pa­ra que pue­da per­du­rar en el tiem­po”, agre­ga Or­tiz so­bre Clá­si­co, cu­ya di­rec­ción so­no­ra mar­có un an­tes y un des­pués pa­ra pen­sar el for­ma­to del gru­po en es­ce­na.

“Cuan­do nos en­con­tra­mos con que to­do iba en­ca­mi­na­do y que la pro­duc­ción es­ta­ba flu­yen­do, se nos des­per­tó la idea de que San­ti for­ma­ra parte de la ban­da por el he­cho de que tu­vie­ra tan pre­sen­te y tan tra­ba­ja­da la mú­si­ca del dis­co”, co­men­ta Nahuel Bar­be­ro, el otro miem­bro del par de ases que for­ma jun­to a Or­tiz. “Hoy en día es el di­rec­tor in­terno y cree­mos que el vi­vo es­tá en su me­jor mo­men­to des­de que na­ci­mos has­ta hoy”, di­ce el can­tan­te y gui­ta­rris­ta.

En Ra­yos Lá­ser, gru­po que com­ple­tan Cé­sar Sep­pey y Gus­ta­vo Ro­drí­guez, el pro­ce­so de tra­ba­jo jun­to al pro­duc­tor Eze­quiel Kro­nen­berg tam­bién fue sig­ni­fi­ca­ti­vo, al pun­to de rom­per con los pla­nes ori­gi­na­les. “Cuan­do em­pe­za­mos con el dis­co, yo te­nía la idea de que iba a ser al­go más pa­ra el la­do de la elec­tró­ni­ca, pen­sa­do des­de las má­qui­nas, la com­pu, los te­cla­dos. Y al fi­nal na­da que ver, sa­lió pa­ra un la­do sú­per or­gá­ni­co, co­mo si fue­ra la ban­da to­can­do en vi­vo. No ima­gi­ná­ba­mos que iba a que­dar así, lo que sí te­nía­mos cla­ro era que que­ría­mos que so­na­ra HD”, co­men­ta Fe­rre­ro.

“Fue nues­tro pri­mer tra­ba­jo con al­guien ex­terno al nú­cleo du­ro de la ban­da”, agre­ga el can­tau­tor, que des­ta­ca la na­tu­ra­li­dad con la que se desa­rro­lló el ida y vuel­ta, al­go

que se per­ci­be a la ho­ra de es­cu­char el so­ni­do des­con­trac­tu­ra­do y di­ver­so de las can­cio­nes. “Fue un pro­ce­so muy flui­do y creo que fun­cio­nó por­que Eze­quiel se su­mó co­mo si fue­ra un cuar­to Ra­yos Lá­ser. Lo bus­ca­mos con la idea de lle­var el au­dio a un nue­vo ni­vel y ter­mi­nó in­flu­yen­do mu­cho en la for­ma en la que hi­ci­mos el dis­co. Nos pu­so a tra­ba­jar con ca­da le­tra, con ca­da es­tro­fa y con ca­da arre­glo. Nos abrió la cabeza”, pre­ci­sa.

Apo­yo

En el ca­so de Hip­nó­ti­ca, el pro­ce­so in­clu­yó a va­rios mú­si­cos in­vi­ta­dos, en­tre los que se des­ta­can el ba­te­ris­ta Gui­lle Sa­lort (Em­ma­nuel Hor­vi­lleur, Ma­ri­li­na Ber­tol­di), el pia­nis­ta Her­nán Ja­cin­to, la can­tan­te Daniela Spa­lla y el fa­lle­ci­do sa­xo­fo­nis­ta Agus­tín Bar­to­lo­mé (“fue una lin­da for­ma de man­te­ner­lo vi­vo”, ase­gu­ra Bar­be­ro). “Es un be­ne­fi­cio que te­ne­mos co­mo dúo”, ad­mi­te Nahuel. Y lo gra­fi­ca: “Nos po­de­mos dar el lu­jo de ir cam­bian­do los mú­si­cos, los for­ma­tos y los in­te­gran­tes. En es­te dis­co hi­ci­mos un muy buen uso de esa li­ber­tad, nos ro­dea­mos de ar­tis­tas de pri­mer ni­vel, y eso se es­cu­cha y se sien­te”.

A su vez, Bar­be­ro des­ta­ca el pa­so ade­lan­te que sig­ni­fi­ca coor­di­nar es­te nue­vo lan­za­mien­to con el apo­yo de Dis­cos Crack, com­pa­ñía dis­co­grá­fi­ca de pe­so en la in­dus­tria na­cio­nal. “Es la pri­me­ra vez que ha­ce­mos es­to. Em­pe­za­mos a tra­ba­jar jun­tos con el lan­za­mien­to de Así, nues­tro úl­ti­mo sin­gle .Yaes la can­ción de Hip­nó­ti­ca con más re­pro­duc­cio­nes en las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les y es­tu­vo so­nan­do mu­chí­si­mo en las ra­dios, que era uno de nues­tros ob­je­ti­vos”, pun­tua­li­za. Aun­que, más allá de es­te acom­pa­ña­mien­to pun­tual, el can­tan­te po­ne el acen­to en la crea­ción de un gru­po de tra­ba­jo es­ta­ble: “Ha­ce mu­cho que ve­ni­mos en una bús­que­da mi­nu­cio­sa de una con­for­ma­ción de equi­po ideal. Es­ta­mos en­tu­sias­ma­dos con es­ta nue­va eta­pa, muy fe­li­ces y or­gu­llo­sos”.

“Yo lo sien­to co­mo un dis­co más ma­du­ro”, co­men­ta Fe­rre­ro en re­la­ción con Un re­ga­lo tu­yo ,al tiem­po que des­ta­ca el tra­ba­jo so­bre las le­tras, con ayu­da del mú­si­co Lu­cas Mar­tí. “Creo que eso se da por ha­ber he­cho el dis­co ín­te­gra­men­te en un es­tu­dio, cuan­do an­tes siem­pre tra­ba­ja­mos con nues­tras co­sas, con lo que te­nía­mos. Es­ta vez lo hi­ci­mos con un en­torno más pro­fe­sio­nal, y eso con­tri­bu­yó a la ma­du­rez. Es un dis­co que reúne mu­chos pla­ce­res y gus­tos que nos pu­di­mos dar”, agre­ga so­bre el tra­ba­jo, que con­tó con el apo­yo del se­llo Pop Art y cu­yo arte es­tu­vo a car­go del le­gen­da­rio fo­tó­gra­fo Eduar­do “Dy­lan” Mar­tí.

–¿Qué cam­bió y qué si­gue sien­do igual en Hip­nó­ti­ca y Ra­yos Lá­ser?

–Or­tiz: Siem­pre cam­bian co­sas des­pués de la sa­li­da de un dis­co, más en uno con tan­to tiem­po de tra­ba­jo. Va­mos “se­tean­do” la va­ra pro­pia a otro ni­vel, lo cual mo­di­fi­ca las co­sas. Lo que se man­tie­ne es que con Nahue nos se­gui­mos di­vir­tien­do mu­cho y si­gue sien­do una cues­tión muy lú­di­ca crear mú­si­ca. So­mos cons­cien­tes de la au­dien­cia y de nues­tras pro­pias exi­gen­cias y lí­mi­tes, pe­ro dis­fru­ta­mos mu­cho el pro­ce­so de cre­cer.

–Fe­rre­ro: Cam­bió la for­ma de co­mu­ni­car­se. To­do el tiem­po hay que es­tar ac­ti­vo en las re­des, es­tar sú­per pre­sen­te y bus­car­le la vuel­ta pa­ra se­guir sien­do no­ve­dad in­clu­so cuan­do no te­nés na­da que co­mu­ni­car, y eso no era así cuan­do em­pe­za­mos a to­car. Lo que si­gue igual es nues­tro tra­to. So­mos muy ami­gos, po­de­mos jun­tar­nos a me­ren­dar sin si­quie­ra ha­blar de Ra­yos Lá­ser. So­mos co­mo her­ma­nos, y des­pués so­mos com­pa­ñe­ros de ban­da.

(GENTILEZA DY­LAN MAR­TÍ)

Pulso hu­mano. En su ter­cer dis­co, Ra­yos Lá­ser de­ja a un la­do los so­ni­dos di­gi­ta­les y pro­fun­di­za en su ve­ta más or­gá­ni­ca.

(GENTILEZA FE­DE ARÉ­VA­LO)

Can­cio­nes clá­si­cas. Hip­nó­ti­ca gra­bó un dis­co que es­ca­pa a los so­ni­dos de mo­da y se con­cen­tró en una mú­si­ca atem­po­ral.

(LA VOZ / AR­CHI­VO)

Sube al ra­yo al fin. To­más Fe­rre­ro y Gus­ta­vo Ro­drí­guez, de Ra­yos Lá­ser, en el úl­ti­mo Cos­quín Rock.

(GENTILEZA FA­CU COLLOSA)

Hip­nó­ti­ca. El dúo aca­ba de edi­tar el dis­co “Clá­si­co”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.