“Show­Match” y la tem­po­ra­da de ve­rano

VOS - - Pantallas - Lu­cas As­mar Mo­reno Es­pe­cial

Los nú­me­ros no cie­rran: el pro­gra­ma icó­ni­co de la Ar­gen­ti­na em­pie­za ma­ña­na y ter­mi­na... na­die sa­be. Hay 21 parejas dispu­tan­do el certamen y aún su­po­nien­do que pue­da ir­se una por se­ma­na, cua­tro me­ses no al­can­za­rían pa­ra cum­plir con los pla­zos.

Al mis­mo pro­gra­ma tam­po­co le se­ría ren­ta­ble pre­ci­pi­tar las pre­vias o los con­flic­tos; allí es­tá su va­lor agre­ga­do, en las ten­sio­nes de ese pseu­do reality, un strip tea­se sen­ti­men­tal que se ace­le­ra o des­ace­le­ra se­gún el rating. El tes­teo de la au­dien­cia es fun­da­men­tal pa­ra que Ti­ne­lli se­pa có­mo ir po­ten­cian­do a los me­diá­ti­cos.

A su vez, es­tos me­diá­ti­cos se­rán las figuras que aca­pa­ren las pla­zas tea­tra­les de Mar del Pla­ta y Car­los Paz. No ol­vi­de­mos que en pa­ra­le­lo la pro­duc­to­ra tea­tral Da­bo­pe va de­sig­nan­do los elen­cos de sus obras. ¿Qué pa­sa si el pro­gra­ma no ter­mi­na? Las pla­zas de­be­rán re­sig­nar a las figuras de ma­yor pro­ta­go­nis­mo, aque­llas que más le­jos lle­ga­ron en el certamen.

Sa­be­mos que Car­los Paz cons­tru­yó una ló­gi­ca tu­rís­ti­ca ofre­cien­do la trans­po­si­ción te­le­vi­si­va so­bre sus es­ce­na­rios; la incertidumbre del cro­no­gra­ma del Bailando no es un trau­ma me­nor. ¿Pue­de Car­los Paz au­to­sus­ten­tar­se sin el pa­dri­naz­go te­le­vi­si­vo?

Exis­ten hi­pó­te­sis con res­pec­to a los tiem­pos fí­si­cos del pro­gra­ma. Nin­gu­na es­tá con­fir­ma­da por­que si al­go ma­ne­ja con as­tu­cia Ti­ne­lli es el re­ta­ceo de in­for­ma­ción pa­ra man­te­ner de rehén a la au­dien­cia.

La pri­me­ra hi­pó­te­sis, y la más ob­via, es que el pro­gra­ma se ex­tien­da du­ran­te el ve­rano. Se­ría la pri­me­ra vez que su­ce­de en su his­to­ria, en­fren­tán­do­se a la na­tu­ral mer­ma del en­cen­di­do que traen los me­ses de enero y fe­bre­ro. De to­dos mo­dos ya hay una suer­te de ju­ris­pru­den­cia con los “So­ñan­do por Bai­lar”, emi­ti­dos en va­ca­cio­nes. Es­ta pri­me­ra hi­pó­te­sis es la que más per­ju­di­ca a la tem­po­ra­da tea­tral, man­te­nien­do cau­ti­vos a los me­diá­ti­cos. Por ejem­plo Fla­vio Men­do­za, que fi­gu­ra co­mo par­ti­ci­pan­te, no po­drá pro­ta­go­ni­zar su mi­llo­na­rio Sid­dart­ha, aun­que po­dría eli­mi­nar­se en de­ter­mi­na­da fe­cha por con­tra­to. Pe­dro Al­fon­so, que no par­ti­ci­pa del certamen pe­ro sí de la tem­po­ra­da en Car­los Paz, de­be­rá bus­car al­ter­na­ti­vas en su mar­que­si­na o cam­biar su fór­mu­la al mo­men­to de pen­sar co­me­dias. Uni­ver­sos en si­mul­tá­neo que más que ex­po­ner el po­de­río de la te­le­vi­sión, ex­po­nen la de­bi­li­dad de la ofer­ta tu­rís­ti­ca.

La se­gun­da hi­pó­te­sis im­pli­ca un coitus in­te­rrup­tus: el show se de­tie­ne en Na­vi­dad y re­gre­sa en fe­bre­ro o mar­zo, con los par­ti­ci­pan­tes que aún que­den en ca­mino. Si bien es­ta va­ria­ble tie­ne cor­du­ra, es pe­li­gro­sa­men­te an­ti­cli­má­ti­ca. No ol­vi­de­mos que el Bailando ne­ce­si­ta un pul­so co­ti­diano, un des­gas­te psí­qui­co tan­to de ju­ra­dos co­mo de par­ti­ci­pan­tes que los obli­gue a ac­tuar im­pul­si­va­men­te. Un re­ce­so le pon­dría pa­ños fríos a las ten­sio­nes del show. Aún su­po­nien­do que li­be­ra­sen a los me­diá­ti­cos pa­ra que ha­gan sus nu­me­ri­tos es­cé­ni­cos, las obras sue­len lle­gar has­ta mar­zo.

La ter­ce­ra y úl­ti­ma hi­pó­te­sis es la más des­ca­be­lla­da: tras­la­dar el “Bailando” a una pla­za de ve­rano. Es­te ru­mor fue da­do a co­no­cer en el pro­gra­ma de Fabián Do­man pe­ro nun­ca es­tu­vo cla­ro si pre­ten­dían emi­tir el pro­gra­ma des­de allá, co­mo sue­le ha­cer­lo Mirt­ha, o con­ver­tir al­gún pre­dio en un co­li­seo pa­ra que los tu­ris­tas apre­cien el show en vi­vo. En cuan­to a lo­gís­ti­ca es de­men­cial.

To­das es­tas al­ter­na­ti­vas no se da­rán a co­no­cer has­ta úl­ti­mo mo­men­to, per­mi­tien­do un jue­go de se­duc­ción que ha­bi­li­te ho­ras de de­ba­te en los pro­gra­mas sa­te­li­ta­les.

Si el rating no acom­pa­ña, Bailando pue­de des­car­tar dos parejas por rit­mo y la agen­da ce­rra­ría... ba­jo una som­bra apo­ca­líp­ti­ca que ha­ría ver 2019 con des­con­fian­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.