Un com­pen­dio de sus­tos

Aun­que fue muy bien pro­mo­cio­na­da, “La mon­ja” no está a la al­tu­ra de las ex­pec­ta­ti­vas so­bre su es­treno: pre­sen­ta de­ma­sia­dos gol­pes ba­jos.

VOS - - Comentarios De Cine - Car­los Schi­lling cs­chi­lling@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Pro­mo­cio­na­da co­mo par­te de la fran­qui­cia de El con­ju­ro, ese gran ne­go­cio que in­clu­ye también a las dos An­na­be­lle, La mon­ja era tal vez la pe­lí­cu­la de te­rror más es­pe­ra­da del año. Y si bien es cier­to que siem­pre que se ge­ne­ran al­tas ex­pec­ta­ti­vas, los re­sul­ta­dos tien­den a ser de­cep­cio­nan­tes, en este ca­so po­dría ha­blar­se in­clu­so de una de­gra­da­ción del es­tán­dar de los pro­duc­tos vin­cu­la­dos con la his­to­ria de la pa­re­ja de psí­qui­cos Ed y Lo­rrai­ne Wa­rren (Pa­trick Wil­son y Ve­ra Far­mi­ga).

En reali­dad, sal­vo la jus­ta­men­te acla­ma­da El con­ju­ro y, ya en me­nor me­di­da, la pri­me­ra An­na­be­lle, las de­más ya in­si­nua­ban una de­cli­na­ción que La mon­ja ha con­ver­ti­do en abrup­ta. De la pre­ten­sión de re­vi­vir el te­rror de ca­li­dad de las me­jo­res pe­lí­cu­las del género de las dé­ca­das de 1960 y de 1970 –El be­bé de Ro­se­mary, El exor­cis­ta, El res­plan­dor, El fi­nal de la es­ca­le­ra– só­lo so­bre­vi­ve el fe­ti­chis­mo por la fo­to­gra­fía y la vo­lun­tad de con­tra­tar a bue­nos ac­to­res pa­ra los ro­les pro­ta­gó­ni­cos.

En el res­to de los ru­bros, La mon­ja só­lo ob­tie­ne sig­nos ne­ga­ti­vos. Por ejem­plo, la am­bien­ta­ción de épo­ca (fun­da­men­tal en to­da la sa­ga), aquí pre­sen­ta varios ele­men­tos dudosos, in­du­ci­dos por el vo­lun­ta­rio anacro­nis­mo del guion. Es co­mo si dos tiem­pos his­tó­ri­cos se su­per­pu­sie­ran: los años 1950, que es la épo­ca en la que trans­cu­rre la his­to­ria, y la Edad Me­dia, en la que pa­re­ce de­te­ni­da la aba­día ru­ma­na don­de se desa­rro­lla la ac­ción.

A esa aba­día lle­gan el Pa­dre Bur­ke (De­mián Bi­chir) y la her­ma­na Ire­ne (Tais­sa Far­mi­ga, hi­ja de la ac­triz que en­car­na a Lo­rrai- ne Wa­rren). Él es un exor­cis­ta e in­ves­ti­ga­dor de fe­nó­me­nos ex­tra­ños de la Igle­sia; ella es una no­vi­cia.

Am­bos son en­via­dos por el Va­ti­cano pa­ra in­ves­ti­gar lo que su­ce­de en ese con­ven­to per­di­do en un ex­tre­mo de Eu­ro­pa don­de acaba de sui­ci­dar­se una mon­ja. A ellos se su­ma un ter­cer per­so­na­je pro­ta­gó­ni­co: un jo­ven fran­co­ca­na­dien­se (Jo­nas Blo­quet) que vi­ve en Ru­ma­nia y que les sir­ve de guía y de bra­zo ar­ma­do.

La in­mer­sión en ese uni­ver­so de ti­nie­blas, en­ten­di­do co­mo un es­pa­cio don­de pug­nan el bien y el mal, Dios y un de­mo­nio (Bon­nie Aa­rons, una ac­triz que tal vez se pa­re­ce de­ma­sia­do a Ma­rilyn Man­son), es la má­xi­ma apues­ta de la pe­lí­cu­la del di­rec­tor Co­rin Hardy. En vez de cons­truir un sus­pen­so pro­gre­si­vo, op­ta por avan­zar a los sus­tos, con gol­pes de efec­tos que pue­den im­pac­tar por ser sor­pre­si­vos, pe­ro que no al­can­zan pa­ra sos­te­ner un ar­gu­men­to.

Li­neal, pe­se a las es­ce­nas en que las pe­sa­di­llas y las vi­sio­nes se im­po­nen a la reali­dad, y bur­da tan­to en el hu­mor co­mo en el es­pan­to, La mon­ja só­lo ofre­ce emo­cio­nes fuer­tes y mo­men­tá­neas, un mie­do que gol­pea en el es­tó­ma­go pe­ro que no llega a la mé­du­la.

Ex­tra­ña am­bien­ta­ción. La épo­ca en que trans­cu­rre el fil­me es con­fu­sa, co­mo si dos tiem­pos his­tó­ri­cos se su­per­pu­sie­ran.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.