La Ce­ni­cien­ta de un país em­po­bre­ci­do

VOS - - Opinión - Bea­triz Mo­li­na­ri bmo­li­na­ri@la­voz­de­lin­te­rior.com. ar

El úl­ti­mo anun­cio pre­si­den­cial so­bre la eli­mi­na­ción de mi­nis­te­rios pe­gó de lleno en el cam­po de la cul­tu­ra al tiem­po que ac­tua­li­za las con­si­de­ra­cio­nes con res­pec­to a un área que ha su­fri­do al­ti­ba­jos en cuan­to al lu­gar que ocu­pa en el or­ga­ni­gra­ma del go­bierno de turno. La se­cre­ta­ría que ha­bía si­do pro­mo­vi­da a la ca­te­go­ría de mi­nis­te­rio en 2014 vuel­ve a de­pen­der de Educación.

Des­pués de la noticia y el am­bien­te que se creó por la sim­pli­fi­ca­ción del anun­cio a los di­chos po­co lú­ci­dos de Pa­blo Ave­llu­to, ac­tual res­pon­sa­ble del mi­nis­te­rio que se­rá se­cre­ta­rio cuan­do se cum­pli­men­ten los trá­mi­tes per­ti­nen­tes, ca­be pen­sar qué sig­ni­fi­ca la de­ci­sión pa­ra el cam­po cul­tu­ral.

La pre­gun­ta es qué al­can­ce ten­drá el re­cor­te y qué con­cep­tos son fun­cio­na­les a lo que se con­si­de­ra un achi­ca­mien­to del gas­to. En tren de sim­pli­fi­car, se anun­ció co­mo si la ero­ga­ción em­pe­za­ra y ter­mi­na­ra en la fi­gu­ra del fun­cio­na­rio a car­go.

De­trás del men­ta­do aho­rro hay una de­ci­sión política cla­ra. La cul­tu­ra con­si­de­ra­da un gas­to de es­ca­so ré­di­to eco­nó­mi­co es la con­sig­na que po­ne a la so­cie­dad re­si­lien­te en un ca­lle­jón sin sa­li­da. En es­te es­ce­na­rio y sa­bien­do que la mis­ma suer­te co­rre el Mi­nis­te­rio de Sa­lud de la Na­ción, la com­pa­ra­ción de Ave­llu­to con­fun­de, cuan­do no, en­vi­le­ce la dis­cu­sión.

En la dé­ca­da de 1980, cuan­do na­ció el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Tea­tro en Cór­do­ba, su ins­pi­ra­dor, Car­los Gi­mé­nez, re­pe­tía un con­cep­to que se con­vir­tió en tex­to de ca­be­ce­ra a la ho­ra de ana­li­zar los con­tex­tos cul­tu­ra­les ata­dos al de­ve­nir po­lí­ti­co. La tram­pa que se­ña­la­ba Car­los era cla­ra: ‘cuan­do di­cen que no hay que gas­tar en un fes­ti­val de tea­tro por­que no hay ga­sa en los hos­pi­ta­les, des­pués, no hay fes­ti­va­les ni ga­sa en los hos­pi­ta­les’.

No só­lo di­ne­ro

El re­cor­te no es só­lo eco­nó­mi­co. Quien le­van­ta la ban­de­ra de la des­po­li­ti­za­ción des­co­no­ce la com­ple­ji­dad, en es­te ca­so del en­tra­ma­do que sos­tie­ne la iden­ti­dad cul­tu­ral de un pue­blo. La cul­tu­ra cre­ce, se mul­ti­pli­ca o re­sis­te so­bre la ba­se de un sis­te­ma po­lí­ti­co de­ter­mi­na­do.

Por eso, des­de las or­ga­ni­za­cio­nes de ba­se que reúnen a los ar­tis­tas se al­zan vo­ces de pa­vor fren­te a la sis­te­má­ti­ca pér­di­da de pro­gra­mas di­se­ña­dos en el mi­nis­te­rio, aho­ra se­cre­ta­ría, de Ave­llu­to. Por­que de los shows y even­tos (tam­bién ne­ce­sa­rios) pue­den ocu­par­se los pri­va­dos, los em­pre­sa­rios del sec­tor que po­nen en ten­sión ar­te y mer­ca­do.

El es­ta­do es­tá pa­ra otra co­sa, ade­más de re­gu­lar la ac­ti­vi­dad de los pri­va­dos. La cul­tu­ra flo­re­ce a los tum­bos cuan­do no hay un di­se­ño de pro­tec­ción y desa­rro­llo. Co­mo ejem­plo, ca­be ci­tar la crea­ción del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal del Tea­tro, na­ci­do con la Ley 24.800 en 1997, en pleno me­ne­ma­to y a pe­sar de la fir­ma del pre­si­den­te que ve­ta­ba una y otra vez el es­pí­ri­tu del re­cla­mo. Han pa­sa­do más de 20 años y la cul­tu­ra vuel­ve a co­mer de las so­bras.

En el ca­so de la pro­vin­cia de Cór­do­ba el área ha fluc­tua­do en­tre el ran­go de se­cre­ta­ría y el de agencia, de­pen­dien­tes del eje­cu­ti­vo pro­vin­cial. La necesidad de un di­se­ño inclusivo de po­lí­ti­cas cul­tu­ra­les da sen­ti­do a cual­quier es­truc­tu­ra con dis­tin­tos ni­ve­les de bu­ro­cra­cia. Sin mi­nis­te­rio, en el plano na­cio­nal, y sin pro­gra­mas in­clu­si­vos, con la ob­se­sión del gas­to aso­cia­do a la cul­tu­ra, y és­ta, no co­mo construcción sino co­mo es­ce­no­gra­fía y adorno, la preo­cu­pa­ción ge­nui­na del sec­tor tam­bién se re­la­cio­na con la pér­di­da sis­te­má­ti­ca de fuen­tes de tra­ba­jo.

Ave­llu­to y el len­gua­je

Días atrás, la ocu­rren­cia de Ave­llu­to fue ten­den­cia: #Com­pa­ran­doCo­moA­ve­llu­to. El ex­mi­nis­tro qui­zá nun­ca se de­tu­vo a pen­sar en la re­la­ción que une a Tom y Jerry, dos per­so­na­jes que an­dan a las co­rri­das, fie­les a su na­tu­ra­le­za e in­ca­pa­ces de evo­lu­cio­nar. Con la com­pa­ra­ción apli­ca­da al pre­si­den­te y su jefe de ga­bi­ne­te Ave­llu­to ba­na­li­zó uno de los mo­men­tos más dra­má­ti­cos de la se­ma­na.

Sin mi­nis­te­rio y sin avizorar un pro­yec­to que ani­me la fu­tu­ra se­cre­ta­ría, es ge­nui­na la preo­cu­pa­ción de am­plios sec­to­res de la cul­tu­ra que se ma­ni­fies­tan con­tra los ges­tos que le­sio­nan la so­be­ra­nía cul­tu­ral. El len­gua­je nom­bra y con­for­ma un es­pa­cio sim­bó­li­co bas­tan­te más com­ple­jo que los tra­zos de un di­bu­jo ani­ma­do.

El jue­ves pa­sa­do, en coin­ci­den­cia con la aper­tu­ra de la edi­ción 33ª de la Fe­ria del Li­bro y el Co­no­ci­mien­to, en Cór­do­ba, un gru­po de ar­tis­tas au­to­con­vo­ca­dos rea­li­za­ron una in­ter­ven­ción con­tra el ajus­te neo­li­be­ral y en de­fen­sa de la cul­tu­ra. “¡Nos es­tán ha­cien­do bol­sa!”, “Bas­ta de ajus­te” de­cían los car­te­les que lle­va­ban los ar­tis­tas en­vuel­tos en bol­sas de nai­lon ne­gro.

SIN MI­NIS­TE­RIO Y SIN AVIZORAR UN PRO­YEC­TO QUE ANI­ME LA FU­TU­RA SE­CRE­TA­RÍA, ES GE­NUI­NA LA PREO­CU­PA­CIÓN DE SEC­TO­RES DE LA CUL­TU­RA.

(LA VOZ / ARCHIVO)

De mi­nis­tro a se­cre­ta­rio. Pa­blo Ave­llu­to cam­bia de ran­go con el cie­rre del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra.

Pro­tes­ta. El jue­ves, ar­tis­tas reclamaron en la Fe­ria del Li­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.