La obs­ti­na­ción del pa­sa­do

VOS - - Vos + Comentarios De Cine - Ro­ger Ko­za Es­pe­cial

Una mis­te­rio­sa ta­ra ge­ne­ra­cio­nal re­cien­te lle­vó a con­si­de­rar a mu­chos que la his­to­ria es un pa­sa­tiem­po mi­no­ri­ta­rio. A los vi­vos, juz­gó un po­de­ro­so re­pre­sen­tan­te de esa ge­ne­ra­ción, no les pue­de in­tere­sar lo que hi­cie­ron los muer­tos, y así ce­le­bra­ba la sus­ti­tu­ción en los bi­lle­tes de per­so­na­jes de la his­to­ria ar­gen­ti­na por sim­pá­ti­cos ani­ma­les que re­mi­ten a la fau­na del te­rri­to­rio na­cio­nal, es­pe­cies que pue­blan los di­ver­sos ecosistemas del país. Fren­te a ese cán­di­do ra­zo­na­mien­to, hay que con­tra­po­ner una ver­dad de Pe­ro­gru­llo: los ani­ma­les no tie­nen na­cio­na­li­dad, por­que no tie­nen his­to­ria.

En la in­tere­san­tí­si­ma Mi­ró, las hue­llas del ol­vi­do, Fran­ca Gon­zá­lez li­te­ral­men­te des­en­tie­rra la his­to­ria de un pue­blo que de­jó de exis­tir. No se bo­rró en es­te ca­so de un bi­lle­te, pe­ro sí de la me­mo­ria de los po­bla­do­res de La Pam­pa, los ma­nua­les de geo­gra­fía y los re­gis­tros his­tó­ri­cos. Eso no sig­ni­fi­ca que el pa­sa­do es­té com­ple­ta­men­te des­apa­re­ci­do. La his­to­ria no es un pa­lim­pses­to; so­la­men­te se re­quie­re desear leer los sig­nos y re­cons­truir­los. Eso es pre­ci­sa­men­te lo que po­ne en mo­vi­mien­to Gon­zá­lez, y el re­sul­ta­do es tan di­dác­ti­co co­mo sor­pren­den­te.

El mé­to­do cer­te­ro em­plea­do pa­ra fil­mar lo ol­vi­da­do es pro­pio de ar­queó­lo­gos: de­ba­jo de la tie­rra se pue­den ha­llar uten­si­lios, en los re­gis­tros del fe­rro­ca­rril se cons­ta­tan los hom­bres y las mu­je­res que ba­ja­ban en la es­ta­ción de Mi­ró y tam­bién es­tán las car­tas de los vie­jos in­mi­gran­tes lle­ga­dos de Ita­lia que tra­ba­jan la tie­rra de la ma­dru­ga­da a la no­che pa­ra con­quis­tar su sus­ten­to.

En una se­cuen­cia ines­pe­ra­da que tie­ne lu­gar en un ima­gi­na­rio ci­ne de pue­blo, un pre­té­ri­to no­ti­cie­ro ci­ne­ma­to­grá­fi­co ma­te­ria­li­za un ima­gi­na­rio de otro tiem­po: “go­ber­nar es po­blar”, di­ce la voz en off mien­tras las imá­ge­nes de­vuel­ven un im­pe­ra­ti­vo de desa­rro­llo del que hoy se de­sen­tien­de la re­tó­ri­ca po­lí­ti­ca do­mi­nan­te. En el cie­rre, un tra­ve­lling ha­cia el cie­lo po­si­bi­li­ta­do por un dro­ne per­mi­te vin­cu­lar la ex­ten­sión del te­rri­to­rio con la po­se­sión de los ri­cos. Un pue­blo tam­bién pue­de des­apa­re­cer cuan­do los que tie­nen y ad­mi­nis­tran las ri­que­zas así lo de­ci­den.

El fil­me de Gon­zá­lez aca­so no lle­gue a co­no­cer la aten­ción que me­re­ce. ¿A quién le im­por­ta la exis­ten­cia ol­vi­da­da de un pue­blo ig­no­to de La Pam­pa? Sin em­bar­go, en al­gu­nas oca­sio­nes, los even­tos mar­gi­na­les de un país y el in­te­rés es­té­ti­co de una ci­neas­ta por un ca­so geo­grá­fi­co (in)tras­cen­den­te pue­den es­tar dis­cre­ta­men­te en sin­to­nía con aque­llo que de­fi­ne un tiem­po his­tó­ri­co y, en es­ta cir­cuns­tan­cia, su mez­quino lí­mi­te.

Un re­sul­ta­do sor­pren­den­te. Fran­ca Gon­zá­lez cuen­ta la his­to­ria de un pue­blo que de­jó de exis­tir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.