Una es­tre­lla pa­ra “Ho­tel pa­ra cri­mi­na­les”.

VOS - - Página Delantera - Car­los Schi­lling cs­chi­lling@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Los nom­bres de Jo­die Fos­ter y Jeff Gold­blum sue­nan co­mo una ga­ran­tía de con­fian­za en los cré­di­tos de cual­quier pe­lí­cu­la. Sin em­bar­go, en Ho­tel pa­ra cri­mi­na­les ter­mi­nan con­vir­tién­do­se en al­go muy pa­re­ci­do a un se­llo de ca­li­dad fal­si­fi­ca­do.

Fos­ter se ve in­vo­lu­cra­da en uno de los pa­pe­les pro­ta­gó­ni­cos más de­gra­dan­tes de su ca­rre­ra, y Gold­blum só­lo apa­re­ce unos po­cos mi­nu­tos, muy po­cos pa­ra ele­var el pro­duc­to a su es­ta­tu­ra fí­si­ca y ac­to­ral.

Es muy ob­vio lo que qui­so ha­cer el di­rec­tor Drew Pear­ce: cons­truir un in­fierno. Me­ter en un mis­mo es­pa­cio fí­si­co –en es­te ca­so, un ho­tel hos­pi­tal pa­ra cri­mi­na­les– a va­rios per­so­na­jes te­mi­bles, y crear con ellos una at­mós­fe­ra de ten­sión per­ma­nen­te. Tam­bién es muy ob­vio que le sa­lió mal.

De­ma­sia­do es­que­má­ti­co y so­lem­ne, no con­si­gue que nin­guno de los pro­ta­go­nis­tas adquiera una ter­ce­ra di­men­sión. To­dos pa­re­cen ex­traí­dos de los cua­dros de una his­to­rie­ta, y tan­to las pa­la­bras que sa­len de sus bo­cas, que pre­ten­den ser diá­lo­gos pe­ro son me­ros afo­ris­mos, co­mo sus su­pues­tas ac­ti­tu­des in­ti­mi­dan­tes, no al­can­zan ni la ca­te­go­ría de pa­ro­dia in­vo­lun­ta­ria.

Jo­die Fos­ter es la mé­di­ca que atien­de el ho­tel hos­pi­tal. Esa mu­jer, que le tie­ne fo­bia al mun­do ex­te­rior, ca­mi­na al tro­te co­mo un con­duc­tor de ricks­haw y no pue­de ol­vi­dar a su hi­jo muer­to, es el cen­tro de un uni­ver­so ce­rra­do don­de coin­ci­den un la­drón de ban­cos y su her­mano gra­ve­men­te he­ri­do, una ase­si­na a suel­do, un nar­co­tra­fi­can­te, y lue­go una jo­ven po­li­cía y el ca­po de la de­lin­cuen­cia de Los Án­ge­les.

Un cam­po de ba­ta­lla

La ac­ción se desa­rro­lla en una ver­sión fu­tu­ra de esa ciu­dad de la cos­ta oes­te nor­te­ame­ri­ca­na, un día en que los ha­bi­tan­tes se re­be­lan con­tra la com­pa­ñía que les cie­rra la pro­vi­sión de agua po­ta­ble, y las ca­lles se trans­for­man en un ver­da­de­ro cam­po de ba­ta­lla en­tre re­bel­des y fuer­zas de se­gu­ri­dad. En reali­dad, no hay na­da en la tra­ma que jus­ti­fi­que ese am­bien­te apo­ca­líp­ti­co.

Es uno de los tan­tos ca­pri­chos de una pro­duc­ción que nun­ca en­con­tró la brú­ju­la pa­ra orien­tar­se en el la­be­rin­to de lu­ga­res co­mu­nes y par­la­men­tos am­pu­lo­sos que ella mis­ma se cons­tru­yó.

To­do sa­le mal. Ni si­quie­ra la in­ter­ven­ción de Jeff Gold­blum sal­va el fil­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.