Mul­ti­pli­ca­do en si­mi­li­tu­des

VOS - - Pantallas - Ju­lia­na Ro­drí­guez jro­dri­guez@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Hay al­go peor que una fic­ción dia­ria pro­ta­go­ni­za­da por Ni­co­lás Cabré. Una fic­ción dia­ria pro­ta­go­ni­za­da por Cabré dos ve­ces. Mi her­mano es un clon tie­ne los ingredientes tí­pi­cos de una ti­ra ar­gen­ti­na, con un es­que­ma que an­tes vi­si­ta­ron otras se­ries co­mo Edu­can­do a Ni­na (y an­tes, de­ce­nas de pe­lí­cu­las de co­me­dia): los her­ma­nos se­pa­ra­dos al na­cer, que cre­cen con per­so­na­li­da­des an­ta­gó­ni­cas. En ese cho­que de pla­ne­tas, de esos dos per­so­na­jes con la mis­ma cara y tan dis­tin­tas ma­ne­ras de ser, se asien­tan to­das las pe­ri­pe­cias de la his­to­ria. Pe­ro pa­ra ha­cer de un per­so­na­je y su né­me­sis, hay que ma­ne­jar una am­plia va­rie­dad de re­cur­sos. Cabré, que su­po ha­cer ma­ra­vi­llas en el pri­me ti­me ar­gen­tino a prin­ci­pio de la dé­ca­da de 2000 con Son amo­res, aho­ra re­pi­te los es­que­mas de co­me­dian­te de otras épo­cas: el his­trio­nis­mo, la exa­ge­ra­ción, los tics ges­tua­les. Eso no lo ha­ce un mal ac­tor, por su­pues­to, pe­ro te­nien­do en cuen­ta que he­mos de­vo­ra­do en años de ce­nas fa­mi­lia­res ho­ras y ho­ras de él en la pan­ta­lla, te­ne­mos apren­di­dos sus ma­nie­ris­mos ac­to­ra­les, los re­co­no­ce­mos en un mo­vi­mien­to de ce­ja. Qui­zás, la per­cep­ción se ex­tien­de a otros ac­to­res que he­mos vis­to cre­cer en la pan­ta­lla: desa­rro­lla­mos por ellos una cer­ca­nía, pe­ro a la vez nos sa­be­mos de me­mo­ria sus ex­pre­sio­nes efec­ti­vas. Nos pa­só con el elen­co de Friends, nue­ve años ha­cien­do los mis­mos per­so­na­jes en es­que­mas de co­me­dias rí­gi­dos, y nos pa­sa con al­gu­nas ti­ras ar­gen­ti­nas que han re­pe­ti­do pro­ta­go­nis­tas. A ve­ces, el tiem­po que nos lle­va apren­der una ta­rea, pro­fe­sión o ha­bi­li­dad es el mis­mo que ne­ce­si­ta­mos pa­ra des­apren­der­la y des­pe­jar el ca­mino pa­ra desa­rro­llar otras fa­ce­tas. Qui­zás, ese es el ca­so no ya de Ni­co­lás Cabré, sino de las fór­mu­las te­le­vi­si­vas que fun­cio­na­ron ha­ce 15 años y que, aho­ra con el strea­ming y los es­tán­da­res de los nue­vos es­pec­ta­do­res, de­ben rein­ven­tar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.