Có­mo es la nue­va pe­lí­cu­la de “Ha­llo­ween”.

En es­ta nue­va en­tre­ga de “Ha­llo­ween”, Da­vid Gor­don Green ha­ce ho­nor a la his­to­ria ori­gi­nal gra­cias a la fo­to­gra­fía, a la ban­da so­no­ra y a la am­bien­ta­ción.

VOS - - Página Delantera - Car­los Schi­lling cs­chi­lling@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Es po­si­ble imi­tar el es­ti­lo de una épo­ca pe­ro es im­po­si­ble re­vi­vir su mun­do, de­cía el fi­ló­so­fo Art­hur Dan­to. Sin em­bar­go, el es­ti­lo, cuan­do no se lo imi­ta pa­ra pa­ro­diar­lo u ho­me­na­jear­lo sino pa­ra ex­traer su fuer­za la­ten­te, es co­mo un fan­tas­ma, una luz que pue­de os­ci­lar en­tre el pa­sa­do y el pre­sen­te, en­tre la vi­da y la muer­te.

La no­che de Ha­llo­ween se es­tre­na cua­tro dé­ca­das des­pués del clá­si­co de John Car­pen­ter, tal vez la me­jor pe­lí­cu­la que hi­zo nun­ca es­te au­tor de tí­tu­los inol­vi­da­bles co­mo Asal­to a la pri­sión 13, La nie­bla o Es­ca­pe de Nue­va York. En el me­dio hu­bo una do­ce­nas de se­cue­las, va­rias de ellas res­ca­ta­bles co­mo pro­duc­tos del sub­gé­ne­ro slas­her (ase­si­nos que ma­tan con cu­chi­llas). Pe­ro na­die fue tan le­jos co­mo Da­vid Gor­don Green en la re­crea­ción del uni­ver­so ori­gi­nal en el que se en­fren­ta­ron Lau­rie Stro­de y Mi­chael Myers.

Lo con­si­gue gra­cias a la fo­to­gra­fía, la ban­da so­no­ra (que per­te­ne­ce al mis­mo Car­pen­ter), la am­bien­ta­ción en un Had­don­field que pa­re­ce de­te­ni­do en el tiem­po (de he­cho el Had­don­field real te­nía más ha­bi­tan­tes en 1978 que en la ac­tua­li­dad) y so­bre to­do gra­cias a un sen­ti­do a la vez fa­ta­lis­ta y me­cá­ni­co de la in­mi­nen­cia del mal.

Lau­rie, en­car­na­da por la mí­ti­ca Ja­mie Lee Cur­tis, es aho­ra una mu­jer de 60 años y ha vi­vi­do los úl­ti­mos 40 aco­sa­da por la re­cuer­do de aque­lla fa­mo­sa no­che de bru­jas en la que el ase­sino de la más­ca­ra hu­ma­na qui­so de­go­llar­la. Ha­bi­ta en una ca­sa ale­ja­da del pue­blo y de­fen­di­da co­mo una for­ta­le­za. Ha tra­ta­do de inocular su pa­ra­noia en su hi­ja y en su nie­ta sin de­ma­sia­do éxi­to.

Un acier­to de es­ta ver­sión es bo­rrar to­das las de­ri­va­cio­nes de las se­cue­las o a lo su­mo de des­de­ñar­las co­mo his­to­rias fal­sas (hay un diá­lo­go al prin­ci­pio en­tre la nie­ta de Lau­rie y dos ami­gos en la que la chi­ca re­fu­ta la idea de que su abue­la y el ase­sino eran her­ma­nos).

Es co­mo si na­da hu­bie­ra su­ce­di­do en esos 40 años más que las pe­sa­di­llas de una jo­ven que se trans­for­mó en adul­ta ma­yor y la ru­ti­na del ase­sino en ma­ni­co­mios de al­ta se­gu­ri­dad, só­lo en con­tac­to con guar­dias, lo­cos y psi­quia­tras fas­ci­na­dos con su enig­ma.

Va­cío tem­po­ral

Pe­ro ese va­cío tem­po­ral es­tá car­ga­do con una fuer­za os­cu­ra, tie­ne una ener­gía la­ten­te que en el de­sa­rro­llo de la his­to­ria se va mos­trar co­mo una do­ble ob­se­sión: la re­van­cha del ase­sino, la ven­gan­za de la víc­ti­ma. Si en la pe­lí­cu­la ori­gi­nal, Lau­rie no en­ten­día na­da sal­vo su de­ses­pe­ra­do ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia, aho­ra es­tá pre­pa­ra­da pa­ra lo peor y dis­pues­ta a lu­char has­ta el fi­nal.

Esa tra­ma sir­ve pa­ra con­fi­gu­rar los ele­men­tos clá­si­cos del slas­her sin vi­rar­los ha­cia la pa­ro­dia co­mo en Scream ni exa­ge­rar­los o com­pli­car­los

co­mo en Saw. Es cier­to que las víc­ti­mas se mul­ti­pli­can, pe­ro es­tá le­jos de ser una ex­hi­bi­ción de san­gre y tri­pas. Su po­der con­sis­te en con­du­cir el raid del ase­sino, de un mo­do que pa­re­ce a la vez des­or­de­na­do e inevi­ta­ble, has­ta el pun­to en que se en­con­tra­rá con Lau­rie.

¿Por qué esa ob­se­sión con ella? Los es­pec­ta­do­res nun­ca lo sa­bre­mos. Y, por suer­te, la pe­lí­cu­la tam­po­co lo ex­pli­ca.

Ob­se­sión ase­si­na. Ja­mie Lee Cur­tis in­ter­pre­ta a Lau­rie con maes­tría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.