Ce­le­brar a Fe­de­ri­co

VOS - - Escena + -

Al en­trar al Mu­seo So­bre­mon­te, la ca­sa re­zu­ma his­pa­ni­dad. Atrás que­dan los rui­dos de la ca­lle y los sig­nos con­tem­po­rá­neos. La Co­me­dia Cor­do­be­sa res­pon­de al di­se­ño de pues­ta y la se­lec­ción de obras de Raúl Sán­chez. En Ver­de que te quie­ro ver­de la sín­te­sis re­sul­ta ma­ra­vi­llo­sa.

El gru­po se pre­sen­ta co­mo lo ha­cía La Ba­rra­ca, con las ar­tes de la ju­gla­ría ben­de­ci­das por los frag­men­tos de las obras inol­vi­da­bles de Lor­ca. El elen­co es­tá a la al­tu­ra de ta­ma­ña em­pre­sa: can­ta, bai­la, eje­cu­ta ins­tru­men­tos y crea la ilu­sión dra­má­ti­ca en el es­pa­cio re­du­ci­do de la sa­la del Mu­seo asig­na­da pa­ra el es­pec­tácu­lo. “Que co­man, que se­pan”, de­cía Lor­ca. Me­dio pan y me­dio li­bro, pa­ra sa­ciar las ne­ce­si­da­des bá­si­cas. Con más­ca­ras (El Retablillo de Don Cris­tó­bal), unas po­cas te­las que se ex­tien­den co­mo la poe­sía de Fe­de­ri­co, aba­ni­cos, mu­ñe­cos y can­cio­nes, Ver­de que te quie­ro ver­de es una ce­le­bra­ción que el pú­bli­co dis­fru­ta muy cer­ca de los ac­to­res, tan cer­ca que los cam­bios de tono y hu­mor que­dan li­bra­dos a la sen­si­bi­li­dad del pú­bli­co. Sán­chez ha to­ma­do lo me­jor de ca­da ac­triz y ac­tor. Si Yer­ma (Sil­via Pas­to­rino) acon­go­ja, Do­ña Ro­si­ta de El Retablillo (Dia­na Ler­ma) de­lei­ta con su pi­car­día; La ca­sa de Ber­nar­da Al­ba con­mue­ve y po­ne a prue­ba a Lu­cía No­cio­ni/ Pon­cia, y a Ler­ma, co­mo Ade­la. Adrián Aza­ce­ta, Luis To­rres y Gio­van­ni Qui­ro­ga se lu­cen co­mo Don Cris­tó­bal, Juan (Yer­ma) y Do­ña Ro­si­ta la sol­te­ra, res­pec­ti­va­men­te.

“6 apar­tes”. La obra se pre­sen­ta en el Mu­seo de las Mu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.