Una men­ta­li­dad de épo­ca

Nues­tro co­men­ta­rio de “Ro­jo”, la gran pe­lí­cu­la ar­gen­ti­na di­ri­gi­da por Ben­ja­mín Naish­tat.

VOS - - + Comentario De Cine - Ro­ger Ko­za Es­pe­cial

Una épo­ca tie­ne una men­ta­li­dad que la acom­pa­ña. Quien re­cuer­de aún los pri­me­ros me­ses de 1984, de 2003 y de 2016 pue­de in­tuir qué sig­ni­fi­ca la re­la­ción de ade­cua­ción en­tre lo que su­ce­de en un lu­gar y un tiem­po y un mo­do de pen­sar, in­clu­so cuan­do la na­tu­ra­le­za de eso que se de­no­mi­na “men­ta­li­dad” re­sul­ta una abs­trac­ción y una di­fu­sa ex­pe­rien­cia pa­ra ob­je­ti­var. Ha­blar so­bre la en­de­ble tra­ma de con­cep­tos de un tiem­po es di­fí­cil, más to­da­vía pue­de ser que­rer fil­mar una men­ta­li­dad (pre­té­ri­ta).

Si hay al­go no­ta­ble en Ro­jo es que se tra­ta de una mag­ní­fi­ca e in­có­mo­da des­crip­ción de una men­ta­li­dad de épo­ca. El tiem­po del fil­me no so­la­men­te im­preg­na el mo­bi­lia­rio, la elec­ción cro­má­ti­ca que per­mea ca­da fo­to­gra­ma, los ob­je­tos pro­pios de una dé­ca­da, sino tam­bién los her­mo­sos fun­di­dos en­ca­de­na­dos y ca­rac­te­rís­ti­cos zooms de una es­té­ti­ca que re­mi­ten a un ci­ne del tiem­po en que se di­ce si­tuar el re­la­to: 1975.

Si no se ne­ce­si­ta si­tuar el re­la­to en un lu­gar es­pe­cí­fi­co es por­que si bien las mar­cas de los es­pa­cios ex­te­rio­res po­drían elu­dir cual­quier pue­blo y ciu­dad ar­gen­ti­nas, el lu­gar es aquí la men­ta­li­dad en cier­nes. Más allá de la la­bo­rio­sa e in­te­li­gen­te reconstrucción de épo­ca, la vir­tud por an­to­no­ma­sia del fil­me re­si­de en el sis­te­ma de re­la­cio­nes am­bi­guas y sos­pe­cho­sas de­ter­mi­na­das por la de­ci­sión ge­ne­ral de man­te­ner­se al mar­gen de cual­quier ac­to que pue­da com­pro­me­ter a quien ha si­do tes­ti­go de al­go. Des­de el res­pe­ta­do pro­fe­sio­nal que in­ter­pre­ta Da­río Gran­di­net­ti (en el me­jor tra­ba­jo ci­ne­ma­to­grá­fi­co de su ca­rre­ra) has­ta los co­men­sa­les que son tes­ti­gos de una pe­lea inusual y pa­ra­dig­má­ti­ca en­tre es­te con un jo­ven per­tur­ba­do en un res­tau­ran­te, to­dos, sin ex­cep­ción, par­ti­ci­pan de una mo­da­li­dad de ser sig­na­da por una éti­ca de la es­pe­cu­la­ción y la con­ve­nien­cia. Es ahí don­de res­plan­de­ce la men­ta­li­dad.

La his­to­ria del fil­me se in­tro­du­ce en las dos es­ce­nas ini­cia­les: el plano ge­ne­ral fi­jo so­bre una ca­sa de la que sa­len per­so­nas con ob­je­tos di­ver­sos; la es­ce­na alu­di­da en

un res­tau­ran­te. Esa pro­pie­dad ten­drá una va­len­cia os­cu­ra en el fil­me, y lo mis­mo su­ce­de con la pe­lea con el jo­ven, que fi­na­li­za con un cli­ma omi­no­so en un de­sier­to. Ben­ja­mín Naish­tat tra­ba­ja por acu­mu­la­ción de si­tua­cio­nes in­có­mo­das y su­ges­ti­vas. En efec­to, a me­di­da que avan­za el re­la­to un den­so y ran­cio cos­tum­bris­mo de épo­ca va en­he­bran­do si­tua­cio­nes fa­mi­lia­res y so­cia­les. To­dos apues­tan al di­si­mu­lo, mien­tras se sien­te la con­for­ma­ción de una so­cie­dad en con­ni­ven­cia con la vi­le­za or­ga­ni­za­da y en­car­na­da en el Es­ta­do. El fil­me enun­cia sin ro­deos que exis­te una men­ta­li­dad afín que vin­di­ca la lle­ga­da de un de­ter­mi­na­do or­den so­cial y po­lí­ti­co.

Es que na­die di­ce aquí Tri­ple A ni ca­za de co­mu­nis­tas, es­to úl­ti­mo una ob­se­sión sim­bó­li­ca re­cien­te de mu­chos con­tem­po­rá­neos que de­li­ran co­mo si aquel tiem­po fue­ra a re­gre­sar cal­ca­do. Pe­ro el fil­me, sin de­cir­lo, sugiere aque­llo de mo­dos elíp­ti­cos, has­ta por vía de un ex­tra­or­di­na­rio eclip­se en el cual el cie­lo de­vie­ne una ame­na­za me­ta­fó­ri­ca. Si es­ta es una de las pe­lí­cu­las del año es por­que glo­sa una pe­sa­di­lla ima­gi­na­ria de mu­chos. 1975 no tie­ne na­da que ver con 2018, pe­ro ines­pe­ra­da­men­te hay con­cor­dan­cias ima­gi­na­rias que des­pier­tan los sig­nos de he­ri­das y re­sen­ti­mien­tos que no han si­do aún su­pe­ra­dos pa­ra cons­truir un des­tino me­nos vio­len­to. A Naish­tat le in­tere­sa fil­mar el ma­les­tar; nun­ca le sa­lió me­jor.

(PREN­SA RA­QUEL FLO­TA)

Los pro­ta­go­nis­tas. An­drea Fri­ge­rio, Lau­ra Gran­di­net­ti, Da­río Gran­di­net­ti.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.