Un Gus­ta­vo blo­quea­dor

VOS - - Música + -

Por es­tos días, Be­ni­to Ce­ra­ti se en­cuen­tra con fans de So­da Ste­reo ul­tra reac­cio­na­rios, que le cues­tio­nan de sus elec­cio­nes se­xua­les a pos­tu­ras so­cio­po­lí­ti­cas. ¿A qué vie­ne es­te re­cor­te? Que el ejem­plo vie­ne bien pa­ra con­sul­tar­le a Ma­ri­li­na Ber­tol­di si le preo­cu­pa cuál es tu pú­bli­co, qué afi­ni­dad emo­cio­nal – po­lí­ti­ca – so­cial tie­ne con él.

“Me acuer­do de ver un do­cu­men­tal o entrevista de Gus­ta­vo Ce­ra­ti ha­ce mu­cho, don­de Be­ni­to era chi­qui­to, y ju­ga­ba en el es­tu­dio de su vie­jo. Pen­sa­ba ‘qué suer­te que tie­ne, lo tie­ne to­do re­suel­to’. Lo pen­sa­ba sin en­vi­dia, más bien co­mo fan­ta­sean­do te­ner esas po­si­bi­li­da­des. Cre­cí y vuel­vo a es­cu­char de él cuan­do se ‘lan­za’ co­mo mú­si­co. Leí va­rias de las co­sas que le es­cri­ben, in­clu­so mu­cha gen­te me lo co­men­ta a mí ca­da tan­to co­mo un chis­me ti­po ‘¿vis­te la que se ar­mó con un tuit de Be­ni­to?’. Y mi con­clu­sión es que me equi­vo­qué. A Be­ni­to le to­có di­fí­cil, él es el hi­jo de uno de los más gran­des mú­si­cos ar­gen­ti­nos y la­ti­noa­me­ri­ca­nos”, desa­rro­lla Ber­tol­di, sin en­trar en có­mo se pa­ra ella an­te los su­yos.

Y lue­go con­ti­núa : “Y aun así el cha­bón de­ci­de ha­cer­se car­go de lo que ama, de­di­car­se a ha­cer su ar­te, a ex­pre­sar sus ideas y a ha­blar de su se­xua­li­dad. Be­ni­to es muy va­lien­te, y tie­ne to­do mi res­pe­to. El res­to son to­dos gi­les y si Gus­ta­vo los le­ye­ra los blo­quea­ría a to­dos”.

Tie­ne fue­go. Ma­ri­li­na aca­ba de pu­bli­car un nue­vo dis­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.