La po­ten­cia de un clá­si­co fan­tás­ti­co.

Có­mo es el fil­me ba­sa­do en la clá­si­ca no­ve­la. Mac­ken­zie Foy, He­len Mi­rren y Kei­ra Knightley dispu­tan el pro­ta­gó­ni­co con un ra­tón si­nies­tro. Se es­tre­na el jue­ves.

VOS - - Página Delantera -

En El Cas­ca­nue­ces y los Cua­tro Reinos, to­do lo que Cla­ra (Mac­ken­zie Foy) quie­re es una lla­ve úni­ca, ca­paz de des­blo­quear una ca­ja que con­tie­ne un in­va­lua­ble re­ga­lo de su di­fun­ta ma­dre.

Un hi­lo do­ra­do que le en­tre­gan en la fies­ta anual de fin de año de su pa­drino, Dros­sel­me­yer (Mor­gan Free­man), la con­du­ce ha­cia la co­di­cia­da lla­ve, que des­apa­re­ce rá­pi­da­men­te en un ex­tra­ño y mis­te­rio­so mun­do pa­ra­le­lo.

Es allí don­de Cla­ra en­cuen­tra a un sol­da­do lla­ma­do Phillip (Jay­den Fo­wo­ra-Knight), a una pan­di­lla de ra­to­nes y a los re­gen­tes que pre­si­den los tres reinos: la Tie­rra de la Nie­ve, la Tie­rra de las Flo­res y la Tie­rra de los Dul­ces. Am­bos de­ben en­fren­tar­se al amenazante Cuar­to Reino, ho­gar de la tirana Ma­dre Gin­ger (He­len Mi­rren), pa­ra re­cu­pe­rar la lla­ve y, con suer­te, de­vol­ver la ar­mo­nía al ines­ta­ble mun­do.

“El Cas­ca­nue­ces y los Cua­tro Reinos es el me­jor ti­po de cuen­to na­vi­de­ño”, afir­ma el di­rec­tor Joe Johns­ton. “Es emo­cio­nan­te, dra­má­ti­ca, con­mo­ve­do­ra y un can­to a la vi­da. Es una pe­lí­cu­la fa­mi­liar, gran­dio­sa pa­ra las fies­tas, con un men­sa­je po­si­ti­vo so­bre el amor de una fa­mi­lia que les da la fuer­za pa­ra su­pe­rar la pér­di­da y so­bre el te­ma de acep­tar la ca­pa­ci­dad y el va­lor pro­pios”.

La nue­va gran apues­ta fan­tás­ti­ca de Dis­ney es­tá ba­sa­da en la no­ve­la de E.T.A. Hoff­mann El Cas­ca­nue­ces y el Rey de los Ra­to­nes, de 1816. La adap­ta­ción pos­te­rior, de Ale­xan­dre Du­mas Pè­re, lla­ma­da El Cas­ca­nue­ces, con­tó con mú­si­ca de Tchai­kovs­ki y el ba­llet re­sul­tan­te fue en­car­ga­do en 1891 por el di­rec­tor de los Tea­tros Im­pe­ria­les Ru­sos pa­ra es­tre­nar una se­ma­na an­tes de la Na­vi­dad de 1892.

Con­ver­ti­do en una tra­di­ción na­vi­de­ña en el mun­do, El Cas­ca­nue­ces ha da­do lu­gar a mu­chí­si­mas adap­ta­cio­nes, y la his­to­ria ori­gi­nal es aho­ra la ba­se de es­ta su­per­pro­duc­ción que só­lo pa­ra la crea­ción del Rey Ra­tón ha desa­rro­lla­do un apa­ra­to tec­no­ló­gi­co ex­tra­or­di­na­rio.

El roe­dor si­nies­tro, que apa­re­ce des­de el sue­lo con sus sie­te ca­be­zas (ca­da una con una co­ro­na real) pa­ra lu­char con­tra el Cas­ca­nue­ces, es el te­nien­te de Ma­dre Gin­ger. “Que­ría­mos crear un ra­tón gi­gan­te que no pa­re­cie­ra ab­sur­do”, ase­gu­ró la guio­nis­ta Ash­leigh Po­well. “Co­men­cé a di­bu­jar li­bre­men­te

la idea de mi­les de ra­to­nes que se jun­ta­ban pa­ra crear la si­lue­ta de un ra­tón gi­gan­te, afe­rra­dos unos a otros”, ex­pli­ca el di­se­ña­dor de pro­duc­ción, Guy Hen­drix Dyas. “Nos en­co­men­da­ron la ta­rea de con­ver­tir al­go ex­tra­ño e in­creí­ble en al­go que se pu­die­ra rea­li­zar y fue­ra ló­gi­co”.

Po­well in­ves­ti­gó: “Re­sul­ta que ‘rey de las ra­tas’ es un tér­mino real que des­cri­be a un gru­po de ra­to­nes o ra­tas que vi­ven jun­tos en un es­pa­cio re­du­ci­do”, ex­pli­ca. “Sus co­las se en­tre­la­zan, y que­dan uni­dos por ba­rro o res­tos has­ta que se vuel­ven un or­ga­nis­mo vi­vo gi­gan­te que es ate­rra­dor. Que­ría­mos una ver­sión má­gi­ca de eso”.

El per­so­na­je –que apa­re­ce en dos es­ce­nas cla­ve que re­pre­sen­ta­ron unas 40 to­mas– es­tá com­pues­to por unos 60.000 ra­to­nes, y el desa­rro­llo de­mo­ró más de seis me­ses de tra­ba­jo de unos 30 ar­tis­tas. El Rey Ra­tón era un per­so­na­je di­ná­mi­co, y su for­ma y ta­ma­ño cam­bian a lo lar­go de to­da la pe­lí­cu­la: su al­tu­ra pro­me­dio es de 3 me­tros.

La jo­ven Cla­ra

En la his­to­ria so­bre el pa­so de la ni­ñez a la adul­tez, Kei­ra Knightley in­ter­pre­ta al ha­da Su­gar Plum y Mac­ken­zie Foy a Cla­ra Stahl­baum. La jo­ven es cu­rio­sa e in­te­li­gen­te. Le gus­ta re­pa­rar co­sas y es una in­ven­to­ra in­ci­pien­te, pe­ro la muer­te de su ma­dre la afec­tó mu­cho y la de­jó per­di­da. A ella no le in­tere­sa so­cia­li­zar, pre­fie­re es­tar ha­cien­do ex­pe­ri­men­tos cien­tí­fi­cos y es­tu­dian­do la me­cá­ni­ca de to­do lo que se le cru­za por el ca­mino, y es­ta ac­ti­tud le ge­ne­ra ten­sión en la re­la­ción con su pa­dre.

“Cla­ra es una per­so­na muy com­ple­ja –afir­ma Foy–. Tie­ne mu­chas emo­cio­nes di­fe­ren­tes; es­tá do­li­da, pe­ro no quie­re que las per­so­nas vean eso. Tam­bién es mar­gi­na­da por ser una mu­jer in­te­li­gen­te en una so­cie­dad vic­to­ria­na. To­da­vía no se da cuen­ta de lo ma­ra­vi­llo­so que es eso”.

El elen­co tie­ne mu­chos nom­bres pro­pios pa­ra aten­der: He­len Mi­rren da vi­da a la muy te­mi­da Ma­dre Gin­ger, y Mor­gan Free­man ha­ce el pa­pel del ex­cén­tri­co pa­drino de

Cla­ra, Dros­sel­me­yer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.