Lo di­fí­cil de ser ma­dre

La ac­triz lle­ga por pri­me­ra vez con la obra “Có­mo ser la peor ma­má del mun­do”, que se des­pren­de de la po­pu­lar se­rie “Se­gún Ro­xi”. El mar­tes, se es­tre­na la se­gun­da tem­po­ra­da.

VOS - - Página Delantera - An­drés Fun­dun­klian afun­dun­klian@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Ju­lie­ta Ote­ro trae su obra tea­tral “Có­mo ser la peor ma­má del mun­do”, con lo me­jor de su se­rie “Se­gún Ro­xi”. Có­mo vi­ve es­te mo­men­to, an­tes del es­treno de la nue­va tem­po­ra­da.

Muy po­cos pro­duc­tos del es­pec­tácu­lo ar­gen­tino tu­vie­ron la ca­pa­ci­dad de fun­cio­nar en to­dos los for­ma­tos.

En el ca­so de Se­gún Ro­xi ,la se­rie web que na­ció a par­tir de un blog, pa­só a ser un su­ce­so en YouTu­be y lue­go lle­gó a la te­le­vi­sión abier­ta y a to­da La­ti­noa­mé­ri­ca; más tar­de se con­vir­tió en una obra de teatro y has­ta en un li­bro, mien­tras el per­so­na­je en­car­na­do por la ac­triz Ju­lie­ta Ote­ro se vi­ra­li­za­ba por la red so­cial que es­tu­vie­ra en bo­ga en ese mo­men­to.

Aho­ra, Ju­lie­ta (y Ro­xi, su al­ter ego) es­tá en la an­te­sa­la del es­treno de la se­gun­da tem­po­ra­da de la se­rie, y aca­ba de lle­gar a Cór­do­ba, don­de ac­tua­rá por pri­me­ra vez el do­min­go con Có­mo ser la peor ma­má del mun­do.

“Ro­xi na­ció en YouTu­be y eso la hi­zo ser una ciu­da­da­na del mun­do. Cuan­do subimos los pri­me­ros ca­pí­tu­los, la res­pues­ta fue des­de to­do el país”, in­tro­du­ce.

Lue­go agre­ga: “Des­pués fue un shock cuan­do fui­mos pa­san­do a ca­da pan­ta­lla que li­mi­ta­ba un po­co el emi­sor co­mo Li­fe­ti­me (só­lo La­ti­noa­mé­ri­ca) o Net­flix cuan­do no to­dos te­nías ac­ce­so. La obra es la po­si­bi­li­dad de po­ner­le ca­ras a to­do eso y char­lar con ma­dres, no ma­dres, ma­ri­dos, hi­jos que vie­nen al teatro y se mue­ren de ri­sa”.

Más allá del teatro y de la se­rie, lo cu­rio­so de Ro­xi es su ori­gen. “Yo ya era una se­ño­ra gran­de cuan­do em­pe­zó es­to”, di­ce Ote­ro en­tre ri­sas. “A los 29 fui ma­dre y em­pe­cé a es­cri­bir el blog cuan­do Vio­le te­nía dos años. Mi ma­ter­ni­dad ha­bía em­pe­za­do sú­per me­ga fe­liz, em­ba­ra­zo so­ña­do, par­to di­vino, pri­me­ros me­ses de to­do fe­li­ci­dad. Un día em­pe­zó con bron­coes­pas­mos y a en­fer­mar­se mu­cho, mé­di­cos de cual­quier ra­ma, to­do lo que ha­bía con­fia­do en mi ins­tin­to ya no exis­tía. Jus­to coin­ci­dió con que iba a em­pe­zar el jar­dín, to­dos opi­na­ban. Y ahí me ‘ro­xié’ gros­so y em­pe­cé con el blog”, di­ce des­li­zan­do una de las fra­ses de su per­so­na­je. “Ob­via­men­te, una per­so­na en­ve­ne­na­da y en es­ta­do de sin­ce­ri­dad ab­so­lu­to, es gra­cio­sa”.

“Era co­mo un dia­rio ín­ti­mo on li­ne. To­da la vi­da es­cri­bí dia­rios, mis ami­gos me re­ga­la­ban cua­der­nos. Des­pués em­pe­cé a es­cri­bir en ar­chi­vos de Word, pe­ro era muy des­or­de­na­da. En­ton­ces un ami­go me re­co­men­dó abrir el blog y fue co­mo un gran or­den per­so­nal. Em­pe­cé a com­par­tir­lo con ami­gos y de re­pen­te me lle­ga­ron men­sa­jes de una ma­dre de Chi­le. ‘¿Y to­da es­ta gen­te de dón­de sa­lió?’, me pre­gun­té y en­se­gui­da mi ami­ga Azul (Lom­bar­día, que ter­mi­nó sien­do la co­guio­nis­ta y pro­duc­to­ra) se le ocu­rrió lle­var­lo a al­go au­dio­vi­sual. Ahí ella me hi­zo el clic de que po­día usar esos textos pa­ra la fic­ción. Yo ni sa­bía lo que era una se­rie web. Yo ha­cía teatro, da­ba cla­ses. Es­ta­ba en otra”.

Co­mo ser la peor ma­má del mun­do que trae a Cór­do­ba, in­clu­ye mo­nó­lo­gos y can­cio­nes de Ro­xi. “Cons­trui­mos un ma­nual a par­tir de nues­tras pro­pias ex­pe­rien­cias. Ame­na­za­mos con co­sas que no vamos a cum­plir nun­ca, nos co­me­mos los res­tos de la co­mi­da de los chi­cos, nos bur­la­mos de sus ma­ñas y de sus ca­pri­chos. Nos da mu­cha ri­sa el fra­ca­so y el error”, ex­pli­ca Ju­li.

–¿En qué for­ma­to crees que se pue­de desa­rro­llar me­jor el per­so­na­je de Ro­xi?

–¡Aho­ra has­ta can­ta en es­ta nue­va obra! Se cree que es can­tan­te de rock. El con­te­ni­do es­tá y re­sis­te to­dos los for­ma­tos. La voz del per­so­na­je es lo po­ten­te, has­ta po­dría es­tar en un pro­gra­ma de ra­dio. Y nos di­vier­ten to­dos. Igual, ha­bría que pre­gun­tar­le a ella (ri­sas). A ella lo que le gus­ta es que­jar­se. Pe­ro es­te es­pec­tácu­lo le en­can­ta, es una bue­na sín­te­sis. Los chis­tes más gra­cio­sos, las re­fle­xio­nes más pro­fun­das.

–Es co­mo un gran­des éxi­tos de Ro­xi.

–Exac­ta­men­te, es así. Con mú­si­ca y to­do.

#Fu­moChu­poBai­lo

Uno de los mo­men­tos más po­ten­tes de Ro­xi es ese ins­tan­te de li­be­ra­ción cuan­do sa­le con sus ami­gos. “Es la so­lu­ción a to­da es­ta si­tua­ción caó­ti­ca. Aho­ra con la obra que­re­mos ex­plo­rar el #Fu­moChu­poBai­lo de ca­da re­gión y vamos ver có­mo de­to­nan las ma­mis de acá. ¿Con fer­net, no?”, se pre­gun­ta en­tre son­ri­sas cóm­pli­ces con la pro­duc­to­ra lo­cal del es­pec­tácu­lo.

Lue­go va a la anéc­do­ta. “El con­cep­to na­ció a par­tir de un show de Fi­to Páez, del que so­mos muy fans

y al que des­pués le ter­mi­na­mos ha­cien­do con Azu un vi­deo­clip. To­ca­ba un día de se­ma­na y sien­do ma­dre no es tan fá­cil, por­que al otro día las ne­nas iban a la es­cue­la. ¡Lo que nos cos­tó lle­gar a ese recital! Tre­men­da lo­gís­ti­ca, des­pués de la­bu­rar to­do el día, lle­ga­mos con la len­gua afue­ra. En­ci­ma es­tá­ba­mos en la ter­ce­ra fi­la del teatro. Yo me pa­ré en el pri­mer el te­ma y me vi to­do el show pa­ra­da, co­mo una lo­ca. El res­to me pe­día que me sien­te, pe­ro cuan­do una es ma­dre no pue­de des­apro­ve­char una sa­li­da. ¡Co­mo mu­cho, ca­da tres me­ses sa­lís!”.

Y com­ple­ta: “Si vas a un bar, te subís arri­ba del par­lan­te, con la ro­pa que no te que­da bien por­que se te sa­len los ro­llos. Co­mo sea, el #Fu­moChu­poBai­lo es nues­tro de­re­cho. Lo ne­ce­si­ta­mos. Ade­más te­ne­mos un pro­yec­to de ley por una resaca respetada. Cuan­do vayas a un recital y veas a una sacada, seguro es ma­dre. Hay que dar­lo to­do”.

Fic­ción y reali­dad

La fic­ción y la reali­dad se en­tre­mez­clan en Ju­lie­ta. To­do el tiem­po. “Me en­cuen­tro mu­chas ve­ces di­cien­do co­sas de Ro­xi y Ro­xi di­cien­do co­sas de Ju­li. Igual creo que es­toy un po­co me­jor. Mu­cha te­ra­pia, yo­ga, en­tre­na­mien­to, es­cri­tu­ra, mis hi­jas ya son ado­les­cen­tes, Vio­le tie­ne 14 y Mar­ga tie­ne ca­si 10. No se me­ten con la fic­ción sal­vo cuan­do ellas tie­nen que ac­tuar en la se­rie. Ahí sí”, ex­pli­ca.

–¿Có­mo abor­da Ro­xi el te­ma del fe­mi­nis­mo? ¿Po­dría­mos de­cir que es fe­mi­nis­ta sin dar­se cuen­ta?

–Ella es una víctima del patriarcado y to­da­vía no sa­lió de ahí. Es­tá en una eta­pa de observación: se da cuen­ta que la di­vi­sión del tra­ba­jo en el ho­gar es in­jus­ta, que el tra­ba­jo y des­can­so de Fa­bián es más im­por­tan­te que el de ella. Se que­ja de eso, pe­ro no tie­ne mar­co teó­ri­co por­que co­mo ella mis­ma di­ce, des­de que fue ma­dre los li­bros los usa só­lo pa­ra apo­yar el va­so en la me­sa de luz: No tie­ne re­fe­ren­tes fe­mi­nis­tas cer­ca, su ami­ga Lud­mi­la es el patriarcado en per­so­na. Se dan cuen­ta de que es in­jus­to, pe­ro ter­mi­nan re­pro­du­cien­do lo mis­mo.

Ju­lie­ta Ote­ro di­ce que la se­gun­da tem­po­ra­da de la se­rie ahon­da­rá un po­co en ese te­ma.

“Se de­ja el te­rreno fér­til pa­ra la to­ma de con­cien­cia. Se en­cuen­tra con el len­gua­je in­clu­si­vo, aun­que no en­tien­de mu­cho lo que es­tá pa­san­do. Tie­ne plan­teos fe­mi­nis­tas, pe­ro le fal­ta una pro­pues­ta su­pe­ra­do­ra. Yo era co­mo Ro­xi, pe­ro pu­de de­cons­truir­me. Eso sí, tu­ve la ca­be­za abier­ta pa­ra em­pe­zar el ca­mino”, ase­gu­ra.

TE­NE­MOS UN PRO­YEC­TO DE LEY POR UNA RESACA RESPETADA... CUAN­DO VAYAS A UN RECITAL Y VEAS A UNA SACADA, SEGURO ES MA­DRE.

RO­XI ES UNA VÍCTIMA DEL PATRIARCADO Y NO SA­LIÓ DE AHÍ. ES­TÁ EN UNA ETA­PA DE OBSERVACIÓN.

(JOSÉ HERNÁNDEZ)

(JOSÉ HERNÁNDEZ)

(PREN­SA TE­LE­VI­SIÓN PÚBLICA AR­GEN­TI­NA)

Des­de el mar­tes. “Se­gún Ro­xi” es­tre­na­rá sus nue­vos 13 epi­so­dios el mar­tes 6.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.