“Bohemian Rhapsody” de­cep­cio­na.

La “bio­pic” de­di­ca­da a re­cons­truir la his­to­ria de Fred­die Mer­cury pe­ca de un es­pí­ri­tu ofi­cial que la ha­ce ob­via y ma­ni­da.

VOS - - Página Delantera - Ja­vier Mat­tio jmat­tio@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

La ban­da que quie­re pa­re­cer­se a Queen en Bohemian Rhapsody bien po­dría ser cual­quier gru­po de rock del mon­tón, con la sal­ve­dad de que re­crea frag­men­tos de can­cio­nes que han mo­to­ri­za­do la emo­ción de mi­llo­nes. Esa em­pa­tía for­za­da, ca­si ex­tor­sio­na­do­ra, a la que re­cu­rre el fil­me del re­ti­ra­do-an­tes­de-tiem­po Br­yan Sin­ger pa­ra com­pen­sar una épi­ca inexis­ten­te es el ma­yor de­fec­to de una pe­lí­cu­la ño­ña e in­su­fri­ble.

En un ar­co pe­re­zo­so que abre y cie­rra con el mul­ti­tu­di­na­rio Li­ve Aid de 1985, Bohemian Rhapsody re­du­ce la vi­da de Fred­die Mer­cury (Ra­mi Ma­lek) a un anec­do­ta­rio li­neal, apre­su­ra­do y ca­ri­ca­tu­res­co. La lle­ga­da a Lon­dres se­gui­da de car­ga­das por su ori­gen “pa­ki” y den­ta­du­ra exa­ge­ra­da, la vi­si­ta a un pub don­de co­no­ce a sus co­le­gas ins­tru­men­tis­tas, el fle­cha­zo ins­tan­tá­neo con Mary Austin (Lucy Boyns­ton), las chicanas con los má­na­gers y las pri­me­ras gi­ras mar­can el ini­cio del fil­me, que sub­ra­ya ca­da hi­to bio­grá­fi­co con tor­pe­za: “Nun­ca mi­rar atrás”, di­ce Mer­cury fren­te al piano fa­mi­liar en el ins­tan­te en el que de­ci­de trans­for­mar al­go tan tras­cen­den­tal co­mo su ape­lli­do; him­nos co­mo Bohemian Rhapsody, Anot­her one bi­tes the dust o We will rock you na­cen por un aza­ro­so ro­zar de te­clas, ba­tir pal­mas o en­sa­yar un riff en el ba­jo; el as­cen­so de la ban­da in­gle­sa se ilus­tra con car­te­les ma­ni­dos que enu­me­ran lo­ca­cio­nes o es­ta­dios por don­de el gru­po va to­can­do sin trans­mi­tir el mag­ne­tis­mo que evi­den­cie tal evolución.

La pe­lí­cu­la co­me­te así el error co­mún de men­cio­nar lo que su­ce­de en vez de des­ple­gar­lo: los mú­si­cos se de­fi­nen co­mo “in­adap­ta­dos” por ac­tos ado­les­cen­tes co­mo rom­per una ven­ta­na o se ha­bla de los “ex­ce­sos” del can­tan­te cuan­do so­lo se mues­tra a un ado­nis se­mi­des­nu­do que pa­só la no­che con Mer­cury, una lí­nea de co­caí­na so­bre una me­sa y una fies­ta de co­ti­llón le­ja­na a las or­gías freak aso­cia­das a Queen. La mis­ma ló­gi­ca in­ge­nua se tras­la­da a la se­xua­li­dad de Mer­cury, que va y vie­ne en­tre te­nues re­la­cio­nes con hom­bres y el amor que sien­te por Austin, cu­ya re­con­ci­lia­ción tras la sa­li­da del cló­set ad­vie­ne en un ri­dícu­lo jue­go de lu­ces que am­bos in­ter­cam­bian des­de sus cuar­tos. El si­da se anun­cia por la pre­gun­ta de un pe­rio­dis­ta tan in­sul­tan­te co­mo ese re­cur­so na­rra­ti­vo a fu­tu­ro y el diag­nós­ti­co de la en­fer­me­dad se da a co­no­cer en una ra­rí­si­ma es­ce­na de hos­pi­tal, que más tar­de sus com­pa­ñe­ros asu­men con la tris­te­za ba­nal de una apen­di­ci­tis.

Ma­lek –en con­so­nan­cia con el ves­tua­rio, por otro la­do fe­cun­do vi­nien­do de Queen– es lo me­jor de la cin­ta gra­cias a su sim­bio­sis pro­gre­si­va con Mer­cury, de quien lo­gra emu­lar per­fi­les, en­to­na­cio­nes y mo­vi­mien­tos de si­lue­ta, aun­que no sin im­per­fec­cio­nes: el ges­to re­dun­dan­te de sa­car la tru­cha y abrir los ojos lo acer­ca a una cru­za de Mick Jag­ger con Zoo­lan­der y la ac­ti­tud arro­gan­te se tor­na bi­di­men­sio­nal. Es in­tere­san­te con­tras­tar el díp­ti­co de Lo­re­na Mu­ñoz a la luz de es­ta bio­pic holly­woo­den­se: tan­to Gil­da co­mo El Po­tro en­car­nan una sen­si­bi­li­dad po­pu­lar aquí in­ha­lla­ble.

Flo­ja de guion y con un Sin­ger errá­ti­co que per­dió sus po­de­res mu­tan­tes, Bohemian Rapsody muer­de el pol­vo ba­jo pre­sión de esa co­sa pe­que­ña lla­ma­da co­rrec­ción: la mar­ca ce­lo­sa del gui­ta­rris­ta Brian May y del ba­te­ris­ta Ro­ger Tay­lor –que ofi­cia­ron de pro­duc­to­res– de­ri­va en una ofi­cia­li­dad le­tal pa­ra el fil­me, digno co­mo mer­chan­di­sing di­dác­ti­co pa­ra con­ven­ci­dos y bo­chor­no­so al con­fun­dir ma­gia mu­si­cal con ka­rao­ke y ci­ne con pu­bli­ci­dad.

En sus za­pa­tos. La in­ter­pre­ta­ción de Ma­lek del can­tan­te de Queen es lo me­jor de la pe­lí­cu­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.